traductor

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documental Spain cartas de presentación Italian xo Dutch películas un link Russian templates google Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

20.7.17

TORCAL ¡YABBA-DABBA-DO!








 Aquí ando, con buena energía y optimismo. Os traigo un saco de rocas mágicas acompañado de una pizca de nostalgia.






¿Qué viajero no quiere poner orden en su vida y escapa de lo cotidiano? pues pongamos una piedra para ello. ¿Qué viajero no quiere seguir su camino con felicidad y buena salud? pues pongamos otra encima. ¿Qué viajero no deja un obsequio a su paso? pues pongamos otra pero ¡cuidado! hay que mantener el equilibrio... ¡y lo conseguimos! Acabamos de entrar en armonía con nuestro mundo. Ahora, apretamos los dientes y cerramos los ojos.

Si estás en el jardín, en la playa o en la montaña y te concentras en esta pequeña construcción, según la filosofía Zen japonesa, le has dado más equilibrio a tu vida. Date pues, un homenaje donde estés, susurra un agradecimiento a la vida o a la Pachamama o a los dioses (Apus) de las montañas.  Acabas de construir una “apacheta” de la mano de los incas del Altiplano o un “inukshuk” de los inuit del Ártico o un “obo” de los mongoles.






Apilar piedras es una tradición ancestral vinculada a la magia, al culto y al psicoanálisis. Quién no ha cogido una piedra y la ha apretado entre sus manos y después se la ha guardado. Yo suelo coleccionar piedras o minerales (cristales de cuarzo) de lugares que me transmiten energía. Me gusta sentir su resistencia, su tenacidad y su perseverancia en el tiempo. Y me atraen esos lugares donde la piedra es la protagonista como éste que os muestro. 







Un lugar fascinante lleno de pétrea energía: el Torcal de Antequera,  ¿imaginas el campo de buena energía que te puede envolver cuando te adentras en este paraje natural malagueño? La propia naturaleza ha concebido este fascinante paisaje de la Edad de Piedra con una magia especial.



Parece que estás en Piedradura de Hanna y Barbera. Dan ganas de montarte con Pedro Picapiedra y Pablo Mármol en su troncomóvil y gritar 
¡YABBA-DABBA-DO!







Esta publicación tiene también su toque de  nostalgia de la década de los 70: bocadillos con chocolate frente a la caja tonta viendo las aventuras de estos inolvidables personajes: Pedro, Vilma, Pablo, Betty, Pebbles, Bamm-Bamm y Dino.







No puedo evitar ver a estos personajes en este mar de rocas, y nunca mejor dicho. Pulsamos la máquina del tiempo y viajamos al pasado, al Jurásico, hace doscientos millones de años. Un gran mar cubría esta zona; en sus fondos se depositaban esqueletos y caparazones marinos que se calcificaron y se sedimentaron en forma de estratos horizontales como páginas de un gran libro geológico. 















El empuje de placas tectónicas presionaron estos sedimentos subiéndolos hacia arriba. El mar se aleja y la erosión hace el resto, forma caprichos con figuras de tornillos, mesas, callejones, pilas, bollos y todas aquellas que tu mente puede imaginar. 







Tiene que ser impresionante sobrevolar este paisaje extraterrestre, ir de parranda con Pedro Picapiedra y su pica-avión. Ver todas estas formas circulares características (torcas o dolinas) del relieve cárstico, erosionadas por el viento y el agua de lluvia. 

Hay lugares que parece que va a salir el marciano Gazú con su platillo volante a perseguirnos.







Entre las grietas y trepando por las paredes de estas formaciones calcáreas hay árboles, arbustos e hiedras, líquenes, musgos, hepáticas y helechos que cubren todas las superficies y resquicios, dando ese ambiente que más de una película ha sabido aprovechar.












Es frecuente ver saltando, o descansando en las mesas, cabras monteses y sobrevolando hay rapaces y bandadas de chovas. Me asombra como estos animales se quedan impasibles ante la cámara.







