traductor

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documental Spain cartas de presentación Italian xo Dutch películas un link Russian templates google Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

12.1.16

Y CAPERUCITA NO PRESTA ATENCIÓN





Hola, de vez en cuando dejo mis viajes y escribo sobre temas que me gustaría debatir con vosotros. Hoy amanecemos con el aniversario de la muerte del autor de los cuentos de nuestra juventud, leídos y releídos, nos lo sabíamos de memoria. Me acuerdo de esos formatos de siluetas recortadas que tanto me gustaban que guardaba en mi cajón preferido. Creo que todas las generaciones los conocen o han oído hablar de ellos: Cenicienta, Bella durmiente, Caperucita roja, Gato con botas, Barba azul,…

Siendo niña me encantaban, pero hubo uno que se me quedó grabado aunque no me gustaba tanto. Creo que entonces no concebía mucho eso de que el lobo se comiera a la abuelita, dios, a la abuelita y después a Caperucita y esa niña, no hizo nadaaaa!!  ¿Cómo pudo dar lugar a esta glotonería deshumana? Menos mal que luego vino el leñador, Ufff!! (Así no me extraña que el lobo esté en peligro de extinción) Y después comprobé que la bella durmiente tenía una segunda parte que no nos contaron y que hay una reina (la suegra del principito) devoradora de su nuera (la bella) y sus hijos (sus nietos).



En realidad eran cuentos adaptados de la tradición oral, narraciones que ya existían y se contaban. Lo recopilaron y lo adecuaron; primero Perrault en Cuentos de mamá gansa y después los hermanos Grimm en Cuentos de la Infancia y el hogar.

Cuentos donde hadas, ogros, animales, brujas y príncipes encantados alimentaban la fantasía en la Francia de Luis XIV. Eran cuentos morales con ese final de “fueron felices durante el resto de su vida” o “fueron felices y comieron perdices”. Se entiende que después de haber sufrido injusticias y contrariedades en una sociedad de ostentación y revueltas sociales, el bien, la bondad siempre gana a la maldad, una muy buena lección moralista, menos en Caperucita, algo pasó con ella. En el caso de la bella durmiente, es la realeza la mala, un claro reflejo de la lucha del pueblo contra el sistema que lo domina y le hace pasar hambre. Los cuentos son contados frente a la lumbre con las astillas chisporroteando y soñando con guillotinas que cortan cabezas reales.

¿Qué le ocurrió a Charles Perrault para conservar ese final a Caperucita ¿cómo vivió y cuán tanto sufrió él? O seguro que tuvo que pasar mucha hambre…


Charles Perrault creo que no tenía mucho roce con el pueblo llano. Según la historia, nació en el seno de una burguesía acomodada en París, con buena infancia y estupendas escuelas. Con una vida colmada de honores, funcionario real, fue halagado por reyes y príncipes y parte de su obra es dedicada a componer loas (composiciones en verso) para ofrecerlas y leerlas al rey de Francia. Con este historial creo que a los cuentos del folklore popular tuvo que darle más de un toque refinado de la época, suprimiendo todo aquello que le pareciera vulgar, sobre todo los elementos populares. Caperucita estaba muy lejos de una trama romántica o leyendas de esperanza caballeresca de una aldea, más bien un drama con un final feliz a cortes de hacha.

Dicen que los cuentos populares tenían bastantes pasajes llenos de violencia y dureza, reflejando los castigos impuestos a villanos y a nobles: zapatos de hierro ardiendo, cortar dedos de los pies, ojos arrancados por cuervos, tinajas de aceite hirviendo, mutilación de niños, flautas hechas de huesos de muertos, enterramientos vivos, ahorcamientos, abrazar a cadáveres hasta morirse de hambre. Por lo tanto que Perrault dejara que el lobo se comiera a Caperucita y a la abuela era “peccata minuta”.


Recordemos además que a Caperucita ya se la hubiera comido el lobo en el bosque sino hubiese sido por los leñadores. Es un cuento en el que en el fondo triunfa el Mal, a pesar del que el leñador sacara a la abuela y a la niña de la barriga del lobo. Caperucita no reflexionó mucho, no pensó lo que realmente le podía pasar. No reconoce al lobo, el malo, ni sus palabras,  y encima que se la pudiese merendar. Alguien diría es una “una imprudente sin capacidad de entendimiento, ni juicio, ni sensatez".

