20.12.16

FELICITACIONES DE LA COMUNIDAD DEL BUEN HACER








“El tiempo es vida y la vida reside en el corazón”


Es una frase de la obra literaria “Momo” con ella quiero comenzar mi aportación a las felicitaciones de finales de diciembre 2016.
Estas fechas significan buenos deseos y el preámbulo a un nuevo año. Dos razones más que motivadoras para compartirlo con todos los que seguís este blog y que habéis hecho posible que un proyecto que había comenzado tímidamente ahora se haya convertido en una razón más que suficiente para crecer en la palabra escrita y en la expresión de la imagen. Y me engañaría yo misma si no dijera que todos los que os asomáis a esta ventana habéis sido, y seguís siendo, un gran motivo de inspiración; y además, es un placer disfrutar (casi a diario) con la lectura de vuestras inquietudes, sueños, anhelos y aspiraciones.

Esta bitácora personal tiene el deseo y la ilusión de seguir un año más y ya serían casi tres de andadura virtual. En todo este tiempo he subido a la red pequeños y grandes viajes; han sido descritos, narrados e incluso he fantaseado con ellos. La memoria del ordenador se ha ido llenando de imágenes a la par que de ideas. En este último año, me he sorprendido a mi misma. En un blog nacido para narrar viajes y compartir todas las fotos almacenadas que tenía, también han fluido relatos (que ni por asomo me imaginaba que algún día iba a escribir) pensados y sentidos con la idea de traspasar un poco más allá, con ese respeto y cariño, convirtiéndose las cosas normales en especiales para todos los que leéis el blog.
Me he dado cuenta que todos en este mundo virtual somos un poco persona y un poco personaje, algunos con más consciencia que otros. Así que he invitado a unos personajes para que me sirvan de bloguionistas para esta felicitación. Podríamos decir que es una felicitación colectiva, ellos han sido rescatados de esa autenticidad de la nostalgia y trasladados a nuestra realidad virtual. Conformamos todos la bien llamada “comunidad del buen hacer”.



El aprendiz y la aprendiza (o sea yo) tenemos un primer deseo: que nos sigáis dejando abierta la entrada al aprendizaje en este gremio de la creación. Como echamos de menos las postales de antaño, hemos diseñado una con mucho cariño como regalo navideño para vosotros (está al final). Para llevar esta felicitación contamos con un recadero con mucho salero de los que llevan saco al hombro. Un saco lleno de esas felicitaciones que gustaban tanto recibir (esas brillantes, las que se plegaban, las que estaban escritas de puño y letra). Para todos los que vivís más lejos de España contamos con el telegrafista con esa habilidad y discreción que le caracteriza.



Le hemos pedido al sereno (en el que tengo puesta toda la confianza) que vigile esas farolas del entendimiento y la participación fraternal entre España y el resto del mundo, en particular Latinoamérica. Las noches son muy largas y él es el más indicado para mantener esa confianza y esa cercanía cuando estamos dormidos por aquí.


Espero que para el próximo año la modista siga haciendo ese corte de traje a medida de vuestras ilusiones y sueños, con la delicada dedicación y con ese trazo manual e imaginativo que solo tiene ella. Cada puntada es un reclamo para dejar impresa la constancia y la perseverancia en el blog. Como esta modista de entonces, nosotros nos vamos reconvirtiendo con el mismo espíritu y como ella, tampoco escribimos en serie, nos tomamos nuestro tiempo para crear. La modista tiene mucho que ofrecer, su costura es como un relato personalizado, artesanal. La calidad de sus trabajos va mejorando con los días. Las modistas saben bien que en tiempos de crisis, de serenidad económica, se hacen trajes a medida y sus creaciones pueden sorprender. Así que, vamos a sentirnos como esas “maestras costureras” porque el "pret-a-porter" no viste todos los cuerpos del mismo talle y de igual manera. 



Para encender las luces y atraer a esas musas hemos invitado al farolero, se encargará de vuestros faroles en las noches oscuras; él irá por aceite y mechas siempre en el amanecer, y no temáis, que con su escalera, alcuza y paños los mantendrá brillantes. Ya se encargará de avisar y custodiar si aparece algún “malhechor” o “ladrón” de historias; y acudid a él cuando dejéis vuestro blog en estado de cura, cirugía o de parto (partida). 