Escribiendo esto me acuerdo que me encantaba la cámara instantánea de fotos de esta familia prehistórica, esa que dentro había un pájaro que realizaba las fotos picando en una roca con su pico o el pájaro-control remoto de la cantera del señor Rajuela. 

Pero si de animales hablamos mi preferido era el mamut que servía tanto de ducha como de aspiradora a Vilma.




Que entrañables personajes, esas locas ideas de Pedro que nunca salían bien y la complicidad de Pablo. Nos marcaron una época y al parecer fue la primera serie de tv norteamericana en la cual se mostraba a una pareja casada compartiendo la misma cama. La censura de entonces……!pues sí que han cambiado los tiempos! Menos mal que nos queda el Torcal para revivir buenos momentos. 




¡YABBA-DABBA-DO!




Otro lugar fascinante de la historia Megalítica de Antequera, y que te invito a visitar son los dólmenes. Han sido recientemente reconocidos como Patrimonio de la Humanidad. 

Un legado maravilloso aquí os dejo el enlace de mi visita:


17.7.17

DE CAMINO AL CIELO






¡Vamos al cónclave de las estrellas! Será a partir de las doce de la noche. Tomaremos el camino que se deja ver en el horizonte y luego se dirige hacia el norte. El inicio de nuestro periplo estelar será frente al mar y luego terminaremos en la cima de la montaña, allí en Sierra Nevada, junto a los últimos neveros del Veleta. Es un camino que pertenece a la noche, así pues, enciende tus luces de verano pero, ¿cómo que olvidaste solicitar la entrada?

Os cuento que esta senda tiene una entrada universal, es un sendero de gran recorrido y no habrá preferencias entre los caminantes. Solo una exigencia, si cabe, y que por nada del mundo se nos puede olvidar: hay que apagar la luna y enchufar la imaginación. Nuestro recorrido durará el tiempo que quieras, pero bastará solo dos horas para dar un giro en el camino. Aunque es noche cerrada lo veremos siempre, porque está marcado con polvo estelar. Y no te preocupes que no nos perderemos, es un camino con trayecto de color blanco brillante, y en la cara sombría de la luna su halo se vuelve de un morado espiritual (como no podría ser otro) un color que se funde en la oscuridad total, el color de la magia, de lo oculto, de la fantasía,... allí donde se produce la transmigración de las almas, esas vidas que han fallecido y se han transmutado. Esas almas sabias y benevolentes, las que van marcando el camino, limitando lo visible de lo invisible. 

Hoy tengo como objetivo, además, encontrarme con una de estas almas, la busco año tras otro y no me cansaré nunca de hacerlo. Ella es nuestra mejor guía, ya tenía ganado el cielo antes de irse. Es un asteroide que desde hace tiempo vaga sola, pero todos los 17 de Julio se reúne con las demás estrellas, y nosotros estaremos ahí, con ella. Es un gran momento, su momento estelar, se habrá puesto (con toda seguridad) su traje galáctico de delicada tela batista azul cielo cosida con hilo de fantasía.






Mientras tanto, mira allá arriba y no tengas miedo a la fuerza de la gravedad. Ves, esas son todas las demás ánimas que van en tropel dejando a su paso polvo, cenizas y gases de hidrógeno y helio. En su encuentro danzan entre sí y crean un espiral hacia el centro del infinito, allí es donde más brillan. Observa cómo se arremolinan alrededor de ese agujero negro ¿cómo? ¿no las ves? Claro, a simple vista parecen invisibles. En esto reside la magia del camino, muchas de las galaxias son ajenas a la sensibilidad visual del humano.

Este camino es más viejo que el propio universo, es la órbita del Big Bang, y las estrellas son libres de decidir cuándo y dónde deben tomarlo. Ese color lácteo, son los restos estelares blanquecinos de la incineración de las almas. Estos restos son recogidos cuidadosamente en la Vía, se unirán a las demás estrellas para formar otros astros que orbitaran en esta senda. La Vía Láctea crece con todas las estrellas que va encontrando, las traga, las envuelve, las hechiza, como un río que confluye con otro y se unen en un encuentro.








