12.2.18

LA CHICA DE LAS GAFAS AZULES (SEGUNDO BOLSILLO DE BOLODUY)







Boloduy hoy mira por la ventana con más empeño que nunca. En su silla está sentada y por más que estira su cabecita no ve a nadie. Nieva. En esa esquina preferente de su cuarto juguetea con sus bolsillos, tiene ganas de contar alguna de sus historias. Esa blanca nevada, inesperada, imprevisible, y su brillo transparente le recuerda a alguien… rebusca y la encuentra. Solo puede ser ella, la única que está en-el-bol-si-llo-a—zuul. Sonriente, haciendo muecas con la boca y sus ojos, comienza a contar su historia.

*

La chica de las gafas azules se encuentra sentada en el parque, apoyada sobre el tronco del árbol como cada mañana sobre las diez, y media de las diez. Quieta, mira sus rodillas, como una muñeca abandonada en el parque. No se mueve, pero en menos de dos horas ya está tentetiesa. Camina y toma la calle de la izquierda. Hoy trae camiseta rosada de tirantes, una chaqueta de lunares rojo y verdes en su brazo, y en el otro acierto a ver un reloj grande con correa azul y también ¡un anillo azul! Luce alegre. Su hobby no puede ser otro: es estudiante. Tiene un pelo largo ondulado, casi rojizo, que va en coleta para destapar una cara fina de porcelana, punteada de efélides con unos ojos grandes de pez ¿Me pregunto cómo hay gente que le tiene desconfianza a los pelirrojos? creo que lo llaman gingerofobia, aunque sinceramente, no sé qué tiene que ver el jengibre con esto otro.

A la chica de las gafas azules se la ve detallista: reloj y anillo azul, zapatos de lazos, ups, ¿azules? Delicadeza y estética, ay, que con toda seguridad ella va a encaminar su futuro a la restauración. Ya la veo hacer: Encuaderna y embellece libros antiguos; rescata esas cubiertas con soporte de madera o ese papelón revestido en piel; maneja pergaminos, telas mudéjares o góticas, cose que te cose con hilos de cáñamo o lino. Y todo esto, en la mil y una noche de su habitación de trabajo, un taller con grandes lupas que suben y bajan, fija que te fija la vista en su minuciosa labor y, ¡mira que ojos tan grandes detrás de los cristales! ¡Qué desafío debe ser recuperar la historia de todas esas joyas literarias! Ella será una gran artesana del tiempo. La miro pasar, está más cerca, ups, pero su expresión es seria, algo así como risastente, sí creo que se abstiene a reírse; es el semblante de una chica que trabaja sola y por lo blanquita que es, poca luz le da. 

También la chica de las gafas azules podría llegar a ser una bibliotecaria, pero con su sensible piel, casi transparente, no podría acercarse a los anaqueles, sobre todo, cuando se acumula el polvo en el lomo de los libros; sus manos se le enrojecerían. Oh, además, esos estornudos entre pelos, polvo y pelusas de algodón... No, no aguantaría mucho tiempo. Con esa mirada de ratoncilla, la chica de las gafas azules de piel transparente parece ser muy eficaz para escudriñar información, claro, para esto la personalidad es importante. Ella es seria, pero no tiene un semblante desagradable; le concedo el beneficio de la destreza, la habilidad en un mundo lleno de historias de gente, siií… ella es una especialista en documentos; eso es, ella custodiará documentos de los ciudadanos, salvoconductos de todas las épocas, pasadas y actuales. El trabajo de la chica de las gafas azules lo desempeñará en el servicio público, con bases de datos eficientes al servicio de investigadores y políticos. Hay toda una historia escrita en esos documentos, muchos testimonios, necrologías. Algunos escritos con letra ilegible, medio borrada, son manuscritos en los que se le ha podido quitar palabras o párrafos que han sido raspados y se han vuelto a escribir textos nuevos encima… ¡Oooh diooos! la chica de las gafas azules seraá… Noooo, no me lo puede creer ¡¡es una espía!! Nuestra ratoncilla de gafas azules, risastente, es una agente doble archivera, y seguro que mal pagada, eso sí, con un olfato trufero para conocer todos los entresijos y no habrá secreto fehaciente que se le pueda escapar.