Y para terminar, estas entusiasmadas felicitaciones, el carbonero está dispuesto este año a no traer carbón, se perderá en la noche de los tiempos y solo quedará relegado al crepitar de las barbacoas y asadores.


Os deseamos un  Feliz año nuevo!!!





15.12.16

IGNORADA Y ENTERRADA





He sido despojada de todo. Me han tirado a la calle y aquí estoy, amordazada de pies a cabeza, con un nudo hecho al cuello, para que gatos me arañen las entrañas y mis fluidos se desparramen gota a gota tras los árboles de la calzada. Soterrada en un ataúd, descomponiéndome, con una calentura gradual asfixiante y con la presión de un cristal afilado en las muñecas. Aquí me hallo abandonada cuando ya mi estado de permanencia comienza a ser volátil. Me abrazo mi vientre, algo aprieta, es como un corset reblandecido. Un elástico se ciñe al plástico lleno de heces que a modo de sombra mohosa se ha adherido a mis costados. Intento gritar en este mundo nauseabundo donde me encuentro ahora, pero tengo quebrada la voz como unas vacías cáscaras de huevo. Mi garganta sólo evacua tenues susurros, en un babero con leche derramada y trazas de papilla agria.

En mi diario solo he dejado páginas en un blanco sucio y una escritura que ni yo he sido capaz de poder leer, solo se aprecian palabras emborronadas, manchadas de aceite. Las frases vomitadas se me quedan dispersas entre metal y cartón solo me quedan unas palabras de aliento que rezuman de mi pecho y que se van clausurando en un epitafio. Una y otra vez vuelven a mi cabeza tus palabras: ¡vete, tu presencia contamina, éste no es lugar para ti!  

De mis orígenes que puedo contar. He tenido una vida corta a diferencia de lo que va a ser mi muerte: un trance lento, muy lento. Que sepas que estaré cuando tú te mueras, fallezcan tus descendientes y los descendientes de tus descendientes. De mi bochornosa vida no presumo de nada ¿de qué iba a hacerlo? He sido procesada por un avance de la tecnología que ha encadenado de manos y pies a mujeres y hombres. Me han acortado mi ciclo vital al máximo, incluso yo misma dudo de mi procedencia. He sido catalogada anti-natura, porque parte de mí ha sido concebida artificialmente, embutida en mil formas y adicionada a números que nadie entiende. Una cifra más de tantas, sin identidad, en un lote y con un código.




Sí, ya veo que te has dado cuenta, soy adultera desde mi nacimiento, con la cuna madurada fuera de tiempo y acelerando mi proceso para adaptarme a ti, a tu esnobismo, a tu cara dura, a tu especulación. No me reproches tu enfermedad, ahora no, ahora que me regocijo en mí, es mi momento, mis últimas palabras. Las vas a escuchar, quieras o no: "No es por casualidad que me buscaras. Me llevo a la tumba el haber formado parte de tu fuerza, de tu aliento y de tu energía. Incluso en estos, mis últimos momentos, cuando ya mi ciclo energético está siendo agotado, estoy manteniendo tu equilibrio vital. Sin mi energía no te hubieras renovado como ser humano ¡Qué hubieras hecho sin mí! Yo, considerada por ti y por todo el mundo como una mierda, y mira quien me lo dice, un guarro que me deja tirada por ahí en la calle, en la cuneta, al pie de un árbol, en cualquier esquina".

En este instante solo despierto la conciencia de unos pocos que se apiadan. Ya muerta, me van recuperando a pedazos, con el ánimo y la credulidad de que hacen un bien a la humanidad, a esas generaciones venideras les digo ¡valiente desgraciados, pobres y engañados!… No saben que todo esto es una escena amañada para que unos pocos actores interpreten el himno de la alegría pero en el desenlace final habrá una explosión de metano que arrancará el telón…

No te engañes no me recuperaré nunca, porque yo ya estoy enterrada, vaciada en un terreno sin árboles, sin hierba, en la oscuridad de la noche eterna, me voy pudriendo, contaminando la poca esperanza que le queda a la tierra para poder renovar alguna savia y ver germinar algún embrión de perdurabilidad.
Es un final deshumanizado y a quién le importa ya. Sin brazos, sin piernas, sin cuerpo, incinerada, sepultada. Me han hecho desaparecer para que no me veas, para que mi olor desaparezca y mi inmundicia no corrompa tu codicia por vivir a destiempo.

