28.10.17

CAOS








Se levantó con un caos en la cabeza, no encontraba su propio norte. Miró de nuevo lo que había escrito y rehecho la noche anterior e hizo un intento gutural de risa. Una sonrisa alzada entre la pesadumbre y el desconsuelo. Estaba solo. Sentado en su sillón de felpa verde, en aquel rincón, arropado en el vacío de una bata roja deshilachada y arrugada; con los dedos abrasados por la nicotina, al igual que su labio inferior y el esmalte de sus descascarillados dientes. Las manos cruzadas, temblorosas. Los dedos cosidos, estaban abrasados y cosidos. Pensó como había podido llegar a escribir aquello. "Comienzo a escribir y no me conozco" - lo expresó en voz alta-. "Siempre he dicho que la literatura no debe ser agredida. La palabra debe seducir y no aducir. Me siento que he atropellado mis propias letras, las siento como si resbalaran del papel por simple inercia de lo impropio. Me doy de bruces contra mi propia plática de años”. Este escritor tal vez pensó que si alguien leía su rompecabezas se volvería en contra de él. En realidad, por mucho que lo intentara no volvería a escribir como lo había hecho hace años; cuando sus novelas atraían a tantos lectores... 

Pero éste era realmente su engaño. Nunca tuvo libros como otros tenían, ni éstos se refugiaron en bibliotecas ajenas. Él no aguardó momentos, ni se amparó en sus renglones subido en plateas literarias. Y nunca escribió nada que fuera publicado. Jamás escribió una sola sílaba que sintonizara, ni párrafo que pudiera ser enlazado. Siempre construyó frases usando palabras ajenas; rebuscaba hojas, apuntaba frases, dejaba párrafos escondidos para unir los suyos, los que él consideraba como propios. Jamás pudo descifrar su pensamiento para esgrimirlo en unas simples líneas. Eran sus castillos literarios: soñar con alabanzas de quiénes nadie se las dejaron porque nadie le leía. 

Al día siguiente con la niebla atrapada aún en el prado y creyendo que su vida seguía congelada como aquel amanecer turbio, cogió el lápiz y comenzó a escribir. Con lágrimas turbadas agarradas a las pupilas y esas manos  en cierto modo temerosas, intentó reponer sus puntadas, las descosidas del día anterior. Limpió los pliegues de sus dedos con su mirada fija en ellos, y mientras lo hacía pensaba que era el momento de sincerarse con su interior y con la garganta medio agarrotada, trazó estas letras: 

“Qué frágiles son los sentimientos, solo se ven platillos sueltos sin el brazo de la balanza. Cuando la integridad se daña, en un instante quiero pensar en que mis palabras escritas puedan cicatrizar mi alma” 

Por fin pudo hacerlo: escribir siendo él mismo. Le ganó un buen rato a la vida y salió de su caos en un amanecer de bruma. Por un momento ganó un instante.





24.10.17

LAS CLAVES DE TU MANO. REPÚBLICA DOMINICANA








Inauguramos sección “LAS CLAVES DE TU MANO”


Sobra deciros la ilusión que tengo por inaugurar esta nueva sección.

Pero es que es casi la misma que ha mostrado I. Harolina en enseñarnos su país: REPÚBLICA DOMINICANA. No ha dudado ni en segundo. Ha confiado plenamente en este blog, para contar todo lo que le apasiona de su país. Y es mucho: ella no ha escatimado en imágenes ni en texto, en presentarnos a su familia y en compartir con nosotros sus momentos más íntimos con familiares y amigos en lugares de una gran belleza. En fin, Idalia lo ha puesto todo. Lo más humanamente posible que se puede ser a la distancia y con un gran océano por medio ¡Gracias mil!

Idalia Harolina (original nombre que suena a melodía ¿verdad?) a esta compañera, ya muchos la conocéis, y si no es así, ¿a qué estáis esperando? Cuando contactamos para hacer realidad esta propuesta e inaugurarla, se hablaba que había amenaza de huracanes por Centro América y zona del Caribe. Y así fue. Dos veces nada menos en la misma semana, un infernal tiempo que quería destrozar este paraíso isleño. Y no os lo vais a creer, pero en mitad de todo este pronóstico de mal tiempo, allí que estábamos nosotras compartiendo emails y fotos entre preguntas: ¿cómo estás? ¿qué ha pasado? ¿todo bien? Con cortes de luz, vendavales y miedos por lo que pudiera pasar en esta parte del mundo.





I.Harolina nos va a presentar su país en un relato. Imagen y palabra. Ella también nos va a revelar un secreto: la clase de persona que es. Eso lo vas a comprobar enseguida: es un ser sencillo, espiritual, sentimental, sensible y con una energía muy positiva. Y ¿sabes? esa energía, en gran parte, se la baja de las montañas, sí, porque nuestra compañera es "escaladora", de las altas cumbres, donde el cielo se funde con la tierra. Hay que ver de lo que se entera una. ¿Ni te lo imaginabas, verdad? 

De su blog todo lo que saquéis son buenas intenciones y unas ganas inmensas de compartir. Así lo demuestra cada día con sus entradas. Ella nos habla de pensamientos, reflexiones, sentimientos, objetivos, perspectivas. El aprendizaje de vida, como ella lo considera: “Acércate, comparte y fluye” Pariendo felicidad auténtica.

He querido compartiros todo el texto que ella ha enviado sobre su país y la mayoría de sus fotos (que han sido muchas más, pero por espacio del blog no todas he podido compartirlas). República dominicana, tal como nos lo presenta Idalia la vamos a disfrutar en dos entradas (tiene tanto por enseñar) así que ésta es una parte. Y la siguiente, en breve os la compartiré, así que Idalia estará con nosotros otro día más. ¿No os parece genial?

¡Disfrutad de este país de las islas del Mar Caribe con las claves de la mano de Idalia Harolina!


¡Saludos a todos! nuestra foto familiar. Ellos son parte vital de mi historia


Ante todo quiero dar las gracias a Emerencia por invitarme a participar en su nueva sección del blog, que me atrevo a afirmar que será muy interesante, como todo lo que viene de sus manos y encontramos en este fabuloso blog, capaz de llevarte al más lejano confín del planeta y hacerte sentir que eres parte de esos viajes que tan generosa y elocuentemente ella nos comparte. 
Gracias Eme, espero poder estar a la altura de tu blog y sus viajes y fotos.

REPUBLICA DOMINICANA, UN PARAISO EN EL CARIBE





Hablar de la República Dominicana, mi país de origen, es sin dudas una tarea fácil y difícil a la vez, son tantas las bondades, que podríamos caer en el error de obviar las perversidades y negatividades, que desde luego las hay. Su belleza, sin igual y encantadora, y sobre todo, la gente tan especial, amable y acogedora, hacen de esta isla una comunidad pintoresca y un destino turístico y de permanencia fija, muy apetecible ¡Somos el país del eterno verano!

Este terruño es una hermosa isla tropical paradisíaca, de sol, mar, palmeras y verdor, mucho verdor, acompañado de flores de un rojo intenso, amarillo, anaranjado, rosado, morado y otros colores matizados y salpicados de la gracia divina, como los de nuestros atardeceres, que  saben a gloria y felicidad por estrenar. Y los amaneceres que huelen a rocío mañanero, a tierra mojada, a niebla y brisa fresca del campo, a juegos de amor, a faena cotidiana, a café con pan, a mangú con huevo, queso frito o salchichón...


imagen de Jonh Coulter


"Hay un país en el mundo
colocado
en el mismo trayecto del sol.
Oriundo de la noche.
Colocado
en un inverosímil archipiélago 
de azúcar y de alcohol..."



Con un clima cálido y soleado, en la semana trabajamos de sol a sol, con noches de luna y estrellas, nos colmamos de amores pintorescos y apasionados, de juergas y tertulias en las aceras, música movida y baile cadencioso en la calle, al compás de nuestro sabroso merengue. Los fines de semana son nuestros, como decimos acá, “Pa’goza” o hacer lo que nos apetezca.

