20.12.16

FELICITACIONES DE LA COMUNIDAD DEL BUEN HACER








“El tiempo es vida y la vida reside en el corazón”


Es una frase de la obra literaria “Momo” con ella quiero comenzar mi aportación a las felicitaciones de finales de diciembre 2016.
Estas fechas significan buenos deseos y el preámbulo a un nuevo año. Dos razones más que motivadoras para compartirlo con todos los que seguís este blog y que habéis hecho posible que un proyecto que había comenzado tímidamente ahora se haya convertido en una razón más que suficiente para crecer en la palabra escrita y en la expresión de la imagen. Y me engañaría yo misma si no dijera que todos los que os asomáis a esta ventana habéis sido, y seguís siendo, un gran motivo de inspiración; y además, es un placer disfrutar (casi a diario) con la lectura de vuestras inquietudes, sueños, anhelos y aspiraciones.

Esta bitácora personal tiene el deseo y la ilusión de seguir un año más y ya serían casi tres de andadura virtual. En todo este tiempo he subido a la red pequeños y grandes viajes; han sido descritos, narrados e incluso he fantaseado con ellos. La memoria del ordenador se ha ido llenando de imágenes a la par que de ideas. En este último año, me he sorprendido a mi misma. En un blog nacido para narrar viajes y compartir todas las fotos almacenadas que tenía, también han fluido relatos (que ni por asomo me imaginaba que algún día iba a escribir) pensados y sentidos con la idea de traspasar un poco más allá, con ese respeto y cariño, convirtiéndose las cosas normales en especiales para todos los que leéis el blog.
Me he dado cuenta que todos en este mundo virtual somos un poco persona y un poco personaje, algunos con más consciencia que otros. Así que he invitado a unos personajes para que me sirvan de bloguionistas para esta felicitación. Podríamos decir que es una felicitación colectiva, ellos han sido rescatados de esa autenticidad de la nostalgia y trasladados a nuestra realidad virtual. Conformamos todos la bien llamada “comunidad del buen hacer”.



El aprendiz y la aprendiza (o sea yo) tenemos un primer deseo: que nos sigáis dejando abierta la entrada al aprendizaje en este gremio de la creación. Como echamos de menos las postales de antaño, hemos diseñado una con mucho cariño como regalo navideño para vosotros (está al final). Para llevar esta felicitación contamos con un recadero con mucho salero de los que llevan saco al hombro. Un saco lleno de esas felicitaciones que gustaban tanto recibir (esas brillantes, las que se plegaban, las que estaban escritas de puño y letra). Para todos los que vivís más lejos de España contamos con el telegrafista con esa habilidad y discreción que le caracteriza.



Le hemos pedido al sereno (en el que tengo puesta toda la confianza) que vigile esas farolas del entendimiento y la participación fraternal entre España y el resto del mundo, en particular Latinoamérica. Las noches son muy largas y él es el más indicado para mantener esa confianza y esa cercanía cuando estamos dormidos por aquí.


Espero que para el próximo año la modista siga haciendo ese corte de traje a medida de vuestras ilusiones y sueños, con la delicada dedicación y con ese trazo manual e imaginativo que solo tiene ella. Cada puntada es un reclamo para dejar impresa la constancia y la perseverancia en el blog. Como esta modista de entonces, nosotros nos vamos reconvirtiendo con el mismo espíritu y como ella, tampoco escribimos en serie, nos tomamos nuestro tiempo para crear. La modista tiene mucho que ofrecer, su costura es como un relato personalizado, artesanal. La calidad de sus trabajos va mejorando con los días. Las modistas saben bien que en tiempos de crisis, de serenidad económica, se hacen trajes a medida y sus creaciones pueden sorprender. Así que, vamos a sentirnos como esas “maestras costureras” porque el "pret-a-porter" no viste todos los cuerpos del mismo talle y de igual manera. 



Para encender las luces y atraer a esas musas hemos invitado al farolero, se encargará de vuestros faroles en las noches oscuras; él irá por aceite y mechas siempre en el amanecer, y no temáis, que con su escalera, alcuza y paños los mantendrá brillantes. Ya se encargará de avisar y custodiar si aparece algún “malhechor” o “ladrón” de historias; y acudid a él cuando dejéis vuestro blog en estado de cura, cirugía o de parto (partida). 


Y para terminar, estas entusiasmadas felicitaciones, el carbonero está dispuesto este año a no traer carbón, se perderá en la noche de los tiempos y solo quedará relegado al crepitar de las barbacoas y asadores.


Os deseamos un  Feliz año nuevo!!!





10.12.16

EL RELOJ DEL NORTE







Hay un golfo estrecho y profundo, tallado a lengüetazos por antiguos glaciares. Al fondo, una plácida embocadura plateada rodeada de montañas; el agua parece troquelar la costa como una pieza de puzle, se encajan las siluetas de las casitas y edificios con el abrazo del mar.  Resignado brilla un farol de cuatro caras, atornillado a la orilla divisando paciente el fiordo. Su silueta parece un alfil rechoncho sacado del tablero.





