traductor

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documental Spain cartas de presentación Italian xo Dutch películas un link Russian templates google Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

6.8.16

SOFOCOS DE MUJER




Ella se despertó con una estufa pegada en el pecho. -¿Qué me pasa?- Se levantó de la cama con la ropa mojada en sudor, -pero, ¿qué tipo de sueño he tenido? ¿acaso he dormido en un pantano?- Las sábanas estaban mojadas y su cuerpo deshecho en un nervio latente de una noche inacabada.

Aquel sopor de su cuerpo comenzó a repetirse a ráfagas durante el día. Su bigotillo y su frente sudaban como nunca; sentía el quebranto de su cuerpo y alfileres en los poros de la piel. Era una sudoración intermitente que no llegaba a comprender. Algo raro le pasaba. Necesitaba aire fresco en su cara, en su pecho, agua fría en la garganta. Se derretía por momentos. Se pegó a lo más frío que había cerca: la heladera del frigorífico. Cada vez que le entraba este “calentón” abría el aparato para sentir que su cuerpo se enfriaba. ¿Tanto calor hace hoy?-

No era así. Algo fallaba en su termostato. Se le dilataban lo vasos sanguíneos cercanos a la superficie de la piel, se enrojecían su pecho y su cara, un nudo se amarraba en su garganta y las gotas le empezaban a caer por cejas, parpados y pestañas hasta nublarle la vista.

Por todos los rincones de la casa empezaron a aparecer abanicos de colores, de distintas formas y tamaños, en sus bolsos, en los bolsillos. Se empezaba a asemejar a esas ladies victorianas que llevaban el abanico prendido a la muñeca, convirtiéndolo en su abalorio más fiel. En aquel entonces suponía un “arma” muy eficaz, sin embargo ahora era el artilugio más infalible que acallaba todos los sobresaltos de calor que sufría.

Algo le ocurría y no sabía qué era…

Estaba claro que era un problema de índole vascular. ¿Tal vez su corazón? Dios, solo pensarlo le entraba aún más calor; pensar que arriesgaba su salud… podría sufrir un infarto o….un ictus. Con solo imaginárselo, sudaba aún más... y más... 




Consiguió un pequeño ventilador para la mesa (regalo de su compañero) y otro grande que llevaba con ella allí donde fuera: el dormitorio, el baño y la cocina; ésta última era lo que peor llevaba, cuando tocaba cocinar, se lo pensaba tres veces, prefería comer frío. Arrastraba el cachivache por todas partes, enchufaba alargaderas en cada esquina de la casa. Ella, que nunca le había hecho caso a estos chirimbolos molestos, con ese ruido monótono que no hacían más que dar vueltas y vueltas… y mira tú por donde, ¡ja, qué ironía!, ahora se habían convertido en sus más fieles compañeros de estancias.

Las blusas empezaron a ser ligeras, de algodón, escotadas. Usaba camisetas de tirantes, telas ligeras; no aguantaba nada al cuello, ni un collar, necesitaba soplarse el canalillo cuando le venía esta "fiebre".

Pidió cita médica. No se la dieron hasta pasado quince días. ¡Estos recortes sanitarios! No obstante, tendría que hacer algo para tranquilizarse…

Ella siempre llevaba consigo un cuaderno en el que apuntaba todo aquello que olvidaba su memoria y que debía de recordar cada día, durante la semana. A partir de ahora comenzaría a anotar cuándo y por qué le venían esos sofocos. Comprobó que enrojecía y empezaba a sudar con todo aquello que le alteraba: si se ponía nerviosa por algo, si se precipitaba en algo, si tenía que esperar y se impacientaba... Todo, todo lo que la removía por dentro, era un gatillo de esos calores. Había momentos en los que incluso podía llegar a marearse y hasta sentía náuseas. Ella era muy impaciente y nerviosa, y no se avenía en absoluto a ese nuevo estado de su cuerpo. Le horrorizaba el hecho de ponerse a flotar en sudor en cualquier momento. Lo que peor llevaba era las noches de insomnio, los ojos como platos, mientras sudaba y le ardía el cuerpo desde las puntas de los pies hasta la cara.




Por fin llegó el día. Entró en la consulta de su médica de cabecera. Comenzó a contarle todo. La médica se sonrió y ella pensó que era buena señal…no podía tratarse de nada malo.

-Ataques súbitos de calor, uhm…. ¿Qué edad tienes? Ya veo. ¿Cuándo fue tu última regla?

