traductor

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documental Spain cartas de presentación Italian xo Dutch películas un link Russian templates google Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

13.9.17

MI PRIMER VIAJE. IRENE F.GARZA









¡Hola! Pasado el verano os recupero esta sección de los primeros viajes de los seguidores de este blog. Quedaban por compartir dos viajes que los aplacé para septiembre, cuando sus protagonistas se incorporaran de las vacaciones.

En esta sección (para los que no la conozcáis) os podéis encontrar unos primeros viajes a:  

Calpe, Granada, Londres, Pirineo Aragonés, París, Madrid, Siracusa, Olivenza, Grecia, Salies de Bearn (sur de Francia) 

Siguiendo el mismo orden corresponden a:  



Si tenéis curiosidad por sus viajes podéis pinchar en su nombre. Son viajes compartidos con la nostalgia, el cariño del recuerdo y secretos contados en primera persona, desde el rincón más íntimo que puede ofrecer este mundo virtual donde hay tanta gente que pasa a hurtadillas, de incógnito y desapercibida. Por esta razón, y por otras muchas, agradezco esta confianza depositada en el blog de todos y cada uno de los compañeros que han participado, como es el caso de esta compañera que nos va a contar su primer viaje.

Nuestra protagonista de hoy es IRENE F. GARZA

cariñosamente conocida como Quimera, por el nombre de su blog. Pero ella no es ese tipo de quimera monstruosa de origen oscuro, híbrida entre león, macho cabrío y dragón, dios nos libre. Irene ha resultado ser una criatura de lo más sensible y bastante tímida. Ella se descubre a través de un blog hecho con mucha ilusión, donde derrocha su fantasía en silencio. Leerla es un regalo.
Palabras, emociones y sentimientos. Realidad a través de lo irreal. Percibir y creer para ser. Aprender para sentir. Tal vez si decimos algunas de estas contraseñas nos abra la puerta o se asome a la ventana. No dudes que te dará lo que tenga en ese momento en la palma de su mano: un relato, un cuento o una reflexión.





“Creo que las palabras como el amor sanan los fragmentos de un ser roto por la circunstancia. Y que la introspección es tan necesaria como vivir, como se sueña, LIBRE. Aspiro a la comprensión del blog, pero sobre todo a ser totalmente agradecida”. Irene F. Garza.





“Pártete conmigo un cuartito de silencio.
Préstame esta noche tu maleta de los sueños”. 

Para explicar este viaje, primero deberé remontar a otra época. En el año 1977 un gaditano y una cordobesa coincidieron muy lejos de su tierra natal, nada más y nada menos que en el puerto de Tarragona. Allí las energías fluyeron muy, pero que muy bien, y no diré más, que al fin y al cabo esos dos jóvenes eran mis padres, (y por muy bonita que sea la estampa) a ellos les corresponde su recuerdo. De esa unión vinieron al mundo dos niñas muy diferentes, pero en su fondo completamente iguales.

Y ahora, si, que sí, empieza este viaje.






Por aquel entonces tenía once años, me llevo seis con mi hermana, así que imagínate, yo queriendo imitar a la que era algo así como un icono, que sigues allí donde va, porque es la representación de lo más guai que conoces, (coger su ropa ‘prestada’) por aquellos tiempos es lo máximo de tu existencia, entorpecerla con sus amigas, algo necesario para el sustento, y ella con una adolescencia más acelerada, qué decir, me detestaba.

Haciendo un receso, me he dado cuenta que tengo recuerdos bloqueados, es como si mi mente hubiera cerrado experiencias pasadas y de ellas solo lograra conservar un residual convertido en sentimiento. Así que intentaré por todos los medios no dejarme nada de lo que sentí con toda aquella experiencia.

Mis padres decidieron que era el momento de que conociéramos nuestras raíces, así que hicimos la maleta y con un Seat que no conocía de aire acondicionado, ni tampoco de la obligación de ponerse el cinturón de seguridad, ¡ante todo, seguridad, por favor! Hicimos caminito hasta Córdoba, y sus alrededores. Bueno, qué decir, conocí primos segundos, tíos segundos, la hija del hijo del panadero… En pocos días, no sabría decir cuántas caras pasaron por mi retina. Mi madre que por cierto estaba extremadamente pletórica, rozando un halo de locura, intentó que los conociéramos a todos, ¡qué familia más larga! Y nosotros pacientes, muy pacientes, intentábamos recordar algún nombre y con una sonrisa entre disipada y asqueada, porque siendo realistas, cuando te han presentado en tan pocos días a tantísimas gentes, la felicidad mina y mucho. Recuerda que yo era una cría y mi hermana una chica que se creía mayor, (¡cuando lo lea, me mata!).






