traductor

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documental Spain cartas de presentación Italian xo Dutch películas un link Russian templates google Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

17.9.17

MOLINO DE PAPEL Y PLÁTANO








No, no es el título de una novela, pero podría serlo ¿verdad?

Hay un lugar que siempre me ha cautivado, pero nunca me había decidido a ir a pesar de estar muy cerca de Almuñécar, mi localidad. Hace unas semanas fuimos a visitarlo y fue una verdadera sorpresa. Se trata de la playa del Molino de Papel. Me intrigaba saber que era realmente aquel lugar, solo por el nombre ya merecía la pena investigar. 






El lugar en sí es muy llamativo por varias razones: por los restos que quedan de aquella industria (de los pocos que se conservan) por la playa escondida entre los acantilados, por los cultivos de plátanos canarios (yo diría el único lugar de la costa mediterránea) y por la torre vigía, con esa silueta destruida que te acomoda ya la mirada en el objetivo esperando el atardecer.

Por desgracia el molino está en amenaza de hundimiento. Solo una parte de él se conserva al ser la vivienda particular de una familia de ancianos; el resto es un edificio en ruinas. A mí, todos estos lugares me inspiran, me sale mi lado más romántico, necesito saber algo más de lo que estoy viendo.  Es apasionante escarbar en la historia y robarle unas cuántas hojas de papel al tiempo.







Este molino se sitúa en Maro (Málaga) en la desembocadura del río de la Miel, en una franja costera que se conserva como paraje natural. El edificio data de 1780-90 y en él se fabricó papel de estraza y papel blanco de calidad para escribanías en Málaga y sus pueblos.

La elaboración de papel era un trabajo artesanal y gracias a la energía de la fuerza del agua del riachuelo (un manantial “dulce” de la montaña) se podía mover las ruedas del molino y  distribuirse a las diferentes partes de la fábrica. Esta energía hidráulica era la fuerza para que tres “árboles de levas” o “voladeras” movieran las pilas y se pudiera desfibrar la materia prima (algodón de trapos viejos) en diferentes tinas mediante el martilleo.  El resultado de este masa celulósica pasaba a otras pilas donde se machacaba gracias a piedras de granito (estilo aceitunero) y todo se convertía en pulpa. Esta pulpa se mezclaba con gelatina de carnaza o pellejos (como cola para pegar) y cloruro de cal (como blanqueante). Después se extendía y filtraba, se prensaba y secaba, y listo para usar. Ahora me explico la gran cantidad de ventanas que tiene el edificio, unas 28, justamente para la entrada de aire. 

He elaborado parte del proceso con unas imágenes que he rescatado (prestados) de otros molinos de papel;  la gran mayoría son del molino de papel de Capellades (Barcelona).













Este molino de Maro al parecer elaboró un papel de calidad antes del 1800 y durante la primera mitad del siglo XIX y en su última etapa solo produjo papel de estraza en balas de papel que componían 20 resmas (manojos de papel, unas 500 hojas) que importaban 600 reales. El papel se llamaba “de vitela o florete común” y era usado para envasar las cajas de pasas, tan famosas en esta comarca. Era un papel parecido al pergamino: delgado, con dureza y muy liso.

¡Qué interesantes resultan estas pinceladas históricas! con estas imágenes hasta se podría evocar cómo se trabajaba en aquellos tiempos...
¿Quedará algo detrás de esas paredes?







A continuación os describo el resto del lugar, sigue siendo verdaderamente seductor. El recorrido se convierte en un paseo de un par de horas, mejor aún por la tarde. Esta costa es ideal para ver el ocaso del día. Ya lo comprobasteis cuando describí la otra playa cercana, la  playa del Cañuelo (para los que no lo hicisteis al final os dejo el enlace).

Bajando hacia el mar nos encontramos con una estampa tropical muy apetecible.






Pasamos a ver el platanar que se encuentra entre aguacates cerca del mar, prácticamente en la orilla. La plantación de plátanos es sorprendente verla en esta zona. Pero algo juega a su favor, y es el matiz subtropical del microclima de este litoral entre Málaga y Granada. Con temperaturas de 25 grados, mucha agua, y a menos de 300 metros sobre el nivel del mar, esta planta es feliz. Así que aquí hay razones suficientes para que se críe como en las Islas Canarias.

 Como curiosidad contaros que el plátano es una hierba gigante del género “Musa” y tiene muchas variedades cultivadas. Si os fijáis en las fotos que he subido las plataneras tienen una singularidad: que el racimo tiene flores de tres tipos dispuestas en hileras. Las primeras en abrirse son las femeninas (de 5 a 15 hileras) y son estériles, muy ricas en néctar y maduran sin necesidad de ser fecundadas (por eso un plátano no tiene semillas). Después más abajo hay flores hermafroditas y finalmente al final del racimo las flores masculinas fértiles, las que se ven entre las hojas moradas. Son justo las que se cortan para que no debiliten la planta y se favorezca el engorde de las flores de arriba, las que se van a comer cuando maduren.








Una vez tentados con la fruta del paraíso, por la orilla podemos seguir caminando hacia la torre, bueno, lo que queda de ella. Esta torre vigía, es de finales del siglo XVI. Llamada, como no, " torre del río de la miel" la encontramos limitando las dos playas y fue construida, como la mayoría de las que hay en esta costa, para luchar contra los piratas berberiscos. Estas atalayas le dan ese toque enigmático a estos rincones.




foto de Francisco Capilla



Esta torre en concreto tiene una silueta bastante sugerente ¿no creéis? (sobre todo al atardecer) y ya en la noche se vuelve misteriosa. Parece increíble que a pesar de todos las embestidas de los temporales permanezca ahí encaramada.








En esta parte de la costa podemos encontrar no solo la desembocadura del río de la Miel, también manantiales de agua dulce que bajan de la montaña y que brotan sin parar dejando un rastro de cañaverales bastante evidente a su paso. 
Son los lugares preferidos para los animales silvestres que habitan en estos parajes, como el caso de la cabra montés. Se han configurado pequeñas lagunas de piedra que suponen un atractivo más de estos rincones.











La playa no es precisamente de arena, es de piedra, pero si alcanzamos a pasar cerca de la torre y si seguimos la costa hacia el este nos encontraremos la próxima playa, la de las Alberquillas, una extensa playa de arena y chino más pequeño. Son lugares ideales para la práctica del nudismo, pequeños paraísos que aún quedan.








Al despedir el día en este lugar lo que tengas en la cabeza ya no vendrá a cuento. MIRA MÁS ALLÁ DE LO QUE VES








OTRAS PUBLICACIÓN DEL BLOG QUE TE PUEDE INTERESAR RELACIONADA CON ESTA ENTRADA






26 comentarios:

  1. Cautivador lugar que con tu maestría literaria y esas imágenes, algunas de cosas lejanas y pasadas, nos transporta sensiblemente al entorno.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Suni, que encanto, me alegro que te haya gustado. Un abrazo

      Eliminar
  2. Qué entrada más bonita Emerencia, :)
    Al leerte y admirar las imágenes, no sólo haces que nuestra mente viaje sino que también nos instruyes.

    Tengo que decírtelo, me quedo con esta frase (me ha encantado, mucho!)'Es apasionante escarbar en la historia y robarle unas cuántas hojas de papel al tiempo' Se percibe pasión y eso amiga nos lo transmites.

    Besitos y feliz finde! ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi querida Irene, "las palabras una vez que brotan, ya no tienen dueño, se quedan en el aire, puedes respirarlas, sentirlas y quedártelas". Guau, acabo de descubrir que esta frase también me gusta a mi.
      A las dos les pondré foto. Un abrazo

      Eliminar
  3. Muy bonito Emerencia, me ha encantado esa combinación de historia del lugar y esas imágenes de la fabricación del papel, qué lástima que se pierdan lugares tan bonitos como ese molino, siempre me apena cuando se pierde tanta historia. Y sí, esas playas aunque sean de piedrecitas son hermosas.
    Bonita tu manera de contarlo, se nota que te apasiona. Ne quedo con ese "mira más allá de lo que ves".
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Conxita. Sí estos lugares son cautivadores tienen los matices del tiempo y el color del ocaso, para que el espíritu se enjuague la cara. Un abrazo

      Eliminar
  4. ¡¡Qué sitio más precioso y qué historia más interesante!! Esos trabajos artesanales movidos por la energía del agua o el viento son de lo más sugerente.
    ¿Los plátanos están así, para poder cogerlos cualquiera que pase? Qué delicia.
    Las fotos preciosas como siempre.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Rosa. Los plátanos son cuidados por el matrimonio que vive en el molino. Suelen dejar un racimo en el suelo para los que tienen la tentación, y de hecho cuando bajas a la playa ves alguna que otra piel de plátano. Gracias por tu comentario. Un abrazo