Nuestro camino es una vía con cuarenta galaxias envueltas y arrastradas por el brazo de Orión; un escenario único donde la constelación de Sagitario persigue con su arco a la Osa mayor e impasible en el centro se les queda mirando la polar. Los ocho brazos espirales abrazan el infinito, donde los gigantes azules dejan sus huellas marcadas. Prepárate porque también habrá fuegos artificiales, los de las Pléyades, sí, las siete cabrillas, esas siete hermanas que lanzan sus luces con la esperanza de encontrar a los siete hermanos. Puede que nos visite algún planetésimo, sí, un cometa escapado de la región más allá de la órbita del lejano Plutón.






Pero, escucha ¡es música! qué extraño, aquí en el cielo, y ahí se deja entrever algo en la nebulosa. Las notas fluyen, caen de la bóveda celeste. Hay unas manos que acarician cada tecla y dedos que se deslizan con un sonido callado. Llega el recuerdo en un corto lapsus de tiempo y un revuelo de dedos en el aire. Silencio. Una inhalación larga y serena, un instante, y se acompasan los sonidos. La música comienza de nuevo, se apaga la pesadumbre, ese padecimiento perenne que aflige y a veces ahoga. Calla. Las manos se paralizan y la mirada se queda.

¡Ya nos están guiñando las estrellas! subamos entonces a la Vía Láctea, ya llega nuestra guía. Llega en silencio y por su expresión creo que tiene algo íntimo que contarnos. Parece deslumbrada por el Sol. Habrá dejado la oscura nebulosa y esta luz tan cercana a nosotros la ciega. Esos ojos azules suyos siempre han sido muy delicados.

Una mano me toca, me roza la piel, es suave, y se escucha, como en un despertar lejano, una voz cálida con sonoridad grave 

—¡despierta, te has quedado dormida! ¿Dónde estabas?— es Jose el que me habla.

—Lo último que recuerdo es... que miraba la vía láctea y....un asteroide con una corte de estrellas atravesaba el cielo.







OTRA ENTRADA DEL BLOG EN EL LÍMITE DE FANTASÍA Y REALIDAD


EL SECRETO DE LA SIRENA ARCO IRIS

13.7.17

RÍO PIEDRA Y LA ÚLTIMA MORADA DE LAS NINFAS






Hace mucho, mucho tiempo, la tierra perteneció a las criaturas del bosque: gnomos y elfos; faunos y hadas; goblins, ogros, trols y espectros; duendes y dríades; ninfas.  Gran parte del bosque ha desaparecido y con él estas criaturas que jugaban, bailaban y cantaban; cuidaban a los animales heridos y solucionaban disputas entre las especies. La humanidad aún no había nacido y, cuando lo hizo, los convirtió en ilustraciones de páginas de cuentos, meras leyendas del folklore popular.






Sin embargo, no todas se han ido. Quedan las que adoran el curso del agua, el lago y las cascadas. Las criaturas que a veces se ven cuando las corrientes se agitan y forman remolinos en el curso del río. Son las diosas del agua, las ninfas, las más queridas y respetadas por los antiguos celtas. Antaño, los jóvenes que alcanzaban la mayoría de edad dedicaban sus mechones infantiles a la náyade o ninfa del manantial y, aún hoy, reciben las ofrendas florales de los mortales.