¿Mi última regla? ¡Qué tonta! No había pensado en ello ¿cuándo? La verdad es que nunca suelo llevar la cuenta, supongo que debería, pero siempre confío en que me acordaré (y nunca lo hago)

-No lo sé –confesó- Creo que hace más de un mes, y puede que dos. ¿Es por eso?

-Así es. No te preocupes. Es una fase y todo es normal...

¿Normal? Lo dudo

-Es un estado normal, has abandonado tu etapa fértil y sufres los síntomas típicos del climaterio, el comienzo de la menopausia. Es como una tormenta de hormonas, aunque con el tiempo se regula, o no habría mujer capaz de resistirlo. No te agobies cuando te ocurra, con los nervios es mucho peor. Intenta hacer seis respiraciones lentas y profundas por minuto y verás cómo enseguida te sientes mejor. La realidad es que no existe ninguna fórmula mágica. Si te ayuda, toma bioflavonoides, fitoflavonas, suelen ir bastante bien. También soja, tomates, alcachofa... Prueba infusiones y masajes con algún aceite esencial de melisa, tranquiliza…

Ella salió de la consulta, un poco desconcertada, más tranquila sí, pero...

- Seis respiraciones por minuto… ¿ya… está? ¿pero, acaso creerá que estoy de parto? Al menos, esto sí tendría sentido, ¿qué tengo, quéee? Clima... Pero si tengo muchísimo caloooor, si sudo como una vaporeta. ¿La Menopausia…? Nada de menos, tengo más, ¡tengo la “Máspausia”! No me lo puedo creer, ir al médico para esto, tomar alcachofa, biofla…no se qué, y que me embadurne de aceite, si no aguanto ni la hidratante facial. Dios mío, para más inri, me voy a empezar a arrugar como una pasa… esto no me gusta nada, bastante arrugas tengo ya.

Se fue por el camino de vuelta a casa mascullando reniegos. Estos "flashes" de calor eran el inicio de su menopausia, la peri-menopausia. 

-Claro que esto es la pera. Si perder la regla supone pasar por aquí….¡Pues vaya con los cambios hormonales! ¿Es que una mujer no puede estar tranquila ni en la madurez? Y encima tengo que estar recluida y aguantar estos episodios de calor, ¡6º de aumento de temperatura y hasta cuatro minutos de duración! ¡Menudo infierno!. Para colmo sin poder dormir y, por si no bastar, esas malditas palpitaciones, no hay manera de calmarse con el corazón acelerado. Todo el día con careto de fatiga, dolor de cabeza y mareo.

Tendría que plantearse algo para esa ansiedad, por su bien, si no quería morir en el intento y algún remedio se le tendría que ocurrir para deshacerse de ese calor.



Ya más tranquila, en casa, echada sobre el sofá, desnuda y abanico en mano, soplándose de arriba abajo, pensó que debía de tomárselo con filosofía. Comenzó a leer sobre el tema, con las indicaciones médicas se fue al “todo lo sabe, todo lo encuentra”: mister google internet. Tampoco era para tanto (quería engañar a su subconsciente y darle una tregua al hipotálamo, sí, había leído que era el culpable de todo esto) total es cambiar el ritmo a la vida y darle más “vidilla” al cuerpo.

-Bien, comencemos por el principio: es el momento de ponerme a dieta, más ligerita esto se llevará mejor, tal vez sude menos. Con lo cual, ¡a cuidarse! Nada de alcohol, a refrescarse más a menudo, ducha, mucha ducha, y a beber más agua. Comidas ligeras, no muy calientes, menos carnes, menos grasas, cocinar sin picante ¡Ah! Y nadar, sí, esta es una buena opción, creo yo que si estás dentro del agua, te derrites menos. Y el dormitorio eso sí, más fresquito. A la porra mi garganta, siempre con los cambios de frío, de cosas heladas, de aire acondicionado. Me pienso tragar todo lo gélido que pase por mi lado, sea lo que sea.

No hay como estar menopaúsica para tomarse las cosas con más tranquilidad. Ahora pasaba de cualquier cosa que le provocara estrés emocional y evitaba cualquier atisbo de ansiedad o miedo. Su “aura” empezaba a cambiar de color, del rojo al azul.

Lo bueno de que aparezcan situaciones complicadas es que hay que plantearse cambios. Una existencia más equilibrada, trasmitir “energía a raudales”, distender el sistema nervioso, fervor por el azul, sí, mucho azul, y siempre de frente, ante cada viento que se mueva, dejarte llevar cual hoja y sobrevivir a recetas culinarias. Proyectar un millón de planes, sea lo que sea, desarrollar la intuición femenina, no sentirse abandonada, total por unas hormonas locas, otras cosas mucho más grandes e importantes se pierden y el mundo sigue adelante.