      Eliminar
  5. Qué lugar tan encantador. Parece salido de otra época...Y qué bien nos lo has contado, Eme. Muy interesante saber cómo se fabricaba el papel y la explicacción tuya de las hojas de las plataneras (teniendo mi padre una en casa, nunca me fijé. Ahora sí lo haré).
    Las fotos, una maravilla.
    ¡Gracias por un post tan bonito!
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti Chelo, me alegro mucho que te haya instruido en el mundo del plátano y del papel. Ahora ya sabes más que nadie de la familia de plataneras, je,je. Un abrazo. Gracias de nuevo

      Eliminar
  6. ¡Qué interesante lo del platanar! Yo vi plataneras en Canarias y me hacía gracia ver las hojas bien sujetas con "muletas" para que no se cayeran con el peso. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Zarzamora, por que como hierba gigante que es y llena de agua, con el peso de los racimos de plátanos se pueden tumbar, las raíces no son nada del otro mundo. La apuntalan a modo de "vientos. Gracias por tu comentario. Un abrazo

      Eliminar
  7. Hola Eme.
    Creo que tienes un hermoso secreto, un secreto que brota de alguna fuente en tu imaginación y que derrama luz e inspiración (mi rima es casual, ja,ja).
    Con la frase que subraya Irene y el cierre poético musical conviertes los molinos en gigantes literarios y las plataneras en la fruta de la pasión.
    Un abrazo y olé!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ole, Ole y Ole, poeta y todo, las cosas por casualidad surgen llenas de encanto mi estimado Miguel. Gracias por el amable comentario. Un abrazo

      Eliminar
  8. Tienes razón, el título es más que sugerente para una novela y el lugar lo es todavía más. Por qué no te animas?

    Buen fin de semana!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Norte, bueno es toda una tentación, por ahora me quedaré cerca con un cuaderno de papel. Un abrazo

      Eliminar
  9. Precioso todo, desde el título en adelante, Eme. Realmente, bien podría ser el título de una novela, que sería muy bonito escribir desde un lugar como el que tan bien nos describes ;)!

    Un beso grande!

    Fer

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Fer, uf, ya solo pensarlo... me costaría bastante soy de relato corto, no tengo imaginación para más, pero me tentáis (lo mismo acaba de decir Norte). Es curioso hoy han sido, con vosotros dos, cuatro personas que han sugerido lo mismo. Ya me gustaría pero creo que me faltan recursos literarios y fantasía. Gracias Maria Paz, tu comentario es bienvenido, siempre motivando. Un abrazo

      Eliminar
  10. una entrada muy interesante y las fotos de ensueño. gracias, un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola mi querida encinarosa, tú de plantas si que conoces. Gracias mil, un abrazo grande.

      Eliminar
  11. Con tu particular forma de contar tus viajes y paseos, todo se convierte en interesante y apetecible, Eme :) Qué cerquita me quedan estos parajes y no los he visitado nunca, ¡tendré que hacer propósito de enmienda!.

    Unas fotos geniales, la mejor compañía para el texto, que son todo un regalo para la vista.

    ¡Besitos malagueños!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola malagueña, pues si que te quedan cerca, es cuestión de poner la intención, je,je. Gracias por tus palabras, un abrazote grande Julia.

      Eliminar
  12. Siempre hay lugares que sin no pasas por allí se quedan al margen y si investigas te encuentras estas joyas de antaño. Muy interesante la entrada. Un abrazo Eme

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Mamen. Lugares olvidados, pero con una historia muy interesante. Esa técnica de elaboración del papel y ese cultivo de plátanos de Canarias hacen de este lugar único. Un abrazo

      Eliminar
  13. Querida Eme, qué bonito descubrir de tu mano y de vuestras fotos paisajes tan cercanos, me ha emocionado! Será porque los atardeceres y la historia me ponen un no sé qué.. y son mi debilidad.
    Gracias a tu entrada de los flysch de Zumaia descubrí un paisaje que no conocía y allí fui en verano, y ahora me has mostrado una historia del antiguo Molino, los plataneros con un paisaje espectacular, la Torre, así que me lo apunto y buscaré una excusa para escaparme a conocerlo.
    Leerte, Eme, siempre me emociona.
    Un fuerte abrazo amiga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cómo me alegra saber esto. Los flisch son impresionantes, una maravilla geológica, aunque ahora son mega visitados por los fans de "Juego de tronos". Lo que son las cosas ¿verdad? Con respecto al molino. Ahora gran parte está abandonado, no se puede entrar y solo una pequeña parte es una vivienda que curiosamente son los que cultivan las plataneras. Y de venir ya sabes que tienes una guía estupenda, jeje, aquí te espero cuando quieras. Un abrazo

      Eliminar