(viaja con la música)





En Nuévalos (Zaragoza), el río Piedra ha moldeado un paisaje único, un maravilloso vergel. Es aquel un lugar mágico y romántico, donde el agua se deja caer mientras fluye por la roca y entra en cada resquicio, en cada grieta y por todos los agujeros y canales que se aprecien en ella. Pule formas caprichosas como un cincel en las manos de un escultor. En un recorrido de apenas tres horas se concentran cascadas, saltos y cataratas tan diferentes e increíbles que cuesta creer que toda esa variedad quepa en ese pequeño lugar. El agua susurra entre las raíces de los árboles entre todos los tonos del verde. Las últimas criaturas míticas habitan este lugar. Mantienen el orden del ambiente, son las mediadoras, las protectoras de la naturaleza. Aquí, en el río Piedra, donde el agua siempre fluye, sea verano o invierno, haya o no sequía, las ninfas nunca mueren. Es su última morada.








Todos los manantiales y ríos, pese al hombre, conservan su naturaleza de origen, poseen su náyade o su grupo de náyades. De ellas dependen la fertilidad y la vida. Adoradas como seres esenciales, son objeto de cultos locales desde tiempos arcaicos y, por su condición, se les atribuyen virtudes curativas. Las ninfas de las aguas dulces, las ondinas, son criaturas alegres y traviesas que juegan con los humanos que andan cerca. Su risa hechiza a los viajeros que pasan por sus parajes, les hace perder la voluntad. Su belleza seduce a los terrenales que las ven. Cautivados, los arrastran al fondo del lago. Se desvanecen de la faz de la tierra, aunque, a cambio, les otorgan la inmortalidad. Mágico.






Mira esta espectacular cascada de los fresnos a la sombra de castaños de indias, maravilloso ¿verdad? El sendero de piedra y tierra sigue ahora por un puente de madera que atraviesa la cascada de los vadillos. Te adentras en el parque y, cuando menos te lo esperas, aparece la cascada de la cola de caballo; sientes sus gotas de agua en la cara mientras bajas. Allí se encuentra el Unicornio. El caballo blanco de carácter noble, puro y espiritual. Inmortal gracias a la magia de su cuerno en espiral que tiene en la frente. Símbolo de virginidad y fuerza y capaz de derrotar a cualquier animal terrestre. Es inmune a los hechizos, a los conjuros y al veneno. Es un alma solitaria que solo se muestra ante las doncellas de corazón puro. Un túnel de piedra te lleva a las profundidades de la gruta de Iris. 















Y, por si fuera poco, al final del recorrido hay un precioso lago de aguas cristalinas donde parece que las truchas nadan en el cielo entre algas y siluetas de árboles. Las luces y sombras de la ribera descubren seres de intensos y brillante colores: libélulas, mariposas, truchas arco iris; y en las rocas, esas aves majestuosas, los buitres leonados. La dama del lago, la ondina del gran poder, es la guardiana de esas aguas, y puede dar y quitar el último suspiro de vida a un mortal. Es una criatura de la naturaleza con intereses terrenales. Es la esposa del mago Merlín, el hada madrina de Lancelot, al que raptó cuando apenas era un niño para llevárselo a vivir con ella a su palacio bajo las aguas. Leyenda.














En las inmediaciones del río Piedra hubo un castillo musulmán que el tiempo y los avatares de la guerra destruyeron. Sus muros sirvieron entonces para edificar un monasterio que tomó el nombre del río, “el Monasterio de Piedra”. ¡Qué mejor lugar, ninguno podría ser más hermoso para el retiro espiritual! Aquí vivieron durante seiscientos años, apartados del mundo, los monjes cistercienses, maestros chocolateros por excelencia, que con sus dulces hacían las delicias de los mortales. El monasterio fue abandonado y las bóvedas cayeron junto con parte de muros y techos. Historia







En un intervalo del tiempo, éste fue un lugar donde las criaturas humanas vivieron y crearon la historia, soñaron con la leyenda. Ahora es el momento de hacer una parada en el lecho del río Piedra. Aquí el agua controla la esencia de la vida, del presente y del pasado. Te dejas llevar de la mano de la fantasía y del mundo mítico. Todas esas criaturas paganas... ¿siguen aún con nosotros? Sí. Para que los días no se desgasten y  no desaparezcan los lugares hermosos, allí donde el agua convierte en vergel aquello que toca. Por esta razón estos parajes conservan su magia y su hechizo. Este lugar... ¿es realmente un capricho de la naturaleza o un capricho del ser humano? ¿Es fantasía o realidad? Sabemos que vivieron criaturas humanas porque aparecen en los anales de la historia, ¿pero vive algún ser más? Quizá ese sea el secreto del RÍO PIEDRA.