Y además puede que, en ese archivo ella va a conocer a su futuro marido, y tal vez también deje el mundo de los espías de lado, pero solo por unos años, eh, después se divorciará, porque el mundo del espionaje, contraespionaje, antisubversíón y antiterrorismo, es así, sí, así de seductor y apasionado «Uhm, lo que da de sí conocer el mundo de los archivos».  La chica de las gafas azules será espía, pero no cualquiera, será archivera espía que terminará sus días ya jubilada montando un restaurante de reconocido nombre: “El bibliotaje”, donde pasará por fin desapercibida. Pero, su historia no acaba aquí, en este negocio conocerá a un joven escritor veinte años más joven que ella, y será quien escriba la historia de su vida. Un libro que encabezará la lista de ventas durante algunos años que se llamará: “El ratón azul” ¡Qué historia tan apasionante la de la chica de las gafas azules!
*

Por la cara que pone nuestra investigadora y esa pose graciosa con las gafas caleidoscópicas retro, creo que a Boloduy no le importaría para nada convertirse en esa chica de las gafas azules y, además, archivera espía, solo con imaginarlo ya es superfeliz, tantos cajones por abrir y suficientes historias para espiar y llenar muchos, muchos bolsillos.

FIN





(PRIMER BOLSILLO DE BOLODUY)


28 comentarios:

  1. ¡Aaay que me muero...! ¡Pero qué bonito, qué bonito!
    Volveré...

    ResponderEliminar
  2. Tiene pinta de ser un cuento que tienen una continuidad. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. ¿Cuántas maravillas se esconden en los bolsillos de Boloduy. Y todas tan coloreadas. Esta chica tan azul me ha encantado. Me he quedado con ganas de saber qué platos será capaz de cocinar en su restaurante El bibliotaje. Tienen que ser platos alucinantes.
    Muy buen relato, Eme. Los bolsillos de Boloduy te van a dar mucho juego. Has tenido una gran idea al hacerte acompañar por tan curioso personaje.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  4. Boloduy tiene, sin duda, una imaginación sobresaliente, como la madre que la creó, jajaja
    Y, además, con ella he aprendido unas cuantas palabras nuevas, jeje.
    Un relato genial, encantador y supercalifragilisticoespialidoso, :))
    Un abrazo, Eme.

    ResponderEliminar
  5. Seguramente la chica de las gafas azules no es archivera, ni estudiante, ni espía... seguramente lleva una vida muy parecida al resto de las chicas con las que Boloduy se topa por la calle. Pero no importa, porque para Boloduy hoy no existe nadie más en el mundo, y ya se encarga ella de inventarle una vida digna de escribirse en el mejor de los libros. O tal vez, tal vez la vida que merezca escribirse es la propia vida de Boloduy y su imaginación portentosa, como la de quien maneja sus hilos, que es capaz de inventarse varias vidas diferentes para una sólo persona. Muy bien escrito Eme, creo que terminaremos por encariñarnos con Boloduy. Un saludo.

    ResponderEliminar
  6. Ayyyhh! Me ha encantado esos bolsillos llenos de historias que nos cuenta Boloduy, qué bonita esa imagen de la chicha de las gafas azules con todos esos detalles que hacen que soñemos con ella.
    Querida Eme, me haces soñar, imaginar como una niña y llenar las palabras con ensoñaciones que algún día tuvimos, precioso.
    Un abrazo colorido y afectuoso querida amiga.

    ResponderEliminar
  7. ¡Hola, Eme! Es curioso, tras leer este relato he pensado que Boloduy bien podría ser el conector de un libro de relatos. Algo parecido a EL Hombre Ilustrado de Ray Bradbury. Pero es que entonces he clicado en el enlace y he comprobado que en aquel relato de septiembre te comenté lo mismo. Así que... Un fuerte abrazo!!