Es el reloj de Aker Brygge. En su memoria quiso ser un faro, pero su constructor se quedó con poco metal y, tal vez, tiempo escaso para conseguirlo. Se le desvanecieron sus destellos en un sosiego sombrío. Todos los días las gaviotas, con su graznido estridente, le recuerdan sus pocas luces y lo breve de su tamaño. Con esa letanía de gritos a su alrededor y esas cabriolas en el aire, las aves se bufan de él con la insinuante sonrisa burlona de sus alas. 





El reloj de Aker Brygge fue diseñado para esta estrecha entrada de mar solo con el propósito de iluminar las horas de los que pasan frente a él, en una senda ora de mar u ora de tierra. Rememora el tiempo pasado de la ciudad antigua de Oslo, no la de las leyendas vikingas, sino la de la vieja Cristianía, la que emergió de las llamas. 

Las cuatro caras del reloj sintonizan con la vida entre las 20:00 h y las 23:00, cobran vida, renacen marcando el tiempo de las decisiones. La esfera frontal, la más obcecada del reloj, brilla intentando siempre seducir al tiempo, apremiándole los segundos. La cara trasera del reloj con su luz casi mortecina, sin embargo, resurge llena de miedos y angustias, alargando las horas. Las dos esferas restantes son el big y el bang de la cosmología, las que marcan el tiempo de las promesas y detonan la luz de los sueños, sus manillas se encallan en un reflejo perpetuo del fiordo durante esas tres horas…






OTRAS ENTRADAS QUE TE PUEDEN INTERESAR DE NORUEGA






6.12.16

RONDA. TIERRA DE BANDOLEROS


 



Ronda la bella serrana, situada en la provincia malagueña, en una encrucijada de caminos. Una ciudad llena de historias y leyendas, erguida en una plataforma rocosa, dividida en dos y unida por este espectacular y emblemático puente, que le da renombre: El tajo de Ronda.  El río y la profunda garganta excavada por el tiempo no deja indiferente al viajero.




Ronda, aislada e insólita, lugar de viajeros románticos y bandoleros. Tanto para unos como para otros era un sitio para llegar, para esconderse; era toda una experiencia aventurera. 

Bandoleros que robaban sin piedad pero con un alto estilo de justicia. Benefactores y protectores de los ámbitos rurales más castigados por la pobreza y el hambre que existía entonces en esta comarca. Tal fue el caso de Juan José Mingolla “Pasos Largos” que murió en 1934 considerado el último bandolero andaluz. 


foto archivo

Y uno de esos viajeros románticos fue el Marqués de Custine (1831) que así describió Ronda en sus escritos (L’Espagne sous Ferdinand VII): “Toda mi vida me perseguirá ya la visión de Ronda. Su Puente, levitando entre el cielo y el averno, sus aguas abismadas, sus montañas barnizadas de ocre y humo, sus hombres tostados como su tierra: ese fantástico recuerdo será eterno gozo de mis noches en vela.” 


foto archivo

El recuerdo que me acompaña cada vez que visito esta ciudad es el gusto por el callejeo. Buscar y encontrar los muchos miradores que hay; sorprenderme como la primera vez con ese abismo bajo los pies y ver esas tierras lozanas en la lejanía por donde pasaron estos bandoleros, aquellos salteadores de caminos que para muchos eran héroes y para otros villanos.



casas colgadas del tajo





"Hay mil rincones, hay casas colgadas, unas cuantas puertas y una cascada"

El puente nuevo salva una garganta de casi cien metros de profundidad excavada por el río Guadalevín. Se cuenta que se necesitaron más de 40 años para construir sus 98 metros de alto. Otro paisaje pintoresco lo conforman las casas colgantes que se asoman a las dos orillas; el mirador de la Puerta de Cristo, antigua entrada de Ronda; el Puente Viejo y el Puente Romano. Todo en un paseo de pocos kilómetros pero llenos de historia y embrujo.





 Y esos pequeños detalles: los ventanales de rejas voladizas, los cierros de rejas apoyadas, los balcones... 








ventanales típicos

Así es Ronda, la del Tajo y la de las leyendas de bandoleros y mucho más.

Termino con una frase y un poema de dos rondeños de nacimiento:  Francisco Giner de Los Ríos y Abulbeca de Ronda (Abu-I-Baq´Salah al Rondi, poeta del siglo XIII):

Cuanto sube hasta la cima
desciende pronto abatido
a lo profundo.
¡Ay de aquél que en algo estima
el bien caduco mentido
de este mundo!
En todo terreno ser
sólo permanece y dura
el mudar.
Lo que hoy es dicha o placer
será mañana amargura
y pesar.
Es la vida transitoria
un caminar sin reposo
al olvido;
plazo breve a toda gloria
tiene el tiempo presuroso
concedido.