traductor

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documental Spain cartas de presentación Italian xo Dutch películas un link Russian templates google Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

21.8.16

LA INDIFERENCIA





Creo conocer la verdad de mi vecina, pero desconozco cuál es su auténtico mundo. No hay que ser muy intuitiva para saber que ella, desde niña, solo ambicionó una sola cosa: ser tratada con respeto.
Su minusvalía le hace sensible a todas las miradas. Tiene un brazo que le cuelga como un péndulo sin control, va de un lado a otro cuando ella camina. Dice que lo tiene así desde que su enfermedad se acordó de ella, un convenio al que ha llegado sin ponerse de acuerdo.
Ella tiene una historia que contar, sí hablara,... Es dulce en su apariencia, de mirada serena y sonrisa enmarcada. Pelo blanco ondulado, corto, cuidado. Siempre con amabilidad recibe el nuevo día, lo hace fresco en los matices. Todos los días coincidimos, ella me habla primero y hacemos juntas diagnosis del tiempo: “Hoy el calor aprieta vecina, se ciñen las ventanas”, “vecina mañana tal vez llueva, hay susurros de brisa”, “sabes vecina, dicen los pájaros que se va a levantar un viento de polvo en ropa”, “el mar anda revuelto vecina, fresco en la cornisa”. Con ella he aprendido a poetizar lo cotidiano, yo, una despendolada trivial.
Ella tiene la sensibilidad de escuchar la naturaleza. Acalló rumores hace tiempo, y comprendió que debía de proteger su ser ante las personas. Siempre fue conversadora por naturaleza, pero ha decidido darle la vuelta a las cosas, prefiere hablar con la naturaleza.
Dijeron cantidad de cosas de ella y ¡hablaron tanto!, difamaron su verdadera verdad… Llegaron a decir de ella que era un “mal social”, que traía “mal fario” o que era un “mal estigmatizado”. Las personas atacaron su intimidad por puro morbo.
La causa de su deformidad fue la muerte de un nervio de su brazo que como consecuencia, quedó deformado y perdió toda sensibilidad. Alguien contó que esta deformación fue a causa de una tragedia familiar envuelta en rencor y envidia.
Cándida, que así se llama, con el tiempo ha aprendido a no cabrearse con la actitud de los demás. En su día a día intenta derrumbar tabúes, procura conectar con todo el mundo y sólo habla con palabras dulces. Es todo optimismo, tal vez por esa unión con la naturaleza. Nunca se siente sola, vive los pequeños detalles que los demás olvidamos: el canto de un pájaro, la caída de las hojas, el sonido del mar y sobre todo, la apertura de las flores. Su mayor afición es mirar sus plantas, siempre llenas de flores. Sigue el reloj floral de sus macetas, con los días, las horas, las temperaturas… Mientras cuida las plantas, habla con ellas, les susurra. Yo la escucho desde mi ventana; y mientras la oigo, siempre pienso en lo fácil que es respetar una ilusión.
Hoy me levanté triste, no tenía ganas de hablar, fui la primera en saludar. Con un ¡buenos días, Cándida! me alejé de ella. Cuando volví, Cándida estaba en su descansillo barriendo y tras hablar del tiempo, me dijo que hay que buscar la manera de hacer divertidas las cosas que nos ocurren día a día, no someterse a la estupidez del mundo, y usar el ingenio para vivir.

“Existe un ingenio natural en cada uno (como el que Cándida tiene) del que vemos solo la traza pero… ¿y si cambiamos la perspectiva? Somos nosotros mismos los que hacemos indiferentes a los demás, tal vez por el miedo de convertirnos en alguien irrelevante.


Ilustración de Catrin welz-stein



14 comentarios:

  1. Poetizar lo cotidiano, ¡sí!
    Muchos besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Sol,creo que a este vecina le gustaría conocerte, habría una buena sintonía. Un abrazote grande

      Eliminar
  2. Cómo nos gusta estigmatizar al que no es como los demás, al que se sale de la norma, bien sea por su actitud o por su físico. Cómo nos gusta quedarnos en la superficie y no profundizar para conocer realmente.
    Precioso texto, Eme, lleno de poesía y de mensaje.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Kirke, muy amable por dejar tus palabras. Un beso

      Eliminar
  3. Qué escrito tan emotivo. Estamos tan acostumbrados a la uniformiddad, la buscamos con tal afición que todo lo distinto, lo peculiar, lo valioso se nos escapa, salvo que sea un valor universalmente reconocido Por eso no le damos valor a esas cosas que nos pasan a diario, y en lugar de hacerlas divertidas como dice Cándida, buscamos que nos pasen cosas divertidas que pocas veces suceden y entonces nos frustramos.
    Preciosa tu historia y maravillosa Cándida.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti Rosa, por hacerme partícipe de tus impresiones. Hay que buscar esos momentos que nos sonríen sin buscarlos, haya tantas cosas que no percibimos "lo esencial lo hacemos invisible" Un beso

      Eliminar
  4. Una preciosa historia que no deja un buen sabor, reflejando la poética de tus palabras. Me ha gustado mucho, Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Mamen, muy amable, me alegra mucho, un besote grande

      Eliminar
  5. Con la maestría literaria que te caracteriza, has sacado del anonimato a personas como Cándida.

    ResponderEliminar
  6. Hola Suni, qué encanto eres, no soy maestra de nada, aprendiz de lo que quieras, eso sí. Me encantaría que existiera esta vecina, podría hablar tanto y de tantas cosas,... he conocido muchas personas como ella, y tal vez sea en lo que me he inspirado para hacer el relato y ponerle esos rasgos poéticos con estilo propio. Me alegra que te haya gustado. Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Preciosa historia, llena de enseñanzas y poesía. Me ha gustado mucho, Eme ;)!

    Un beso.

    Fer

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Fer, gracias a ti por visitarme, eres un encanto, un beso

      Eliminar
  8. Todos necesitamos cerca, viejitos de esos llenos de sabiduría y poesía que nos orienten de vez en cuando. Y que hablen bonito sobre cosas tan habituales.
    Besos. Que bien escribes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Francisco, gracias, muy amable. Si, tienes razón, realmente es un arte envejecer. Aprender permanentemente a vivir es uno de sus secretos y si es poniéndole "melodía" a las palabras, mejor que mejor ;) un abrazo

      Eliminar