Somos un pueblo de gente buena y trabajadora, amables, hospitalarios, alegres y serviciales, y con un sentido del humor fuera de lo normal. Fácilmente convertimos el llanto en risa, los problemas en circos y temas de cherchas callejeras o virtuales; y dejamos las preocupaciones broncearse al sol, quemadas lucen mejor. Tenemos el secreto para convertir en oro la miseria y en oportunidades las desgracias.

Ese es el perfil que nos caracteriza, así somos los dominicanos. La idiosincrasia, camaradería y creatividad de este país no tiene comparación, es un país especial por demás, alegre y sin igual, fiestero y parrandero aunque no tenga dinero, y que tiene por lema “Hagámosle fiesta, a lo que nos molesta”, o sea que de cualquier crisis hacemos el mejor humor.

Pero tampoco vayan a equivocarse, a la hora de pelear y sacar la cara por los demás y por el país, somos serios y entregados a la causa, un pueblo valiente, así sea a fuerza de dolor disfrazado de humor. Nuestra historia da cuenta de nuestro valor. ¿Por qué nos conocen mayormente? Por nuestras playas y paisajes, música (merengue) y artistas, peloteros y deportistas, cerveza y ron, y por ser amistosos y confiados, pues de una crisis sacamos una oportunidad para lo que sea, especialmente para reír. 



...Sencillamente
liviano,
como un ala de murciélago
apoyado en la brisa...






Aquí les muestro a tres niños de nuestro país, al verme tomando fotografías con mi celular para mostrarles a ustedes con la sencillez que nos caracteriza, se atrevieron a pedirme que les hiciera una foto. Se sorprendieron cuando les dije, está bien, prepárense, y posaron bellamente para la cámara. Les mostré la foto y les dije, ¡Quedaron muy bien! ¿Les gusta? Contestaron que sí. Les pregunté si eran hermanos y me dijeron, - no amigos, somos amigos- , les dije, es casi lo mismo. Saben algo, su foto va a recorrer el mundo, van a salir en internet. Me miraron incrédulos, sonrieron, siguieron su camino y yo el mío. 



"Mi táctica es 
mirarte 
aprender como sos 
quererte como sos..." 




Pero somos mucho más. Somos artesanos, agricultores, ganaderos, pescadores, escultores y pintores, poetas y escritores, trabajadores y muy versados en amores. También somos pobres diablos, pregoneros y vendedores, buscones y chiriperos e improvisadores…
Y por si fuera poco, somos bulteros y allantosos. No nos gana nadie, nos las sabemos todas y una más..., puros parlanchines y simples mortales que se creen inmortales, pero todo eso lo hacemos con una gracia muy particular.
Como latinos, tenemos raíces indígenas y africanas, además de española. Una mezcla de culturas, tradiciones, folklor, que hemos ido dándole con el tiempo carácter de autenticidad, de autóctono y regional. Rasgos físicos que nos dan una particular identidad, y una forma de hablar única, cuyo vocabulario, entonación y pronunciación, varían según la región.





"...mi táctica es 
hablarte 
y escucharte 
construir con palabras 
un puente indestructible..." 


En el Sur, es muy característico hablar con una rara entonación (un cantaito), y cambiar la “i” o la “l” por “r” y arrastrar mucho la “r” donde la lleva, por ejemplo: acerte por aceite / somos der surrr.
En la región del Cibao, matamos el idioma español y creamos uno muy particular, el cibaeño, con palabras que solo nosotros, los cibaeños, entendemos, y a todo lo que lleva “r” o “l”, le ponemos la “i”: 

"de poi medio, poique en ei Cibao, hablamos cibaeño" ja, ja.

Las otras regiones tienen su peculiaridad, pero no son tan notorias.







La ciudad de Santo Domingo, nuestra capital y primera ciudad de América, con nuestro famoso Malecón, la hermosa Zona Colonial, sus museos, parques, plazas comerciales, lujosos hoteles, etc., es de por sí un gran atractivo vacacional.






"...Sencillamente
claro,
como el rastro del beso en las solteronas antiguas
o el día en los tejados..."



La avenida George Washington, es nuestro famoso “Malecón” 


Nuestro famoso Malecón, la hermosa Zona Colonial y sus museos son de lo más conocido en Santo Domingo.


"...Sencillamente
liviano,
como un ala de murciélago
apoyado en la brisa..."




Plaza Juan Barón

El lugar más visitado por los turistas y frecuentado por la ciudadanía es nuestra zona colonial: sus calles, sus casas coloniales, museos, bares, restaurantes, centros nocturnos etc. Guardan años de historias aun sin contar, y probablemente nunca salgan a la luz. A estas, cada día, se le suman unas cuantas más. Una muestra de todo lo que les cuento:



Desde el Alcázar de Colón


Museo de las Casas Reales


Vista desde la explanada del Museo de las Casas Reales es la primera foto, allí muestro el Alcázar de Colón al fondo, al centro, más allá, los puentes sobre el río Ozama.


Reloj de Sol

Fortaleza de Ozama





Esta última foto es la Avenida del Puerto, el rio Ozama, puente flotante y puentes colgantes y parte de Santo Domingo Oriental.



"...Sencillamente
frutal. Fluvial. Y material. Y sin embargo
sencillamente tórrido y pateado
como una adolescente en las caderas..."


Nuestro terruño tiene rasgos culturales bien definidos. Los de carácter religioso fueron heredados de la Madre Patria (España y ¡Olé!), por eso somos un país mayormente cristiano y mariano (devoción la virgen María) y guardan mucha semejanza con ella, con la Madre Patria.



catedral primada de América

basílica higüey



Contamos con hermosos templos religiosos (iglesias y catedrales), como nuestra hermosa y famosa Basílica de Higüey, (templo en honor a nuestra protectora y madre espiritual del pueblo, la Virgen de la Altagracia), nuestra bella y antiquísima Catedral Primada de América, y la preciosa iglesia Sagrado Corazón de Jesús en Moca, famosa por su puerta del perdón, entre otras. En Semana Santa se acostumbra a visitar estos altares en cada ciudad y en navidad y noche buena son visitados también para ver los nacimientos, o belenes como son llamados.




Tenemos una patrona nacional, “La Virgen de Las Mercedes” cuyo día se celebra el 24 de septiembre, y una virgen protectora de la nación, “Nuestra Señora de La Altagracia”, cuyo día se conmemora el 21 de enero. 



"...mi táctica es 
quedarme en tu recuerdo 
no sé cómo ni sé 
con qué pretexto 
pero quedarme en vos..." 


Estas fiestas se celebran a todo dar. El pueblo en cuestión, se desborda en alegría con procesiones y peregrinaciones o eventos deportivos, culturales, juegos y competencias (baile de la cinta, subir el palo encebado, carreras en saco, etc.), música típica y folclórica, fiesta de palos y atabales, venta de comida típica de la región, o criolla y nacional...



El mangú

Hablando de comidas somos conocidos por platos como el sancocho, la bandera nacional (arroz blanco, habichuelas rojas y carne guisada), el locrio de pollo, el asopado, el arroz con guandules y coco, el pescado con coco, el bacalao con domplin, el puerco asado en puya, o relleno de moro, carnes a la parrilla, el mangú con salchichón, el mofongo, la yuca con queso frito, los tostones o fritos verdes, los pasteles en hojas, el arroz con leche, el chenche y el chacá…,  en fin una diversidad de platos y una gran variedad de preparación, al igual que nuestros postres.


el sancocho


Parrillada


Algo que forma parte de nuestras tradiciones, es la celebración de Noche Buena, una fecha muy significativa a nivel familiar. Toda la familia se reúne el 24 de diciembre a disfrutar de una cena especial, ya sea opulenta o sencilla, lo importante es reunirse a despedir y agradecer el año que casi termina, con sus penas y sus alegrías, compartir juntos y hacer un intercambio de pequeños presentes o regalos para celebrar la conmemoración del nacimiento de Jesús.



cena navideña



Otra de nuestras fiestas principales es la del carnaval, que se celebra en conmemoración de nuestra fecha de independencia, que es el 27 de febrero, por lo cual, todo el mes de febrero (el mes de la Patria) muchos pueblos se visten de carnaval, siendo los más famosos y vistosos: el de La Vega, Santiago, Bonao, y San Pedro de Macorís entre otros.



carnaval vegano

Al final del mes se hace un gran desfile nacional en Santo Domingo, nuestra ciudad capital, al cual acuden la mayoría de los pueblos y desfilan con carrozas y comparsas a todo lo largo de nuestro malecón, frente al mar Caribe. Esta tradición, es la más alegre y colorida de nuestra nación. 







