traductor

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documental Spain cartas de presentación Italian xo Dutch películas un link Russian templates google Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

23.4.17

VIAJE SIN VUELTA








Emprendo el viaje a la Aurora boreal. Un solo pensamiento presente me acompaña: las últimas palabras de mi abuelo.





Él nunca fue a la selva virgen de los misioneros y nunca voló al polo norte de los descubridores, pero sí se perdió en el desierto del Sahara. Nunca huyó de los leones de África y corrió como gacela en las llanuras del Serengueti pero subió las pirámides de Egipto. Tampoco se descolgó del Gran Cañón del Colorado, pero vio con amargura como fracturaban la ciudad de Petra demoliendo su apreciada fachada. Y antes de que Corea bombardeara la Gran Manzana de Nueva York y ardiera como antorcha de amparo la Torre Eiffel, mi abuelo pronosticó “el gran suicidio.” Los lugares condenados se llenaron de cuerpos. El bosque de Aokigahara, en el Monte Fuji, con sus más de treinta kilómetros, ya no tenía árbol sobre lava que no hubiera cien cuerpos. Los mil metros del Golden Gate arrojaban cenizas de cadáveres y ahora balancean sus tirantas para columpiar las ánimas que flotan sobre reflejos amarillo magenta. El puente Nankín sobre el rio Yangtsé acuna huesos de esqueletos que el río devuelve a la que es ahora una orilla negra, un baño oscuro de vida con un color más allá del espectro visible. Muchos otros fueron más lejos y prefirieron desaparecer en la sinagoga de Satán, y hay quién a mitad de camino, se quedó en la antesala del infierno.

Mi abuelo murió en febrero del 2100 en un interfaz de ensoñación y en una hoja de papel electrónico dejó escrito: “Siento no haberte dado la luna pero te dejo lo único que merece la pena ver ya: el puente donde aún la muerte no ha llegado. Este agujero de gusano te llevará al universo que quieras. Elígelo tú”.