En la primera parte del trayecto visitamos Córdoba, Adamuz, El Viso, Palma del Río, Algallarín… y de todo ello (a parte de los primos, de los primos) recuerdo la Mezquita, me impactaron los pilares, los techos y la historia que la envolvía, uno podría quedarse allí quitecito e improvisar una historia o revivir una vida pasada y creer que es cien por cien verdadera. Introvertida como soy, siempre he creado mundos a papel, así que disfruté de lo lindo.

La segunda parte del viaje, fue mejor, mucho mejor (lo siento por mi madre) pero es así. Terminamos en San Fernando, un ratito a pie y otro… (será por eso que me gusta tanto Manolo García) no sé, no sé… La suerte nos vino de cara, mi padre no tenía tanta familia, pero si un buen amigo de la infancia que tenía dos hijos de edades similares a la nuestra, así que la historia cambió, para bien. Hicimos ruta turística de esa que es más contemplativa y de disfrute, un viaje en Catamarán por el Puerto de Santa María y es allí donde por primera vez comí tocinito de cielo, que cosa más buena, ¡por favor! Y rico, rico, porque no he vuelto a probar otro igual, no sé si lo he engrandecido por aquello de que nada sabe igual como la primera vez que disfrutas de algo, pero lo que sí que puedo decir es que fue, perfecto.






Y ya está, el primer viaje importante fue con la familia y su sentimiento, que siempre perdurará en lo que somos y de donde procedemos. Eso es lo que importa, sentir que formas parte de un vínculo indestructible. Una vez leí que quien pierde sus orígenes pierde su identidad y yo me siento orgullosa de formar parte de tantas tierras e ideales, porque la diversidad nos engrandece.   

“Que ya no me paro ni un momento
antes de que se nos lleve el viento”. 


Muchas gracias Eme, por todo. Y no solo por tenerme presente, agradezco tu comprensión y empatía, eso para mí es más que un abrazo.


*************


Gracias a ti Irene siempre por tu sensibilidad y por tus palabras, las que nos dejas y las que nos regalas en tu blog. Es una medicina, como dice la canción que te he dejado aquí, un remedio de gratitud para compartir. Un abrazo fuerte.






Medicina 

(Rising Appalachia)

Los sabios dicen que apurar es violencia
y también es el silencio
cuando proviene de tu complicidad
Párate firme en defensa amorosa,
haz del arte tu alianza
Da voz al fuego
Mueve a la gente al ritmo del viento
Reúnanse y comiencen
a bailar la canción hasta que acabe
Somos ganadores, campeones de la luz
Formándonos numerosos y podemos
Mantener la verdad cerca de vista...
Mujer medicina, hombre medicina
Caminando con gracia, yo conozco tu cara,
yo confío en tus manos
Mujer medicina, hombre medicina
Caminando con gracia, yo conozco tu cara,
yo confío en tus manos
Encuentra a tus maestros en la voz del bosque
¡desconéctate! no puedes ignorar esto
La sabiduría de los que no tienen voz
Los remedios son muchos y nos rodean
desde el jardín hasta más allá
oraciones hechas de polvo estelar
Encuentra sanación en la música que te llama
La voz que te penetra
A lo que le perteneces
Pon atención, ahí está el caer del sol
Da gracias a todos y cada uno

21 comentarios:

  1. Qué presentación más preciosa, querida Eme. Estoy completamente emocionada por como describes el blog y a mí, ains… no sé ni como expresar el sentimiento que me embarga en estos momentos, es amplio y vivo como las letras rojas que acompañan al escrito, (como ese niño que quería ser mayor). Y me has calado amiga, me cuesta darme, pero si logras esa contraseña seré en gran parte tuya, pero entonces eso sí, pido por favor que me agarres fuerte y no me sueltes, soy quebradiza.
    Aunque te aseguro que tú, ya estás en mi reflejo.

    Gracias por la canción y por los cachitos de San Fernando, y no puedo más que reiterarme y agradecerte tu sensibilidad porque es difícil ver, pero tu lo haces, más allá de lo que mostramos, de lo que somos.