"...mi táctica es 
ser franco 
y saber que sos franca 
y que no nos vendamos 
simulacros 
para que entre los dos 
no haya telón 
ni abismos..." 


Playa bonita, las Terrenas


Nuestra isla, montañosa, de ricas tierras, exótica flora y variada fauna, tiene lindas playas y ríos y mucho verdor. Cuenta con lugares encantadores, mágicos diría yo, muchos se promocionan para atraer a los turistas como: Punta Cana, Bayahibe, Montaña Redonda, Las Terrenas, El Salto del Limón, Cayo Levantado, Bahía de las Águilas, Los Haitises, Casa de Campo en La Romana, etc.
Otros permanecen como el secreto mejor guardado, solo algunos nativos los conocen. Y en paralelo a estos dos, hay otros lugares no tan conocidos o visitados, pero tampoco desconocidos.
Para los que deseen visitar el país y conocer parte de sus encantos, les recomiendo además de los ya enumerados (que pueden encontrar información de ellos en la web, ya que no todos los he visitado), algunos lugares y destinos que si he visitado o lo han hecho amigos y familiares, y les muestro fotografías tomadas por nosotros.



Salto del limón


* Samana, al Noreste del país, posee una gran cantidad de destinos turísticos, sus hermosas playas como Las Terrenas (que siempre he deseado conocer y muy pronto iré), Las Galeras, El Salto del Limón, Cayo Levantado, El parque Nacional Los Haitises, y el avistamiento de las ballenas jorobadas entre otras atracciones. Con dos aeropuertos internacionales y su puerto, y un sin número de hoteles de alta jerarquía. Es un buen referente de la belleza del país.



Playa Coson, Las Terrenas


* La Romana, al Este del país, con varios destinos turísticos. Podría ser la más frecuentada por los turistas, por su famoso complejo turístico Casa de Campo, sus campos de golf y el anfiteatro de Altos de Chavón. También cuenta con un aeropuerto internacional y un puerto, y con atracciones como la isla Saona y la isla Catalina, y otros destinos que hacen de La Romana una opción  irresistible.



Pasadía en la playa



* La Altagracia, al Este del país, con destinos turísticos en varias ciudades, entre ellas Higüey,  Punta Cana, Bávaro y Bayahibe, todas con hermosas playas, excelentes hoteles y un sin número de atracciones. Tiene el famoso complejo turístico Cap Cana y el hotel Hard Rock, y con un aeropuerto internacional.


Mi hija en Punta Cana


* Puerto Plata, al Norte del país, por sus numerosas y bellas playas, entre ellas Sosua, de aguas cristalinas, y Cabarete, con grandes olas buenas para surfear (hace años que no voy). También es conocida por sus famosos 27 charcos de Damajagua, su parque acuático, por su telesférico en la montaña Isabel de Torres, su famoso puerto turístico, etc.

* María Trinidad Sánchez, en la Costa Norte del país, con hermosas playas como La Boca, playa Diamante y la Laguna Dudu, un paradisiaco tesoro nacional, con sus manantiales de aguas naturales y cristalinas, ideal para bucear, tirarse de lianas al estilo Tarzan o del zipline, con sus cuevas y lagos subterráneos, toda una aventura cargada de adrenalina.


Laguna Dudu, río San Juan


Estos, entre otros, son los principales destinos turísticos del país. Como han  visto tenemos mil historias que contar (y las que faltan y verán en el próximo encuentro) Mucho más de esta maravillosa naturaleza de mi isla. Más rincones que mi familia y yo hemos visitado. Allí estarán ellos conmigo y mis lugares preferidos de las montañas. Y ¿no tienen curiosidad por mis rinconcitos del día a día? 

República dominicana es un hermoso país para vivir con lugares mágicos que visitar, mucho carisma, alegría y talento que valorar y compartir; y sobre todo mucho, pero mucho, muchísimo que agradecerle a esta hermosa y rica tierra que nos vio nacer.



Parque de los tres ojos (las dos fotos) lagos subterráneos



"...No importa cuán estrecho sea el camino,

cuán cargada de castigos la sentencia,

yo soy el amo de mi destino,

Soy el capitán de mi alma..."







Hasta la próxima. En la próxima nos vemos y les sigo contando. Ahora espero aquí sus comentarios. Me gustará saber que les parece lo mostrado de mi país. Un abrazo para todos.

PARA SEGUIR LEYENDO A IDALIA Y SU MARAVILLOSO PAÍS AQUÍ



12.10.17

CARTA A NORMA






Norma: 

Te escribo esta carta «¿por qué?» Es necesario, te lo debo. Creo que esta carta es lo mejor que he hecho en estos cinco años «¿Para qué? dirás con tu lenguaje interior». 

He dejado mi última relación. Convencido que era la mujer de mi vida, pero estaba equivocado. «Ahora pensarás que es normal en mí, dejar una relación por otra». Había puesto en ella alguna que otra expectativa; pero no, aún te tengo presente ¿Por qué crees que será? «Se me olvida, estoy nervioso. Tú no crees, tu solo sabes. Estoy viendo tus ojos negros frente a mí preguntándome ¿Qué pasa?» Debo escribir esta carta. Necesito contarte que no te comprendí lo suficiente. No llegué a conocer esa profundidad de ti misma, la que te hace diferente a los demás. No conseguí entrar en tu mundo porque había una burbuja que no me incluía, era tu burbuja; estabas siempre dentro, mirando hacia fuera con esa mirada tuya. Tus percepciones eran únicas, creadas solo para ti, para lo que eres: Mi preciosa mujer callada. «Siempre he creído que tu belleza era relevante». 

Mi amor contigo siempre ha sido solitario. El amor no es igual para las dos personas que intervienen en él. Hay el amante y hay el amado. Yo soy el amante, fui tu amante. «Dirás: Vale, pues gracias». El amor para ti es solo un estímulo más.  «Tu entrecejo se estaría moviendo, casi puedo ver tu cara fija en mí, y esos ojos, tus signos de pregunta». A veces me ponías nervioso. Muchas veces. Yo no tenía paciencia contigo. «Seguirás con tu semblante trazado en la seriedad. Separado, alejado de los demás. La expresión de una personalidad entera». Al principio si creí que vivía con una enferma, alguien con algo raro. Yo era incapaz de descifrar tu padecimiento. Yo era el afectado realmente. Rehuía constantemente de los malentendidos, donde te estereotipaban como de otro planeta. Nunca me adapté a los comentarios que te herían. Tampoco a tu extrema sinceridad ¡cómo dolían! Te gritaba. «¿No me entiendes?»

Me adapté a tu orden obsesivo, a tu necesidad de estar sola, a esas noches cuando te ibas de casa y te quedabas en un hotel. Quise robarte parte de tu privacidad, con la que te deleitabas. Estaba celoso de ella y me ofendía. «Dios, cómo te hice daño en tu silencio». Traía amigos a casa y tú te encerrabas en la habitación. Yo te hacía enfadar. No comprendías que después de un agotador día de trabajo me acompañaran amigos a casa. Nuestro hogar era tu santuario y no podía hacer frente a eso después de una jornada de trabajo. «Te odiaba ¿Por qué?» Recuerdo cuando fuimos a comer a casa de mi madre y te preguntó si querías llevarte comida y dijiste “no gracias, no estaba tan buena”. No soportaba esa sinceridad. «Ni esa honesta realidad tuya». Nunca has mostrado tus sobrados conocimientos ante los demás, «con los pocos conocidos que teníamos», ni si quiera con compañeros de trabajo, al menos como lo hacemos el resto de “normales”. 