    ResponderEliminar
  8. Hola compañeros, esta vez os responderé en grupo. Gracias, gracias por vuestros comentarios:
    *Tara, tú a lo tuyo, vuelve cuando quieras
    *Mamen, es un cuento, y sí la verdad como dice Rosa o comenta Jorge, le podríamos decir a Boloduy que nos cuente algo más de esa chica de gafas azules o mejor aún que nos cuenta sobre la vida de Boloduy. Sé que es tímida y por alguna razón no puede salir de su casa y vive por querer vivir en la vida de los demás, se imagina como son y a que se pueden dedicar, tiene cierta fijación con los oficios de las personas que ve y les gusta.
    *Hola Rosa, Boloduy es un personaje muy, muy especial, siempre que ella quiera podremos contar con sus historias.
    *Josep, sí tu no sabes que imaginación tiene, de la madre no sabemos nada, pero seguro que prefiera no contar mucho de ella. Ay como me encanta la Mary Poppins, jeje y los de las palabras nuevas, me parece genial, pena que no me hayas dicho cuales son ¿no será una de ellas bibliotaje? jaja.
    *Jorge, y yo que me alegro, encariñarse de Boloduy es fácil, ya te lo digo yo.
    *Xus, qué lindo eso que cuentas de ser una niña, tal vez sea lo que tiene de encantador este personaje que nos hace ver la vida que nos gustaría tener a través de sus ojos, sí cuantas cosas soñamos de niñas, cuántas...
    *David, pues mira que inspirarte el mismo comentario, epaaa, ya me gustaría hacer un libro pero me temo que Boloduy no se si está por la labor de seguir contando muchas más historias. Gracias por tu animoso comentario.
    Bueno aquí termino, un abrazo y mil besos a todos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bibliotaje, risastente y gingerofobia, jeje
      Otro abrazo.

      Eliminar
    2. Ay mi Josep Mª, gracias por responder, te cuento que bibliotaje y risastente son inventadas jaja, la otra uf, por desgracia existe, te dejo toda la información en la respuesta que le he dejado a Julia. Un abrazo mu fuerte.

      Eliminar
  9. Precioso cuento, Eme. Menuda imaginación la de Boloduy, ¡y la tuya, amiga mía!
    Me ha encantado la sencillez del mismo y lo redondo que te ha quedado.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias linda, Boloduy te manda un beso, y yo, y yo ;))

      Eliminar
  10. Desde luego como dicen los compis vaya imaginación tiene Boludy y su creadora. Me ha gustado como nos hacia ver a la chica de azul. Me parece que ha de ser de lo más interesante conocerla. ¿Lo de la gingerfobia existe? No me gustan nada las etiquetas y lo mucho que le gusta a la gente ponerlas.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Conxita, pues sí compañera lo de la gingerofobia existe, parece increíble: "miedo a los pelirrojos" fobia a los pelirrojos porque traen mala suerte, o porque lo relacionan con el diablo, qué fuerte. Gracias por la observación, creo que es interesante tenerlo en cuenta. Un beso

      Eliminar
  11. ¡Qué imaginación la tuya, Eme! La chica de las gafas azules inspira para adjudicarle mil y un porvenires, pero todos ellos trepidantes y llenos de interés. Es pelirroja, y a mí me encanta la gente pelirroja. ¿De verdad hay alguien que pueda tenerles fobia y hasta le han dado a eso un nombre? Este mundo está loco de remate...

    ¡Un beso grande sacado de mi bolsillo! :))

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Julia, se lo acabo de contar a Conxita, me parece algo horripilante. "Porque resulta que la gingerofobia es, nada más y nada menos, que el miedo irracional que sienten ciertas personas hacia los pelirrojos. Y más atrocidades que te he buscado:

      "No sabemos cuánta gente padecerá este miedo tan extraño, ni por qué se produce, pero lo cierto es que es una fobia que está bastante fuera de lo común. Los pelirrojos han desatado todo tipo de teorías: por ejemplo, en la Antigua Grecia se creía que una vez un pelirrojo moría se iba a convertir en un vampiro. Y durante el Imperio Romano, los esclavos pelirrojos costaban más dinero que el resto. En Egipto, eran quemados en sacrificio en honor al dios Osiris. Durante la Edad Media, en cambio, se consideraba que el niño pelirrojo había sido concebido durante la menstruación. En la caza de brujas del siglo XVI y XVII, muchas pelirrojas fueron quemadas en la hoguera por ser juzgadas como brujas simplemente por su color de cabello. Y Eva, la de Adán -que en un principio era rubia o castaña- cambió el cabello por rojo al comer la manzana; y el demonio es pelirrojo, ya que el color rojo se considera el color del sexo y la degradación moral.Incluso en el siglo XX se cometieron atrocidades: Hitler prohibió el matrimonio entre pelirrojos para evitar niños con este color de cabello".
      Y se podría contar mucho más de este tema...
      Gracias Julia, un mundo que hay para hacer de todo con los demás, vamos a inventar la "etiquetofobia" jeje. Un beso

      Eliminar
  12. Emerencia, que bueno que Boludy nos descubra otro de sus fascinantes bolsillos parlantes, ja, ja. Y que maravilloso que sea ella precisamente quien se descubra asi misma en esta historia.