A mi edad he descubierto que no era una niña buena sino una necia ingenua y un poco estúpida, así que le voy a dar la vuelta al cuento para una niña grande de hoy ¿Qué os parece?


“.....Caperucita está confundida porque los labradores quieren matar a Lobo que la acompaña a casa de la abuelita, en el fondo es un buen amigo, pero ellos, necios, no lo saben. Caperucita inteligente no deja que el mal la devore y la lleve a su destrucción personal y mucho menos dar lugar a la extinción de lobo, su fiel y noble compañero”.


Moraleja: “Espabila y aprovecha el tiempo aunque leas o bailes con lobos”

32 comentarios:

  1. Una entrada muy original que homenajea a Perrault y a la vez saca a relucir los errores de esa niña un tanto ingenua y cursi del cuento.Menos mal que fue lobo y no toros de lidia lo que se le cruzó en el camino a esa niña tonta vestida de rojo. cuantas preguntas no tendríamos que hacernos a cuento de los cuentos contados.
    Un abrazo y encantado de descubrir tu blog.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Francisco, igualmente, has sido un descubrimiento. Sí, te imaginas, jaja la veo capoteando con la caperuza, bueno, ese sería mi final el otro ni me lo imagino. Un abrazo

      Eliminar
  2. Seguramente los cuentos o leyendas que nos contaban de niños tenia mucho de villanos y crueles y el de caperucita lo tiene por hacer malo al lobo. Cuando yo era niña participe en un guiñól en el colegio y llevaba en mis maños en la derecha a el lobo y en mi izquierda a la abuelita, y claro el cuento iba bien hasta que el lobo se tenia que comer a la abuelita. "Pero yo me confundí de mano y la abuelita se comió al lobo" . Mis compañeritos me avisaba que la abuelita no se podía comer al lobo pero yo al darme cuenta de la confusión, lo que hice fue seguir el cuento y la abuelita se comió al lobo y cuando Caperucita llegó a la casa de su abuela , le había preparado a su nieta unas rosquillas para celebrarlo así terminé el cuento. y todos contentos . la profesora en vez de reñírme con la confusión me felicitó por cambiar el final del cuento . Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jaja qué bueno!!! tú eres de las mías, con la inocencia y los nervios vas y tiras todo el argumento abajo, menos mal que no se calló el guiñol, jaja gracias me he divertid un montón imaginándome la escena. Un abrazo

      Eliminar
  3. Querida Joseme:
    Como bien dices todos estos cuentos tienen una base en la realidad. En el caso de Caperucita Roja, la caperuza de ese color es un símbolo de la menstruación así que el cuento es sobre el paso de niña a mujer y de los peligros que acechan a una doncella que no tenga el debido cuidado con las fieras llenas de apetitos (hombres) que acechan el camino (por eso acaba mal en su versión original, donde no hay leñador que salve a la niña y la última frase del cuento es: "el lobo se comió a Caperucita").
    Besos: Sol.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Sol, gracias porque me has hecho que me ponga a investigar un poco. Parece ser que en la versión original, un cuento oral folklórico de la Edad Media, no aparece ninguna indumentaria llamativa, ni nada que le tape la cabeza a la niña. Sólo destaca bosques llenos de lobos, que son un peligro y que no hay que desobedecer a los mayores ni hablar con extraños.
      En 1687 Ch.Parrault la convierte en "La Petit Chaperon rouge" y a partir de ahí sufre otros cambios por los hermanos Grimm. Parece ser que la caperuza era un símbolo de aristocracia y esta niña de aldea rebelde e individualista se puede meter en problemas si se la pone, una pequeña brujilla del siglo XVII. Una inconformista que podría merecer un castigo.
      Por otro lado Erich Fromm, psicoanalista y psicólogo social, recoge en sus escritos el color rojo simbolizando el ingreso de la mujer a la madurez sexual. la niña en el bosque y después sale del vientre del lobo convertida en mujer, su abuela le ha ayudado en este proceso y el lobo, es el primer hombre con el que puede llegar a perder su virginidad y si esto ocurre, al final se la comerá.

      Bueno, la verdad no sé que pensar, a mi me parece un cuento que ha sido interpretado y adaptado a lo largo de los tiempos según quien lo escuchaba o leía. Un cuento simple se puede convertir en un mensaje lleno de simbolismo.

      Gracias Sol, no sabes como he disfrutado con la investigación.

      Besos:Joseme

      Eliminar
  4. Dicen que lo que los cuentos infantiles tienen de "duros o crueles" también lo tienen de pedagógicos, en este caso la moraleja es que los niños que no obedecen acaban mal. Todos los cuentos infantiles de Perrault, o casi todos, tenían toques cruentos. Por ejemplo, en La Cenicienta, las hermanastras acaban ciegas porque al salir de la boda de Cenicienta las palomas de ésta les pican los ojos... Pero nos hemos encargado de ir dulcificándolos hasta que prácticamente no se recuerdan los originales. Yo tengo las obras de Perrault, en francés, y me fascinan. Y las de los Hermanos Grimm también, porque soy una enamorada de los cuentos de hadas.
    Me ha encantado tu entrada, un beso enorme

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Chari, qué maravilla tener los originales, al menos no han tenido la influencia de Fromm aún. Sería interesante verla ahora en el siglo XXI. Un beso

      Eliminar
  5. jajajaja buenisssísssimo!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracia Milano, bienvenido, y gracias por haberlo compartido

      Eliminar
  6. cuantas veces de niño , leímos dicha historia y creo que en el interior de cada uno .. siempre que la leía buscaba un final diferente

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Si realmente es así, forma parte de esa imaginación, de esa inocencia que no debemos dejar que se escape. Un abrazo

      Eliminar
  7. Creo que los cuentos, tal como los escuchábamos de niños, no tenían ningún defecto. Es nuestra visión de mayores la que nos hace analizar tan a conciencia todas las cosas. Para eso, nada mejor que el libro "Cuentos políticamente correctos", se te pasan las ganas de contárselos a tus nietos!!! jajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Elisenda, no los conocía pero ahora he leído esa caperucita, puaf, pero ni un adulto la aguanta he copiado parte del texto:

      "No sé si sabes, querida -dijo el lobo-, que es peligroso para una niña pequeña recorrer sola estos bosques. Respondió Caperucita:

      – Encuentro esa observación sexista y en extremo insultante, pero haré caso omiso de ella debido a tu tradicional condición de proscrito social y a la perspectiva existencial (en tu caso propia y globalmente válida) que la angustia que tal condición te produce te ha llevado a desarrollar. Y ahora, si me perdonas, debo continuar mi camino"
      El enlace es este por si alguien se atreve a leerlo, es, es..... bueno aquí está, es tomado del blog de alguien, de Málaga:
      http://algundiaenalgunaparte.com/2008/03/29/caperucita-roja-politicamente-correcta/

      Gracias de nuevo por tu aportación Elisenda, un abrazo

      Eliminar
  8. Mmmmmmm muy buena entrada, aunque un poco sesuda ¡Da mucho que pensar! Quizá Caperucita sea "el garbanzo negro" de los cuentos populares precisamente para mostrar la idealización del mundo que proponen esos cuentos. Algo así como darse de bruces con la realidad. Seguiré pensando en ello.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Macarena, bueno después de descubrir la caperucita políticamente correcta en el anterior comentario me quedé sin "sesos" para pensar, a garbancito ni llego jaja, gracias a ti te quedan más neuronas. besos

      Eliminar
  9. Me encanta!!!!1 Precisamente escribí hace unos meses un post reflexivo sobre los cuentos porque ahora que soy mayor me ha dado por pensar en esas cosas. UN besín y sí, definitivamente Caperucita era un poco necia y estúpida.
    Ahhh, y yo siempre me posiciono de parte del lobo, soy prolobo total,jajaja.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Marigem, tú eres de las que lees con tu lobo al lado. Ya ves, la pobre Caperucita de pastas recortadas de mi caja de zapatos, donde estará ahora? Besos

      Eliminar
  10. En el buscador de mi blog, cuando pones Caperucita, apareces en esta página: http://anoldgrumpandabeautifulperson.blogspot.com.es/search?q=Caperucita
    Son varias entradas: una versión del cuento que le escribí a mi amiga, la bibliotecaria de mi hospital, que colecciona Caperucitas, otra versión del cuento de Roald Dahl, una foto mía a los 3 años vestida de Caperucita con mi primer disfraz, hecho por mi abuelita, y un vídeo infantil.
    Espero que te guste. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Sol, genial me meto de lleno ahora mismo

      Eliminar
  11. Se me olvidaba, también hablo en otra entrada de la dieta del lobo feroz... Estaba como una sílfide.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Genial, gracias te los comento, besos

      Eliminar
  12. Curiosamente hice referencia a este lobo tan particular en una entrada donde se me preguntaba con qué personaje de cuento me gustaría cenar a lo que yo respondí que con el lobo feroz de Caperucita para recriminarle su actitud pues no me parecía normal que un lobo dé tantas oportunidades a su presa (me refiero a que lo normal es que se hubiera comido a Caperucita la primera vez que se la encontró en el bosque)
    Gracias por esta entrada tan aclaratoria sobre Perrault y por tus acertadas reflexiones sobre el lobo y Caperucita.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Kirke, me alegra tener tu referencia aquí, gracias. Eres de las mías, aunque yo a cenar no sé, si me lo llevaría, jaja me quedo con compartir lecturas. Gracias a ti. Un beso

      Eliminar
  13. Creo que Caperucita es uno de los cuentos más versionados de la historia, yo misma he escrito dos versiones y leído montones de ellas. Después de conocer tu análisis me da por pensar que seguramente sea porque la protagonista en cuestión no nos parecía muy lista y queríamos cambiar la historia, bien sea para dejarla en mejor lugar o bien para poner de manifiesto su "tontuna" a las claras :D

    Un post muy original e interesante, joseme. ¡¡Me ha encantado!!

    Un beso grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Julia, hasta ahora ni sabía cuantas versiones había. Eso que ha sido algo que me inspiró esta mañana al ver el aniversario de Perrault. Pero a través de vuestros comentarios he descubierto un mundo en torno a esta caperuza. Y la visión de hacerla más lista, jaja es cosa nuestra, de esas niñas grandes del siglo XXI. Un abrazo grande

      Eliminar
  14. Para mi los lobos son animales muy enigmaticos, lo descubro en sus ojos, que me encantan, creo que Caperucita con ingenuidad confio en el lobo.
    Pero siempre me pregunto porque los cuentos para niños son casi siempre tristes y violentos? y ultimamente con las series de dibujos animados hasta tremendamente feos, aunque curiosamente cuanto mas feos sus personajes mas gustan a los niños y mas dinero generan las replicas de sus personajes, todo un comercio.
    en mi caso tenia fijación por blancanieves, y siento admiración por sus enanitos, tal es asi que ya hace bastantes años represente en manualidades todos los personajes del cuento y la casita de los enanitos, algun dia colgare la foto. quizas represente un pequeño residuo de mi lejana infancia, lejana pero fantastica a pesar de nuestras carencias
    si tuviera dotes literarios creo que escribiria cuentos
    te felicito por tu genial entrada, un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Rosa María, gracias.No tenía esa visión del lobo, aunque realmente es el eslabón más fuerte del perro, tiene el coraje, la fuerza e incluso parte de la nobleza que el perro ha desarrollado después con el ser humano. Y es curioso lo que cuentas de los dibujos actuales. En mi tiempos era el empalago (que nos encantaba) de Disney y ahora (no estoy muy al dia, no tengo niños a mi alrededor) por lo que cuentas son las "bestias" lo que más gusta a los niños. Qué bueno lo de blancanieves, a mi me pasaba lo mismo, la inocencia no la hemos perdido con la edad, es la prueba. Gracias a ti. Un abrazo

      Eliminar
  15. Interesante artículo. Me has recordado a un amigo que tenía que era especialista en contarte los cuentos con tal interpretación que no había ni uno que no resultase terrorífico. Como me gustaría tenerle localizado para que te escribiera su versión de ellos :) Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Encarna, gracias, me encanta este comentario tan emotivo refiriéndote a tu amigo, ya me gustaría conocerle. Intenta localizarle, tirando del hilo del tiempo, a lo mejor..... Un abrazo

      Eliminar
  16. Esta noche me estreno en este blog, que me da muy buenas vibraciones...je,je,je
    Ante todo agradecete que te hayas sumado a los seguidores del primer blog con este mismo nombre del avatar, pero que tiene otra temática distinta a la literaria, por lo que te invito a mi nuevo blog personal y literario: http://seraseras.blogspot.com.es/

    Dicho esto, paso a comentarte esta entrada en homenaje a Charles Perrault, con esta nueva versión mucho más positiva, original y digna con este maltrecho personaje de Caperucita, que parecía la tonta del bote, porque estoy completamente de acuerdo contigo en tu planteamiento.

    Un abrazo y buenas noches!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenida!!!! a mi blog consciencia, seras seras, gracias. Me alegro que coincidamos en el planteamiento. saludos

      Eliminar