4.12.18

FOTO-GRAFÍAS




¡Cómo han cambiado los tiempos! ¿Qué sería de un viaje sin fotos? ¿Y qué sería del fotógrafo sin el espectador? Tú por ejemplo.
Las fotos son nuestros recuerdos. Esas imágenes maravillosas que puedes volver a ver. Esas fotos que le añaden más tiempo al viaje, ese que a lo mejor hiciste tan rápido, casi sin quitar el ojo de la cámara.


Alfred stieglitz1905
Y son esas fotos las que también te hacen descubrir cosas nuevas que probablemente tu objetivo en ese momento ni reparó.
Desde pequeña me han gustado las fotos. Recuerdo mi primera cámara comprada en la feria con un payaso que salía al dispararla. De esto han pasado 50 años y la evolución tecnológica va que vuela. Ahora hago fotos con una cámara digital y con el teléfono móvil.







También recuerdo las viejas películas en blanco y negro en el que el fotógrafo escondido bajo un trapo negro enfocaba la cámara que era una caja sobre un trípode y un soporte que se prendía con un detonador produciendo un destello de luz brillante y una nube de humo ¡qué tiempos aquellos!



Alfonso Sánchez 
 El mundo de la fotografía es apasionante y no menos la evolución que ha tenido la cámara tanto en tamaño como en su forma.
La cámara Mamut, que es la foto del comienzo de la entrada, está datada del 1900, la más grande del mundo y con un peso de casi media tonelada, trasladar este artefacto sí que es ser un apasionado por captar la imagen.
La cámara tiene una historia de casi mil años, más antigua aún que la propia fotografía. Los eclipses de sol en el siglo X se veían en habitaciones a oscuras abriendo un orificio que proyectaba una imagen del sol en la pared opuesta. 

Este fue el comienzo de la cámara oscura, viendo cómo se proyectaba una imagen del exterior en la pared opuesta invertida y borrosa y dibujarla en ese momento.



Son los comienzos de 1800 y se va a revelar el secreto de lo que en el futuro sería la fotografía: como capturar esas imágenes que estaban en nuestro campo visual. Se  comienzan a usar una placa plana de plata y una cámara oscura en forma de caja.





Una caja que va evolucionando para hacerse manejable y con un orificio en el que ya se instala una lente óptica para que la imagen fuera más clara y definida.
La primera cámara fue de madera. La de cajón eran realmente dos cajas cerradas y para enfocar se deslizaban una dentro de la otra. En un extremo el objetivo y en el otro un vidrio deslustrado que hacía las veces de pantalla de enfoque y que, después se sustituía por la placa fotosensible al hacer la toma.
Ya empieza a parecerse más a la cámara que todos conocemos, esas cámaras que se abrían a modo de acordeón. 

1920 fotógrafos












Conseguir la fotografía seguía siendo muy artesanal. El fotógrafo preparaba sus placas en cuartos oscuros y si tenía que viajar y hacer fotos del exterior montaba laboratorios portátiles de campaña.
Antes de cada exposición se insertaba una placa sensibilizada, que es lo que veíamos sacar en las películas mudas. Sigue la investigación y aparece el invento del soporte de papel. A los viajeros les ayudó bastante porque valiente tarea tenían con las placas.


El fotógrafo de entonces era un gran estudioso del dibujo, tenía conocimientos artísticos para dibujar bocetos antes de la composición de la fotografía y para retocarla después.


Las imágenes se comenzaron a dibujar manualmente. Se trabajaban las figuras, el paisaje o el fondo mediante un lápiz de grafito para que parecieran más reales. 




Para fijar esas fotos en blanco y negro y que tuvieran color se coloreaban a mano con acuarelas, óleo, anilinas y otros pigmentos.

Las cámaras de cajón y las de fuelles portátiles fueron evolucionando.

Dorothea Lange




 Con el tiempo empezaron a usar películas en rollo de diversos tamaños. La mayoría de las veces formaban parte del cuerpo de la cámara, pero al menos, ya se hacían varias fotos sin cambiar el negativo. Y para la luz artificial ya las cámaras usarían las lámparas de flash en vez de los polvos de magnesio.





Arthur Fellig



La película de 35 mm del cine se adapta a la fotografía y es entonces cuando aparecen las cámaras de pequeño tamaño y de bajo coste. 




















La cámara leica supone un gran avance en las nuevas técnicas fotográficas.
Es la preferida de los fotoperiodistas. 
Ligera y fácil de cargar con una película negativa de 36 vistas. 



Antonio Larraz
Leo Matiz 
Martha Holmes 1947



Por fin el objetivo se puede intercambiar con el teleobjetivo y el gran angular, ya esto si nos es más familiar.




Eve Arnold


Entre tanto aparece la cámara Polaroid que tuvo su momento. Fue otra revolución, sobre todo para la fotografía de aficionados; el atractivo de conseguir fotos totalmente reveladas en pocos minutos. Algo parecido a lo que nos pasa ahora con el móvil-cámara, hecha la foto y mandada a miles de kilómetros en el instante en una red social. 

Es curioso que, además ahora se desenfocan imágenes, se hacen borrosas, se realzan contrastes y se manipulan para parecer imágenes antiguas o asemejarlas a cuadros pintados. Siempre volvemos a los orígenes pero de todas formas ¡cómo han cambiado los tiempos! 

¿Y tú has llegado a conocer alguna de estas cámaras?





OTRA ENTRADA RELACIONADA

16 comentarios:

  1. Yo he hecho muchas fotos con cámara manual. He tardado minutos en ajustar la velocidad de obturación y el diafragma. Usaba una Nikon manual de mi pareja de entonces que se dedicaba junto con un grupo de gente, casi todos biólogos, a la fotografía de la naturaleza. Eran los años ochenta. Hacíamos diapositivas. Ahora da risa pensarlo.
    Precioso paseo por la historia de la fotografía. Me ha recordado el libro de Sara Mañero que tenemos para la tertulia de enero, "Atrapando la luz".
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Rosa. Yo comencé con mis fotos de naturaleza cuando terminé la carrera de biología. Y me llené de diapositivas, jeje, cajas y cajas, tenía su ventaja, claro porque siempre repetía tanto la misma toma que con un carrete me hubiera perdido en gastos. Esta entrada la tenía ya escrita, de hecho fue una de las primeras allá por el 2015 y ahora la he recuperado. Con respecto al libro ya estoy casi llegando al final, acabo de descubrir quien es Mateo, jaja. Un beso, gracias linda.

      Eliminar
  2. Una entrada exquisita, relajada y cadenciosa para recordar con nostalgia positiva, la historia de las cámaras fotográficas que son en parte nuestra propia historia personal o la de nuestros antepasados. Lo peor de las cámaras con carrete era cuando este se velaba y nos quemaba por dentro al perder todas o algunas de las 24 o 36 fotografías seleccionadas con tanto cuidado. Ahora con los móviles da igual, se hacen dos o tres tomas por si acaso, ja,ja ja. Bueno te dejo una recomendación cinematográfica que te va a encantar si la puedes encontrar: "Hacia la luz" (Hikari).
    Besos Eme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Miguel, sí, recuerdo esos carretes, por entonces no los usaba mucho porque comencé ha hacer muchas fotos por mi trabajo y mi afición a la naturaleza, era más de diapositivas como comprenderás, pero si he tenido la experiencia con los carretes en mis primeros viajes, y siempre temblaba de que alguno se hubiera velado, qué tiempos jaja. Me apunto la película, seguro que tiene que ser buena; por cierto, no tengo mucho tiempo para visitar tu blog, ya te lo recompensaré, jeje. Besos

      Eliminar
  3. ¡Qué preciosidad de entrada, Eme! A mí, el hecho de que una imagen pueda ser capturada siempre me ha parecido algo de magia. Es difícil imaginar la realidad de esa luz que viaja y, por tanto, puede ser capturada.
    En la actualidad los móviles y las cámaras digitales facilitan y hacen viable echar un montón de fotos. Pero también se pierde el encanto de cuando agotabas el carrete e ibas a la tienda de revelado. Esa espera y luego esa colocación en el álbum de fotos. La verdad es que ahora apenas las reviso con la idea de que como están guardadas en el USB ya tendré tiempo de hacerlo. Y el follón de imágenes es tremendo.
    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay compañero, muchas gracias. Fue de las primeritas que hice allá por el año 2015, y ahora la he recuperado, tengo poco tiempo para el blog, así que de vez en cuando os traigo estas publicaciones que muy pocos conocíais. Es verdad que ahora son muchas las fotos que hacemos, en mi caso, aprovecho gran parte de las que hago (o hacemos) para tenerlas presentes en el blog, de hecho fue uno de los motivos de su creación como ya sabes. Un abrazo David.

      Eliminar
  4. Hola Eme, yo también empecé con una cámara de plástico que al disparar salía un payaso... jajaja qué tiempos aquellos!!
    Me ha gustado siempre la fotografía y tengo recuerdos de mi juventud porque quería "atesorar recuerdos", lástima que muchas han desaparecido en mudanzas. Las cámaras con carrete guardaban el misterio hasta que podías verlas y luego los negativos los guardabamos en un archivador, hasta teníamos diapositivas... bueno, ahora la cámara digital y el móvil lo ha cambiado todo.
    Me ha gustado mucho conocer todas las curiosidades Eme, enhorabuena. Un abrazo muy grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola María Jesús, jaja, ese payasito cuánto juego ha dado ¿verdad' con le chillido al saltar el muelle...Cómo han cambiado, qué sería de nuestros viajes ¿verdad? la tecnología nos ha ayudado bastante, los reportajes, nuestros blogs, son los que atesoran esas imágenes grabadas en la retina, vividas, llenas de momentos entrañables, maravillosos. Un beso, gracias.

      Eliminar
  5. Muy buen recorrido por la magia de las imágenes. Me has hecho pensar en aquellos carretes que hacías durar de 36 fotos y las sorpresas que tenías al revelarlos, seguía siendo mágico como dice Xus.
    Ahora las cámaras digitales y sobre todo los móviles lo han cambiado todo pero también es bueno poder ver las fotos inmediatamente y descartar aquellas que no te gustan.
    Besos Eme

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Conxita, síiii es verdad, que tenía ese misterio ¿cómo habrás salido? y aquella foto que hice.... Ay compañera, comos os hecho de menos a todos, tu blog, tus historias, pero he decidido que tengo que estar un tiempo centrada en mi trabajo, no es por nada, sino porque me absorbe más de lo que tengo de tiempo. Igualmente ya te lo compensaré. Gracias. Un beso

      Eliminar
  6. Me ha gustado mucho este reportaje de las cámaras de fotos. Mi primera foto la de plástico que al disparar salia el payaso. La siguiente cámara la conseguí con las envolturas del chocolate Zahor Otra de las que recuerdo y la tengo es una que compré en Ceuta que es parecida a la que se guarda en la funda de cuero color sepia la 2º por el final. Esa era de carrete y me daba mucha rabia cuando iba a revelar el carrete y se velaba. Hoy en día con las cámaras digitales y los móviles es una maravilla. Tengo alguna foto de esas que nos sacaban con las cámaras de cajón en mis álbum de fotos. Ahora tenemos mas capacidad de guardarlas en digital en le ordenador. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Mamen, eres mi compañera incondicional compartiendo tus experiencias, anécdotas que siempre espero, le aportas la guinda a cada historia que subo. Gracias linda. Qué bueno esta cámara a partir de las envolturas de chocolate, ni sabía de estos. Tú también comenzaste a hacer fotos ya tiempo pasado y mira ahora con nuestros blogs de recuerdos. Un abrazo.

      Eliminar
  7. Interesantísimo repaso a la historia de la fotografía y de las cámaras fotográficas. Yo no tuve una hasta mayorcito y, por supuesto, era bastante simple, no era reflex (de hecho no sé si en los años 70 las había) y debía mirar no a través del objetivo sino de una ventanita o visor, jeje. Luego tuve una Polaroid, que ya me compré yo, que me resultó algo casi mágico por la inmediatez y por cómo iba apareciendo la imagen. Lo malo era que solo podías tener una foto.
    Lo del carrete tenía su miga, colocarlo bien y, sobre todo, extraerlo sin que se velaran las fotografías era un factor clave, jajaja.
    El salto tecnológico desde esas viejas cámaras hasta las digitales actuales, es increible. Y quá decir de la calidad fotográfica de algunos móviles de última generación.
    Hace poco vi un programa de TV en el que exponían a unos adolescentes a objetos "antiguos" para ver si sabían cómo funcionaban. Algo que para nosostros sería pan comido, a ellos les resultó un misterio. No supieron abrir una cámara con carrete. A otros les pidieron que se hicieran un selfie con una cámara digital. Si hubieras visto la cara de ignorancia y estupor, jeje.
    Y es que la ciencia adelanta que es una barbaridad, jajaja.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Josep Mª. Nunca tuve una Polaroid, pero si las conocí, y me parecían misteriosas, revelado incluído, qué maravilla entonces ¡qué avance! y mira ahora con las digitales ¿y el móvil? esto ya es la pera y mandadas en un segundo al fin del mundo. Lo de los adolescentes, no me extraña, cada tiempo tiene su generación, ahora los bebés nacen con un móvil bajo el brazo, jaja. Gracias. Un abrazo

      Eliminar
  8. Me has gustado
    Las imágenes me han traído recuerdos
    Los recuerdos de momentos
    de un pasado feliz....
    gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahora que nadies nos lee, ssshhh graacias compañera, una abrazo

      Eliminar