-A mí me van a venir con nervios, ansiedad, dolores musculares, sofocos, hinchazón, sequedad, ajjjj…  cansancio, naúseas, bajada de defensas, fatiga, pérdida de memoria….ajjjj….Nada, nada, rabillos de pasa. No hay como el chocolate, el tinto de verano con mucho hielo y gazpacho a raudales contra estros, proges y demás hormonas. 

Besos y ánimos a la pres, post, menos y más paúsicas. 

Recordad: mucho hielo



12 comentarios:

  1. Nada como un poco de sufrimiento ajeno, narrado con resignación e ironía, para echarse unas risas. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Sol, gracias por tu aporte médico, se me había olvidado, je je, con esta caló. Eso, eso resignación es lo que queda, pero con hielo. Un beso

      Eliminar
  2. Un relato que cuando esto lo sufrimos las mujeres decimos: Y los hombres a ellos no le ocurre nada? jajajjaj un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Mamen, jeje, si tienen algún síntoma, pero lo suyo es más llevadero, la "cosa" le viene más gradual, por supuesto no con estos bochornos que padecemos una gran parte de las mujeres y así de sopetón todo el día. Es el precio que pagamos por ser progenitoras de una vida. Un abrazo

      Eliminar
  3. Qué gracia! Me ha encantado. Por supuesto me he visto reflejada en más de un párrafo. Pero todo pasa. Depende de cada una, pero a lo mejor tienes suerte y eres de las de tres sofocos al año!!!! Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Holaa Elisenda, tres sofocos, qué guasa y qué ánimos, tú si que eres positiva; esos tres sofocos ahora los tengo en una mañana, solo acercarme o salir a la calle con lo que está cayendo por aquí, y hala, a sudar. Ando pegada al aire acondicionado. Qué bueno, esto de compartir experiencias.Gracias. Besos

      Eliminar
  4. Pues yo estoy casi, digo casi porque todavia no he llegado a eso, pero después de leer lo que se me avecina no se yo que pensar, si echarme a llorar o reirme y tomarmelo con humor, en fin, he visto a mi madre con abrigo en pleno invierno y abanico, o sea que tampoco me extraña, en fin paciencia,yo estoy con atrasos y con apariciones de un día o no verla en tres meses, así andamos, pero según mi ginecóloga me queda nada para ser toda una señorita menopaúsica, que vivan los 50. Me ha encantado tú relato. TERESA.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Teresa, gracias por compartir y hacerme participe de tu experiencia. No a todas las mujeres les vienen estos calentones igual, ni con la misma frecuencia, creo que depende mucho de cada naturaleza, estado de ánimo, carácter, etc. Me alegra que te haya gustado. Era una forma de dar a conocer una realidad que nos atañe a las mujeres y que los compañeros deben conocer también. Es una etapa muy importante para nosotras. Un abrazo

      Eliminar
  5. A la menopausia, yo le digo: Menos pausa. Menos pausa para gozar de la vida, Eme!!

    Un beso.

    Fer

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siiii, hola Fer, al menos darnos un respiro entre el frescor que te vayas inventando je, je. Un beso

      Eliminar
  6. Muchas de mis amigas y dos de mis hermanas están en esa etapa "completamente normal" de la vida. Yo las oigo y voy tomando nota, porque si ya ahora soy calurosa y me altero fácil, no quiero ni pensar en lo que sucederá cuando yo también llegue, más pronto que tarde, a esa etapa "completamente normal". Muchas veces lo hablo con mi pareja y nos da la risa solo de pensar en lo mal que lo vamos a pasar los dos jajajjaa.

    Un texto genial, Eme. Hace falta hablar de las cosas así, con naturalidad y un puntito de humor. ¡Genial!.

    Muchos besos de verano.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Julia, bienvenida por mis letras y gracias por compartir esta locura de sofocos. La pareja lo lleva bien. Antes el ventilador y el aire acondicionado se dirigía para él, ahora lo acaparas tú todo, tooodo, multiplicas el número de ventiladores, y bebes directamente de la nevera (lo que nunca he hecho) pero lo sobrellevas. También hay mujeres que ni se enteran, que suerteee. Besos, muchos, muchos de verano para ti también

      Eliminar