(Pinturas mitológicas de los artistas: Waterhouse, Hans Zatzka, John Atkinson, Sophie Anderson, Ricardo Falero, Jian Guo...)





10.7.17

CÁMARA Y ACCIÓN







El plató queda en silencio. La actriz se coloca en el centro de la escena. Hay un jardín pintado sobre un lienzo que ocupa todo la pared del fondo del escenario. Una valla blanca enmarca el primer plano, delante la actriz y un montón de repollos gigantes. Se arregla el entallado vestido de tul claro que lleva puesto, parece que se dispone a bailar cuando repara en las rosas de su abierto escote; las estira despacio a dos manos, con mimo, animando a las flores para que terminen de abrirse. De nuevo repite las directrices de la escena, el ayudante la interrumpe:

—Alice ¿de verdad vamos a grabar a estos bebes dentro de los repollos? 

Alice da la orden para el comienzo de la filmación,

— ¡Cámara y acción! — Inicia su movimientos con los brazos, es como si llevara una varita mágica, da unos delicados pasos de danzarina a un lado y a otro en medio de las coles... Algo va mal, lo presiente. Mira al operador de la cámara— ¡No, no! ¿Ni se te ocurra decirme que se te ha olvidado otra vez? ¡Hoy debemos rodar este cortometraje ¿Cómo no has puesto la cinta en la cámara?

Sale de su estudio, el Solaz Company, enfadada. Sólo son unos minutos de grabación que se están convirtiendo en horas, días. Todo se le retuerce. La gente se le retuerce. Su mente lleva días gravitando, ella sabe que puede realizar esta reproducción.






— ¿Por qué es tan difícil una primera vez? todo está en contra, podría ser como cualquier otra, pero no, ¿cómo se atreven a insinuar que es un simple jugueteo con las cámaras? es mucho más… Es una corazonada. Quiero bailar con música, y que todos la escuchen delante, detrás de la pantalla. Puedo hacerlo. Tengo historias que contar y las voy a filmar. No dirán que son como cualquier otra, mis historias les engañará. Podría rociar de intriga la pantalla, asesinar sin sangre y mientras dure el suspense, daré el fin a la película.

*** 
  


*** 

—Ese dato es inexacto, yo soy la autora de esa cinta. Sí, ya lo sé que es de los Estudios Solax pero hay una directora ¿o acaso quién cree usted que estaba detrás de la cámara contando todas esas historias? ¿Cómo dice? ¿Absurdas? La vida es absurda a veces ¿cuántas cosas no hace al día que son absurdas? A lo largo de la historia se han escrito impensables cosas que la gente han creído que son reales, porque así querían creerlo ¿o acaso no percibe los conflictos cotidianos como absurdos? Párese a pensarlo. Yo solo he distorsionado las mías, es solo trastocar un poco la realidad, pero la verdad subyace en ellas, fingida e inmutable. He dirigido todas esas películas que me ha nombrado y muchas de ellas las he interpretado ¿o acaso no me ha visto? ¿cómo? ¡Claro que puedo interpretar y dirigir al mismo tiempo caballero! eso es vivir con la cámara su magia...

— ¿Con coles de donde salen niños? o ¿Una dama que tiene antojos? — pregunta el periodista

—Es una hada, ¿acaso no le parece un repollo una cuna fantástica? Piénselo bien, ¿dónde va a estar un bebe más arropado? (se sonríe) es lo más parecido al vientre de su madre. El misterio de la vida es maravilloso, aunque conlleve tantos caprichos triviales. Ya nacemos caprichosos, sabe usted, engreídos, queriéndolo todo lo que vemos en los demás ¿no le parece así? Desde la matriz, pedimos sin aún poder balbucear. Y este tema es tan serio como lo pueden ser mis películas que tratan de anarquismo o de la muerte y vida de Cristo o cualquier otra que haya dirigido.