Soy basura, sí, pero una vez fui tu fuerza, tu cuerpo, tu mente. Trágate tu propia vida y yo haré un tanto con la mía.




Cada español genera unos 440 kilos de residuos en el hogar, y la suma de todos los hogares del país arroja unos 21 millones de toneladas de desperdicios al año. En España el 60% de la basura va directa al vertedero, una tasa que dobla la media comunitaria. Estas magnitudes, si bien enormes, palidecen al ponerlas en la balanza planetaria: en el mundo se contabilizan al día más de 3,5 millones de toneladas de desechos. Fuente Eurostat.

Pongamos un poco de conciencia para esta navidad y el nuevo año que se aproxima, por el bien de todos, por el bien de ella, al menos que una parte no sea ignorada ni sepultada.




Los artistas que han hecho de la basura un arte son por orden (de arriba-abajo): 
Derek Gores, HA Shult y Leo Sewell.


10.12.16

EL RELOJ DEL NORTE







Hay un golfo estrecho y profundo, tallado a lengüetazos por antiguos glaciares. Al fondo, una plácida embocadura plateada rodeada de montañas; el agua parece troquelar la costa como una pieza de puzle, se encajan las siluetas de las casitas y edificios con el abrazo del mar.  Resignado brilla un farol de cuatro caras, atornillado a la orilla divisando paciente el fiordo. Su silueta parece un alfil rechoncho sacado del tablero.





Es el reloj de Aker Brygge. En su memoria quiso ser un faro, pero su constructor se quedó con poco metal y, tal vez, tiempo escaso para conseguirlo. Se le desvanecieron sus destellos en un sosiego sombrío. Todos los días las gaviotas, con su graznido estridente, le recuerdan sus pocas luces y lo breve de su tamaño. Con esa letanía de gritos a su alrededor y esas cabriolas en el aire, las aves se bufan de él con la insinuante sonrisa burlona de sus alas. 





El reloj de Aker Brygge fue diseñado para esta estrecha entrada de mar solo con el propósito de iluminar las horas de los que pasan frente a él, en una senda ora de mar u ora de tierra. Rememora el tiempo pasado de la ciudad antigua de Oslo, no la de las leyendas vikingas, sino la de la vieja Cristianía, la que emergió de las llamas. 

Las cuatro caras del reloj sintonizan con la vida entre las 20:00 h y las 23:00, cobran vida, renacen marcando el tiempo de las decisiones. La esfera frontal, la más obcecada del reloj, brilla intentando siempre seducir al tiempo, apremiándole los segundos. La cara trasera del reloj con su luz casi mortecina, sin embargo, resurge llena de miedos y angustias, alargando las horas. Las dos esferas restantes son el big y el bang de la cosmología, las que marcan el tiempo de las promesas y detonan la luz de los sueños, sus manillas se encallan en un reflejo perpetuo del fiordo durante esas tres horas…






OTRAS ENTRADAS QUE TE PUEDEN INTERESAR DE NORUEGA






6.12.16

RONDA. TIERRA DE BANDOLEROS


 



Ronda la bella serrana, situada en la provincia malagueña, en una encrucijada de caminos. Una ciudad llena de historias y leyendas, erguida en una plataforma rocosa, dividida en dos y unida por este espectacular y emblemático puente, que le da renombre: El tajo de Ronda.  El río y la profunda garganta excavada por el tiempo no deja indiferente al viajero.




Ronda, aislada e insólita, lugar de viajeros románticos y bandoleros. Tanto para unos como para otros era un sitio para llegar, para esconderse; era toda una experiencia aventurera. 