    Abrazos y muchísimos besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Irene, ahora que ya no nos lee nadie, decirte que es muy emotivo este comentario que me dejas. La presentación la he hecho con mucho cariño. En el fondo somos dos personas muy sensibles que nos dejamos llevar por el cariño en cualquier nivel, en cualquier estación, parada o peldaño que nos encontremos en nuestro camino, siempre que exista la sinceridad plena. Gracias de nuevo por esa confianza depositada. Un abrazo grande Irene.

      Eliminar
  2. Hola Eme y hola Irene, un viaje lleno de ternura y de emoción. Por cierto, la primera vez que probé un tocinito de cielo también fue en la provincia de Cádiz y con seis o siete años, que cosa más buena. Esos viajes en esos Seat, Renault o cualquiera de esos artefactos yo también los he vivido en persona o incluso de joven conductor y los recuerdos son maravillosos. Lo que no me hacía mucha gracia, era cuando mi padre después de ocho o diez horas de viaje, nos hacía desfilar a los hermanos por distintas casas familiares nada más llegar. ¡Queríamos playa!, ja,ja,ja. Un gran saludo y gracias tanto a Irene como a Eme por compartir esta magnifica sección.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Miguel,

      Muchísimas gracias por comentar. Aquellos maravillosos años, qué tiempos. Da penita mirar hacia atrás y ver que ahora todo es tan diferente. Las novedades se vivían con una intensidad tan fuerte que la emoción duraba meses, que digo ¡años! Ya lo dicen, todo tiempo pasado fue mejor. Por eso de vez en cuando es bueno recordar, y Eme nos envía directos y con el pase VIP.

      Creo hemos coincidido comentando en algún que otro blog amigo, así de refilón, pero nunca nos hemos leído, así que en breve me pasaré por tu página, como muestra de agradecimiento. Un saludo.

      Eliminar
  3. Yo nací y crecí en la ciudad de donde eran y donde vivían todos mis familiares,, así que han sido una presencia constante en mi vida desde el principio.
    me parece curioso y maravilloso a la vez, que de repente, con once años, se te presente la tesitura de conocer tíos y primos a los que tan solo habrías oído nombrar y conocer la tierra en la que habían nacido tus paddres y en la que estaban tus orígenes.
    Probablemente el tocinillo de cielo del Puerto de Santa María sea especial en verdad, porque hay dulces que solo en Andalucía saben hacer con un toque especial, léanse las tortas de aceite o los cortaditos de cidra.
    Me ha encantado tu viaje, Irene.
    Gracias Eme por esta sección que veo que mantienes.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Rosa,

      El viaje fue muy especial, porque estábamos los cuatros, en aquellos momentos no te das cuenta del valor de ese hecho, con aquella ilusión por conocer, ver, y mis padres sobre todo reencontrarse con el pasado, parecían unos niños ilusionados y esa emoción nos la trasladaron a nosotras. Pero siguiendo con la broma mi madre proviene de una estirpe que debió repoblar bastantes zonas de Córdoba y alrededores, porque no puedes imaginar a cuanta familia llegamos a conocer en poco tiempo, :) Te aseguro que llegado el momento, ya no recordaba nombre alguno.

      El tocinito de cielo, mmm… qué rico, palabra.

      Muchísimas gracias por comentar.
      Besos.

      Eliminar
  4. Preciosa aportación de Irene para estas entradas tan entrañables. De Andalucía he visto poco, siempre iba al pueblo de mis padres en Almería y de allí no salía, je, je, je... Un fuerte abrazo a las dos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola David,
      Muchas gracias por tus palabras. Andalucía es preciosa toda ella, yo soy una enamorada. Bueno, la verdad es que me encanta viajar a cualquier rincón así que lo dejo en tablas, jeje
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  5. No me pierdo ni una sola entrada en el blog de Irene, por lo que no me podía perder su primera experiencia viajera. Volver a los orígenes y conocer familiares que la distancia ha alejado de nosotros es una gran experiencia, casi mística.
    Un abrazo a repartir.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Josep Maria,

      Tienes razón conocer nuestros orígenes y su pasado es una experiencia enriquecedora, nos hace crecer un poquito y mirar con otros ojos. Más abiertos al mundo.
      Mis padres al irse de allí dejaron gran parte de lo que eran, para engrandecerse en lo que más tarde se convirtieron. No es fácil, por eso intento darles el valor que les corresponde.
      Y yo, intento no perderme ninguna de tus entradas, :)

      Muchísimas gracias por tus palabras.
      Un abrazo.