No comprendías tantas cosas de mí, como yo tampoco de ti. Sé que nunca cuestionabas nuestra relación. Pero se me hizo una muralla. Ese orden, tu orden, tu espacio, tu trabajo, tu TODO, el que te absorbía y al que dedicabas tu vida entera. No podía trepar a ella, aunque lo intentara peldaño a peldaño. «Ah, no me acordaba, tú no sabes de metáforas». Procuraba ser claro. Quiero ser lo más claro que pueda en esta carta que es para ti. «Siempre has sido tan brillante y racional». Ahora que escribo esto siento tristeza, pesadumbre, cuando antes sentía envidia, rabia, odio, celos. Tu estilo de vida siempre fuera de la norma. «Norma. Una ópera. Auténtica». Así eras tú, como eras conmigo. No me perdono haberte excluido en tantos momentos e intentar sacarte de mi vida. «Me avergüenzo. Creía que podía moldearte para parecerte al resto, que te comportarás como los demás». 

Tu burbuja se expandía con nuestra vida juntos y yo no supe verte entonces ¿me perdonas? ¿Recuerdas cuando en casa cambié los muebles de la habitación del ordenador? se alteró por semanas el curso de nuestra vida. Fuiste restableciendo todo poco a poco. Recordabas cada cosa en cada cajón, sobre la mesa, en la estantería; hasta el orden de las fotos en la pared; el número de lápices, de bolígrafos, de rotuladores en cada uno de los botes de cristal. Y, además, todos eran de colores diferentes; distintos en el estado de sus puntas, la cantidad de tinta; si estaban hacia arriba o hacia abajo... «Me volvía loco. Tus dichosos pequeños detalles». Y tu obsesiva rutina. Cada momento, cada instante de nuestra convivencia como una agenda cronológica. Hasta nuestros encuentros de sexo eran como comer. «Me desarmaban tus excesos de lógica y la disposición mecánica de las posturas». No compartía contigo esos momentos excitantes. Lo siento. Cuando no se comprende no se comparte. «Dirás ¿Y qué?»

Sí. Eres mejor que yo. «Te preguntarás ¿Por qué?» Ves las cosas exactamente como son. Tu libertad de palabra, de sentimiento, sin tapujos, sin ironía, ni maquillajes de hipocresía. Tu inteligencia transparente supera el temor y la opaca normalidad del resto. Siento haberte dicho más de una vez que eras un robot sin sentimientos. Sé que, a pesar de esa expresión tuya, de hielo, te duelen las cosas, aunque no sepas manifestarlo. Perdona por no ver, por haberte rechazado, por liberarme de ti, «aunque siga preso», por intentar no dejar que llevarás el ritmo de tu vida, el de tu propio ser. Aun así, ahora sé que a tu manera te preocupabas por mí. No siempre lo veía. «Porque yo sí soy egoísta. Sé que tengo esta condición». No te di la confianza para que fueras más feliz. No te amé lo suficiente para poder descubrir lo que necesitabas en cada momento. Ahora yo necesito, si necesito, saber cómo te sientes. Mi libertad ahora es conocerte mejor. «¿Por qué? Porque es importante para mí».

Gonzalo


(Carta a Norma. Asperger. Escrita el día 15 de marzo de 2017, a las 13:01, con un sonido continuo de tambor de lavadora que en 10 minutos tenderé; una comida a medio guisar que en 20 minutos terminaré. Mi calle está siendo cortada con una radial para la nueva red de saneamiento, el ruido insoportable, no importa, uno más. Escribo esta carta, porque sí. Creo que ha pasado el tiempo suficiente para deshacerme de estos desacuerdos absurdos conmigo mismo. Quiero ver las cosas con claridad y sin artificios. Porque necesito borrar mis dudas y en este papel dejo impreso mi pulso incierto de la vida. Doblaré mi perdón en esta carta, porque sí, es mi voluntad. No conozco dirección cierta, pero la encontraré. Escribo para amar. Es mi razón. Escribo para amar a esta mujer.)



 Pintura de Edward Hopper