Bandoleros que robaban sin piedad pero con un alto estilo de justicia. Benefactores y protectores de los ámbitos rurales más castigados por la pobreza y el hambre que existía entonces en esta comarca. Tal fue el caso de Juan José Mingolla “Pasos Largos” que murió en 1934 considerado el último bandolero andaluz. 


foto archivo

Y uno de esos viajeros románticos fue el Marqués de Custine (1831) que así describió Ronda en sus escritos (L’Espagne sous Ferdinand VII): “Toda mi vida me perseguirá ya la visión de Ronda. Su Puente, levitando entre el cielo y el averno, sus aguas abismadas, sus montañas barnizadas de ocre y humo, sus hombres tostados como su tierra: ese fantástico recuerdo será eterno gozo de mis noches en vela.” 


foto archivo

El recuerdo que me acompaña cada vez que visito esta ciudad es el gusto por el callejeo. Buscar y encontrar los muchos miradores que hay; sorprenderme como la primera vez con ese abismo bajo los pies y ver esas tierras lozanas en la lejanía por donde pasaron estos bandoleros, aquellos salteadores de caminos que para muchos eran héroes y para otros villanos.



casas colgadas del tajo





"Hay mil rincones, hay casas colgadas, unas cuantas puertas y una cascada"

El puente nuevo salva una garganta de casi cien metros de profundidad excavada por el río Guadalevín. Se cuenta que se necesitaron más de 40 años para construir sus 98 metros de alto. Otro paisaje pintoresco lo conforman las casas colgantes que se asoman a las dos orillas; el mirador de la Puerta de Cristo, antigua entrada de Ronda; el Puente Viejo y el Puente Romano. Todo en un paseo de pocos kilómetros pero llenos de historia y embrujo.





 Y esos pequeños detalles: los ventanales de rejas voladizas, los cierros de rejas apoyadas, los balcones... 








ventanales típicos

Así es Ronda, la del Tajo y la de las leyendas de bandoleros y mucho más.

Termino con una frase y un poema de dos rondeños de nacimiento:  Francisco Giner de Los Ríos y Abulbeca de Ronda (Abu-I-Baq´Salah al Rondi, poeta del siglo XIII):

Cuanto sube hasta la cima
desciende pronto abatido
a lo profundo.
¡Ay de aquél que en algo estima
el bien caduco mentido
de este mundo!
En todo terreno ser
sólo permanece y dura
el mudar.
Lo que hoy es dicha o placer
será mañana amargura
y pesar.
Es la vida transitoria
un caminar sin reposo
al olvido;
plazo breve a toda gloria
tiene el tiempo presuroso
concedido.









30.11.16

BARCELONA NATURALMENTE BIS





Hola de nuevo, y gracias por compartir tu tiempo conmigo. Un guiño para mis seguidores catalanes: Encarna, Carlos, Conxita, Antonio, Carolina, Leticia, y muchos más que andáis por ahí….

Visitar Barcelona después de tantos años ha sido para mí una experiencia sensorial que no es fácil de describir. Tal vez sea por eso que haya necesitado hacer dos entradas para trasmitir lo que me inspira esta ciudad.




La esencia de Barcelona está en los materiales con los que están compuestos sus emblemas. Brillan con luz propia. Diseñados para impresionar desde el detalle.



En otras ciudades me llaman la atención las grandes proporciones de los monumentos y esa simetría que es legado de los arquitectos griegos clásicos. En esta ciudad es otra percepción. La vista descubre una realidad física más ligada al entorno, a la línea curva, y ahí está el misterio y el encanto de Barcelona.




Es una ciudad referencia del arte modernista. Un arte que se ha trasmitido en el tiempo. Lo vemos en construcciones, en interiores, en esculturas. No hay proyecto nuevo que no recoja una pincelada de Art nouveau. Se ve en la Sagrada Familia, en el Parque Güell, en esas calles y avenidas y en los nuevos edificios. Y en esos tantos detalles salpicados por la ciudad que me fascinan: sus farolas, sus ventanales y balcones y esos rincones donde la historia comenzó.




Qué decir del trabajo de Gaudí, el artista emblemático de esta ciudad. Rompió moldes en su tiempo y consiguió darle una gran libertad a su creatividad. Sus obras no solo me sorprenden sino que incluso me divierten. Sus piezas artísticas tienen la luz como protagonista del espacio escénico, sus maquetas son un decorado natural y el trencadis policromático le saca los colores a ese traje de fantasía con que viste sus creaciones. No puedo evitar imaginarme como disfrutarían rompiendo platos, tazas de café, botellas y baldosas para crear este mundo multicolor despertando la memoria de los artistas romanos.