      Eliminar
  6. Hola Irene y Eme. Precioso el viaje que os "regalaron" vuestros padres a tu hermana y a ti Irene. Realmente Andalucía es maravillosa como he podido comprobar no hace mucho. Me ha encantado como has narrado tu viaje de forma desenfadada y con humor.
    Tu presentación también ha sido encantadora Eme, y nos da una idea del maravilloso y reflexivo blog de Irene.
    ¡Un abrazo para las dos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Ziortza,

      Sí, fue un 'regalazo' como el que ha hecho Emerencia al presentarlo, :) Sin duda lo ha mejorado convirtiéndolo en algo precioso.

      Muchísimas gracias, de verdad.
      Besos.

      Eliminar
  7. Hola a todos: Miguel, Rosa, David, Josep Mª, Ziortza. Gracias por pasaros y acompañara a este viaje tan especial de Irene, nuestra quimera especial. Gracias por vuestras palabras a mi tierra andaluza, yo soy de Granada, pero en cualquier otra provincia me encuentro muy identificada, las conozco y he trabajado en algunas. Ese tocinillo de cielo, jaja, qué golosos algunos: Miguel y Rosa. Y esos coches de antaño que conoces bien ¿eh Miguel? Un abrazo y muchas gracias de nuevos por vuestras palabras.

    ResponderEliminar
  8. Muy entrañable Irene y como siempre tu presentación Eme lo realza.

    Irene, este primer viaje describe perfectamente a la persona sensible y encantadora que se adivina detrás de tus letras y comentarios.
    Me ha parecido muy bonito leer sobre esas emociones al descubrir una tierra que no se conocía y sobre todo, las de tus padres emocionados al "presentaros" tanto a su tierra como a todos esos familiares. Y también he imaginado con una sonrisa a esas niñas/chicas un tanto cansadas de tantos primos y tíos.

    Eme, tengo que reconocer como ya han hecho mis compañeros que Andalucía es una tierra especial, siempre que he estado ha sido una gran experiencia y me he sentido muy bien acogida, tengo recuerdos preciosos de tu tierra.
    Un beso a ambas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Conxita,
      Qué palabras tan bonitas me dedicas, te las agradezco muchísimo.
      Hay algo que nunca olvidaré de este viaje y es el sentimiento que me despertó, porque no podría hacer una cronología exacta de lo que viví allí, es como si mi cabeza hubiera bloqueado momentos pasados y solo dejara entrever la emoción de haberlos sentido.
      Emerencia ha conseguido hacer de este viaje algo más bonito de lo que ya fue, no hay palabras.

      Muchas gracias, :)
      Besos.

      Eliminar
  9. Qué bonito conocer esta experiencia. Gracias a Irene por contarla y gracias Emerencia por traerla a tu blog.
    Los viajes de la infancia siempre se recuerdan con cariño.
    Un abrazo para ambas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por leerlo Sofía, me hace muy feliz y te lo agradezco.
      Qué tiempo más bonitos, ains...
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  10. Gracias Conxita y Sofía por pasaros y compartir el emotivo viaje de Irene, aquel viaje de su niñez. Podemos olvidar, pero hay momentos que la nostalgia nos devuelve parte de nosotros para que nos veamos en ella y después la dejemos en un rincón para ir completando nuestro rompecabezas. Con el tiempo, ya mayores, todas las piezas irán encajando hasta que el puzzle se termina y la nostalgia solo nos acariciará de vez en cuando para hacernos sonreír. Un abrazo

    ResponderEliminar
  11. El leer el relato viajero de Irene, dónde lo primordial es la familia, las raíces. Está narrado con encanto, añorando el pasado, de las dos hermanas , el conocer a los primos y los parajes tan bellos de Andalucía, que apenas conozco. Gracias por estevregalo que Eme comparte en su maravilloso blog.

    Un abrazo literario.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Lola, bienvenida, me alegra que nos acompañes, sobre todo en esta entrada tan especial, tan emotivo, que nos cuenta Irene.

      Eliminar
    2. Muchas gracias a ti Lola, por comentar y tus bonitas palabras, :)
      La familia y como crecemos es la base de lo que en un futuro seremos, yo he tenido la suerte de tener unos grandes padres y una hermana, todavía mejor.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar