traductor

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documental Spain cartas de presentación Italian xo Dutch películas un link Russian templates google Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

29.8.16

LA ALPUJARRA, ÚLTIMA MORADA MORISCA





Este es el barranco de Poqueira con Bubión y Capileira. Al fondo, Sierra Nevada con su pico Veleta, a 3398 metros sobre el nivel del mar. Al sur de Granada te encuentras estos maravillosos pueblos que están tan cercanos a la nieve pero también, en menos de una hora, llegas a la orilla del mar.

Este es un enclave aislado y montañoso, muy abrupto, que cautiva al viajero y que a muchos nos enamora. En cada estación no podemos pasar sin ir a visitarlo, cambia el paisaje, sus colores y sus matices. 






Una serpenteante carretera sube y baja entre innumerables barrancos y te va descubriendo un paisaje que te abraza, acogedor, salpicado de numerosos pueblos blancos  que están adaptados perfectamente a las curvas de nivel de las faldas montañosas; entre bosquetes de encinas, alcornoques, castaños y pinares. Hay otros pueblos que están entre matorrales dejando ver esa piedra gris plana y brillante tan característica de estos lares y que se desliza a la mirada.


Mecina Fondales y Ferreirola



La Alpujarra es una región con una identidad única. En los avatares de su historia ha hecho que sus moradores, primero hispano romanos luego musulmanes, moriscos y repobladores de distintas regiones de España propicien que se conserve una forma de construir las casas muy típica. Sucesivas guerras, rebeliones y abandonos han contribuido a conservarla. Son declarados actualmente, algunos de ellos, conjunto histórico, como es el caso del Barranco del Poqueira, pero todos ya tienen su patrimonio protegido similar al que pueda tener un Parque Natural. 






Bubión

Un aspecto importante de este barranco del río Poqueira es que es muy
visitado y en parte ha perdido parte de la identidad de su gente que se han adaptado completamente al turismo. 



  



Es tal vez más interesante ver el conjunto de la comarca y adentrarse en otros pueblos y aldeas para conocer otras facetas, la humana; esa idiosincrasia de los actuales pobladores que verdaderamente han apostado por vivir allí, los que siguen viviendo, generación tras generación. 

Hoy día te encuentras emigrantes mayores que han vuelto, hay extranjeros, budistas, escritores, bohemios, músicos, pintores, artesanos, nuevos agricultores,….Un lugar que, para muchos, se ha sobredimensionado, y para otros, es que ya ha perdido su identidad.  Para nosotros, la esencia del lugar permanece allí, es cuestión de verlo con otros ojos y con ese espectacular paisaje para admirar y contemplar tan diferente del que tenemos en la costa. Perderse entre sus laberínticas callejuelas, observar detalles de la arquitectura, de la labranza, de la ganadería, los hornos, las fuentes,...




















Estos pueblos tienen trazados adaptados a las pendientes del terreno y al frío que allí impera. Son características sus casas encaladas apiñadas con tejados planos. “Los terraos " son los tradicionales, están hechos con losas de pizarra de la zona y recubiertos con launa, una arcilla impermeable muy abundante por aquí. Sobre estos terraos, sus chimeneas, con “sombrero” y sus aleros de pizarra que sobresalen por los bordes. Las casas están sobrepuestas unas con otras, comunicadas por calles muy estrechas y por sus típicos “tinaos”, a modo de pasadizos entre las casas que dejan entrever las vigas de madera que lo soportan con losas de piedra. En todos los pueblos y aldeas destaca la sobresaliente iglesia mudéjar con su torre campanario.







Las huertas se ven cercanas al pueblo regadas con un sistema de acequias que se conservan desde tiempos inmemoriales; la mayoría llenan aljibes y fuentes y llevan el agua hasta los lavaderos que suelen estar en el centro del pueblo.

Otro elemento del paisaje condicionado por la topografía, son las “paratas”, pequeños bancales agrícolas que aprovechan el suelo y que constituyen un verdadero pulso a la gravedad (algunas paratas se pueden ver cercanas al precipicio). Se comunican por intrincados senderos algunos esculpidos en la roca por el paso de ganado y la gente. Separando esto minifundios hay pequeños muretes de piedra y no es raro ver alguna que otra era donde antaño se trillaba el trigo.  






En los meses de otoño e invierno pueden verse las mazorcas de maíz, tomates u otros productos de la tierra extendidos sobre los terraos para su secado, o ristras de pimientos rojos  colgadas junto a las ventanas o en alguna que otra chimenea. 

Comprobarás que soy una apasionada de esta comarca. Aquí te dejo todo lo que llevo escrito sobre ella: en las diferentes estaciones, su historia, detalles de las pequeñas aldeas y un escrito recogido en 1920, de manos de un viajero entrañable, Gerald Brenan en su cuaderno de viajes. Un abrazo




 El Baile del Norte, nos habla de esta región en su blog"Pequeños pueblos, latiendo al compás de las estaciones, habitados por una curiosa mezcla de jubilados de nacionalidades lejanas y viudas apegadas a su tierra, que se resisten a abandonar las casas donde nacieron y criaron a sus hijos. Casas encaladas, de un blanco que hiere las retinas de los ojos, balcones en los que florecen los geranios multicolores, calles empedradas que trepan por las laderas y pequeños arroyos de aguas cristalinas alimentados por el deshielo de la nieve de las montañas."


OTRAS ENTRADAS DE LA ALPUJARRA








16 comentarios:

  1. Estuve en la Alpujarra granadina hace un montón de años que casi ni recuerdo.
    Preciosas las fotos y el amor que destila lo que cuentas y cómo lo cuentas.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Rosa, gracias eres muy amable. Esta región ha cambiado mucho. Su esencia no por supuesto, pero estoy segura que ahora te sorprenderá. Hay pueblos tan cuidados y casi dan ganas de pararte en una esquina de la calle y ponerte a escribir o a pintar. Un abrazo

      Eliminar
  2. Que hermoso lugar y que hermosa entrada Emerencia, ¿cómo se nota que las Alpujarras te apasionan. Y fíjate que a mi me sucede lo mismo con ellas,... y tengo una entrada con una senda que hice hace ya algún tiempo. Te transcribo una pequeña parte de ella: "Pequeños pueblos, latiendo al compás de las estaciones, habitados por una curiosa mezcla de jubilados de nacionalidades lejanas y viudas apegadas a su tierra, que se resisten a abandonar las casas donde nacieron y criaron a sus hijos. Casas encaladas, de un blanco que hiere las retinas de los ojos, balcones en los que florecen los geranios multicolores, calles empedradas que trepan por las laderas y pequeños arroyos de aguas cristalinas alimentados por el deshielo de la nieve de las montañas."
    http://www.elbailedenorte.com/2014/11/los-caminos-de-la-alpujarra.html

    Feliz semana!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Norte, me has emocionado con tu comentario, es un lujo tenerte ahí, cuando leo estas entradas antiguas, pienso cuanto me he perdido habrá que ir leyéndote poco a poco. En la Alpujarra parece como si fueramos de la mano de las palabras, hemos abrazado a Gerald Brenan, hemos recogido datos históricos, senderos. Yo me considero una privilegiada porque vivo muy cerca de ellas y cuando me entra el ansia de sierra, de pueblo de montaña de olor a frutas del bosque, honor a madera quemada, subo, subimos con la ilusión puesta en que todo lo demás ya no importa, ir aquí es como resurgir de nuevo, como recordar un aniversario, un encuentro y marcarlo en los cristales de la nieve, deshojar lajas de piedra en senderos de castaños, podría seguir escribiendo sin parar de esta región. Gracias por el regalo de tu párrafo va incorporado a la entrada. Ya sé que no te importa. Un abrazo

      Eliminar
  3. Es muy agreste pero muy bonito y está claro que te encanta. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí Sol, una eterna enamorada, no me canso de hablar de ella. Besos

      Eliminar
  4. No conozco la Alpujarra, pero como lo cuentas dan ganas de ir a esos pueblos. Algún día los visitaré. Unos amigos míos han estado este verano allí, ya nos contarán. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Mamen, en cuanto puedas tienes que conocer estos pueblos, nada que ver con la imagen de los pueblos de Andalucía, como puedes comprobar. Un abrazo compañera.

      Eliminar
  5. Se nota el amor a tú tierra en este escrito, prometo ver las otras. Desde luego tomo nota por visitar tan bella comarca alguna vez, ya que Granada capital si la conozco pero su comarca no. un beso. TERE.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Teresa, gracias me hace ilusión que hayas descubierto esta comarca conmigo, apuntatela ya, jeje y si necesitas guía, aquí ando, muy cerca. Un abrazo

      Eliminar
  6. Han sido varias las veces en que he estado por la zona a lo largo de los años, lo que no es raro siendo de Granada. Indiscutible su encanto, lo mucho que se puede disfrutar de cosas sencillas y ¡lo bien que tú lo cuentas! El apartado gastronomía también es para tener en cuenta,ji, ji.

    Una entrada estupenda, Eme. Me ha hecho ilusión que saques a relucir los encantos de nuestra tierra :)

    ¡Besitos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mujer, siendo granáinas, como no íbamos a ir. La gastronomía alpujarreña (me imagino que te refieres al plato alpujarreño) ya empieza a repetirse por todos sitios aquí en la costa, no es tan de allí, aunque un buen plato de jamoncito curado en la sierra, haber quien no se priva de él, je,je. Gracias por tus palabras, como no iba a hablar de esta comarca, y tengo otra para preparar de Galera, las casas cueva, pero esto lo dejaremos para el otoño que hay más tiempo. Un abrazo

      Eliminar
  7. Hace unos años leí "La mano de Fátima", de Ildefonso Falcones, y me encantó la novela. Desde entonces, me entró el gusanillo e conocer las tierras alpujarreñas. Con el tiempo, el gusanillo se fue convirtiendo en mariposa y... voló, como tantas otras cosas que lo hacen en nuestra vida. Pero tus letras han vuelto a dejar otro gusanillo ante mis ojos. A ver si ésta vez sí que saco tiempo y no dejo que se metamorfosee, je, je.
    Con toda la información que incluyes en tu blog y a la que haces referencia, me lo apunto para volver sobre ello. Ah, y unas fotos muy bonitas.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Isidoro, me han hablado del libro, lo tengo pendiente. si, si, que se metamorfosee así le saldrán alas y volará hasta aquí. Gracias por tus sueños de "buterfly" algún día llegará estoy segura. Es una región para no perdersela. Las noches y los días de otoño son para escribir en cada rincón del camino, callejuela y tejado. Un abrazo

      Eliminar
  8. Hola, gracias por compartir tan bello lugar.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti Suni, es un gusto siempre, un abrazo

      Eliminar