— ¿Y no es más fácil escribir historias que enseñar imágenes?  

El periodista sigue con las preguntas. Desde que comenzó con la primera ya estaba convencido: todas esas películas caerían a un cajón vacío, pero él tenía que demostrar que ella no era la autora, como iba a serlo una mujer. 

— ¿Y me lo dice un periodista? No importa... En una película la historia se cuenta y se hace real a la vez. Hay una historia escrita antes, como la suya, pero en mi film las imágenes adquieren un lenguaje propio, la historia habla por sí misma. Gracias a todos esos planos elegidos, a la iluminación, el attrezzo, montaje y a la caracterización de los actores, puedo hacer que una ficción se convierta en realidad, o hacer que esa realidad sea más real si cabe. Puedo traerle una historia de western donde el pistolero se va a vivir a la tribu india; o un film policíaco, en donde se sentirá intrigado por un inspector que se alía con la asesina a la que investiga. Le haré vibrar, sentir, ilusionarse, llorar.., puedo hacer que lo viva todo a la vez, enamorarse de la persona de su sueños, la del vestido rojo en la barra del bar. La película puede sumergirle en un viaje submarino; puede conseguir que muera y renazca; llevarle al espacio y luchar con los vikingos; hacer que se sienta un emperador romano o ser el conquistador del mundo más increíble que pueda usted imaginar. Puedo conseguir que usted baile con lobos o rendirse al inframundo con el mismísimo diablo, puede transformarse en un miserable, vivir las desgracias del explotado y después la alegría del redimido. El cine es infinito, le abre la puerta que quiera, de usted depende si quiere experimentar todas esas sensaciones mientras lo ve y lo escucha a la vez. Es una lectura que va más allá, una narración que trasciende.






Este es un diálogo ficticio, inventado en un lunes caluroso de verano. Bien podía haberlo dicho ella, no es el caso, pero tengo la confianza de que estaría de acuerdo conmigo. 

¡Madame, qué tristeza no haberla conocido a usted antes pero es que me dijeron que no estaba!

Se trata de Alice Guy, la primera persona en dirigir, producir y realizar películas en donde, la mayoría de las veces, ella también era una de las actrices. La primera en hacer ficción en cine y hacer videoclip (imagen y música). La primera en narrar una historia, en hacer cine como se conoce ahora. Su primera película “El hada de los repollos” de 1896 la consideran la primera de la historia del cine. A comienzos de 1900 ella realiza una película reivindicando la igualdad de género, otra mostrando la falta de libertad y derecho de los oprimidos. Realiza y dirige la primera película protagonizada por negros, cuando eran los blancos los que se pintaban la cara para parecer negros. Y todo esto después de que Thomas Edison inventara el artilugio que capturaba imágenes en movimiento y los hermanos Lumiére hicieran la primera película con el cinematógrafo filmando, revelando y proyectando. La cámara ha comenzado a cobrar vida con ella. Y después de Alice, el ilusionista George Méliés trajo los primeros efectos visuales. Es ella la que cuenta historias, a la que se le atribuyen películas en color o películas con sonido. Su estudio, el Solax, lideró la industria cinematográfica en Estados Unidos. Más de un millar de películas en 24 años: historias bélicas, romances, dramas sociales o adaptaciones literarias (la primera versión del Jorobado de Notre Dame). Pero a esta artista se le condena a un exilio histórico. En 2012 Solax celebra su centenario con una recaudación de fondos para restaurar la lápida de su fundadora. "Perdonen que no me levante" diría de la mano de Groucho Marx.







OTRAS ENTRADAS DEL BLOG FECHADAS EN HISTORIA