Parque Güell: ¿qué sería Barcelona sin este parque? me traslada a los cuentos infantiles de esos de los que comenzaban como “Érase una vez un bosque verde salpicado de senderos y columnas extrañas petrificadas y en el corazón del bosque hay un templo guardado por animales convertidos en gárgolas. El templo de Olot tiene cien columnas y almenas sinuosas multicolores. Cuenta la leyenda que el alma de un dragón dormido y de una serpiente orejuda vigilan este lugar. Hay casitas de chocolate con torres de caramelo que te distraerán y que harán las delicias de los niños pero ¡cuidado! Puede que el dragón y la serpiente salgan de su sueño eterno y entonces…..”






Mi lugar preferido es la sala hipóstila con sus columnas y plafones de cerámica en las bóvedas del techo. Justo encima está esa gran plaza con el banco sinusoidal de cerámica policromada, diseñado por Josep María Jujol. Visto desde abajo parece como una cornisa multicolor. Este picadillo de azulejos, loza blanca, baldosas de cerámica esmaltada y vidrio forman un inconfundible collage presente no solo en los bancos de la plaza, en las casas y en las escalinatas. 







Los caminos del parque siguen las curvas de la montaña y salvando niveles hay viaductos de roca calcárea del lugar como si se tratara de grutas naturales. El más famoso es el pórtico de la Bugadera. 





Destacan sus columnas inclinadas que vistas desde el interior es como si estuvieras en una ola petrificada.





Pero tal vez el elemento más fotografiado, considerado el emblema del parque, sea la escalinata donde están las fuentes del dragón (o salamandra) y la serpiente hechos también de trencadís y con las paredes llenas de bonitos mosaicos cóncavos y convexos. 





Flanqueando la entrada e integrados en la muralla encontramos los dos pabellones de fantasía convertidos en museo y recepción. La torre de la cruz, los ventanales y esa torre de hongo fálico.




Si bajamos hacia el centro de la ciudad el modernismo urbano me sigue sorprendiendo en la arquitectura de esa identidad catalana del 1900 ¡Cómo me hubiese gustado entrar a alguna de estos edificios residenciales burgueses y ver la maravilla que encierran en sus vestíbulos, escaleras y galerías! Pero bueno esta indiscreción la dejaremos para otro momento, por ahora me conformo con ver sus Fachadas.








Hay una parte de estas fachadas que están decoradas con esgrafiados, ese arte que no es ni pintura ni es escultura y que tuvo su apogeo entre 1765 y 1810; una técnica de revestimiento mural con dibujos de plantas y flores. Son muy bonitos. 




Otro detalle es el de las tribunas. Por lo general, están en algunas plantas del edificio pero podemos encontrarnos algunas que pueden estar en toda la esquina del edificio o hasta ocupar las cinco plantas, con trabajos estupendos de ebanistería que adoptan formas geométricas. Las cristaleras suelen ser, por lo general, policromadas, muchas con motivos florales.









La forja de las barandillas de los balcones es muy llamativa. El metal se retuerce, se curva, se alarga en formas de vegetales y de animales.





Otro elemento que me cautiva y me sorprende son las grúas de izar muebles que están presentes en todos los edificios de las calles y avenidas más estrechas. Para terminar estos bocetos de arquitectura destacar la diversidad de coronamientos y pináculos que hay incluso algunos con adornos de cerámica. Podría pasar días contemplando estos detalles en la rambla de Cataluña y Carrera Gran de Gracia.


Seguir en La Rambla es para terminar visitando, como no, el mercado de la Boquería, del 1840. Es un atractivo turístico, siempre está lleno de gente. Tiene una cubierta metálica muy llamativa y hay puestos multicolores de fruta, pescados, carnes, pan y recuerdos que hacen la delicias de los viajeros.





Barcelona bien merece volver algún día de nuevo para seguir disfrutándola. Hasta pronto.



Por si te la has perdido, otra entrada de esta preciosa ciudad 

BARCELONA NATURALMENTE