    Esta chica de gafas azules y accesorios azules me ha dejado un buen sabor de labios, ese aire de seriedad sin ser odiosa y de misterio sin ser intrigante me ha parecido genial, una personalidad sencilla pero interesante, tal cual imagine a Boludy.

    Eme que lindo hacer de detective con ustedes dos y adivinar la verdadera identidad de esa Boludy de gafas azules.

    Imagino que lo del gengibre debe de relacionarse con los pelirrojos por el color rojizo del te al hervirlo.

    Me ha gustado mucho leerte, creo que te paso lo mismo que a Boludy con la chica de las gafas azules, te descubriste a traves del personaje de Boludy, que es tan tan genial, imaginativa, y excelente narradora y ser humano, al igual que tu.

    Te envio un cariñoso abrazo amiga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Idalia, me da alegría que las ocurrencias de Boloduy te hayan parecido fascinantes, pero amiga aun todavía no sabemos mucho de ella, solo lo que sus ojos ven y esa imaginación suya que vuelaaa. Boloduy empieza a ser intrigante por lo que veo, habrá que esperar un poco para que ella nos cuente quién es y como vive; mientras lo hace la iremos descubriendo a través de la vida de los demás, ella se imagina como son y como podrían vivir y a que dedican o se dedicaran en el futuro, eso la mantiene muy, muy entretenida. Un abrazo Idalia.

      Eliminar
  13. Originalísimo y precioso cuento. Me ha encantado!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Marta, feliz finde!!! Un abrazo

      Eliminar
  14. Cuando te leo resulta tan tan fácil meterse en Boloudy y en la chica de las gafas azules, (su retrato me encanta), que todo alrededor desaparece menos la historia, y aunque es Boloudy quien nos cuenta el cuento, quien mira por la ventana y ve en el parque a la de las gafas azules siento a ambas fundidas la una y en la otra en rojo y azul.
    Hay, además, otra subhistoria interesante, y es la autora que ejerce el oficio de archivadora o registradora, intuyo que es ahí precisamente donde nace el cuento, entre libros y legajos llenos de polvo. De polvo mágico, pues solo puede ser esta deliciosa y doble fantasía del polvo de estrella.
    Este doble cuento es, más que para analizar (que también), para disfrutar… de los colores, de la frescura, de las palabras de términos casi científicos (suena mucho mejor efélides que pecas, a pesar de no saber que significaba), del miedo atávico a lo diferente (al pelo rojo), a las curiosas y estudiosas brujas que estudian pergaminos, a las de piel fina y coraza de acero reforzado.
    Me encanta que te inventes palabras, risastente debería contemplarlo la RAE a partir de ahora, a pesar de que yo no puedo evitar leerte con una sonrisa bobalicona.
    En definitiva, Emerencia, un cuento delicioso y delicado, hermoso e ingenioso y demás calificativos terminados en oso. Un cuento osado para disfrutar con él.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola mi niña Isabel, ¡¡¡¡ay que no te acordabas del señor del sombrero marróooon!!! fue la primera historia que nos contó Boloduy (te vas a acordar rápido) http://viajeyfotos.blogspot.com.es/2017/09/el-hombre-del-sombrero-marron.html (en septiembre, uy, cuanto tiempo ha pasado ya).

      No solo fue la primera historia de Boloduy, también fue cuando comenzaste a visitarnos en este blog, a raíz del Tintero de oro de septiembre.

      Esta nueva historia comienza con una chica que vi en una cafetería, iba de azul, muy inspiradora; después le sigue esos detalles de archivos (hubo un tiempo que los visitaba a menudo) y lo de espía, eso no te lo puedo contar, ssssh es se-cre-to pro-fe-sio-nal, jaja. Lo de risastente, me divierte la palabra, solo con decirla en voz alta ya te ríes jajaja. La gingerofobia es que es muy fuerte ¿verdad? y estoy había que contarlo. Me alegro que te haya gustado. Gracias siempre por tus observaciones; rebuscar entre los párrafos, oír las comas y encontrar las sombras de las palabras. Es una motivación para crear nuevas historias. Un beso compañera.

      Eliminar
  15. Precioso y delicado cuento es este texto, lleno de matices y sutileza, que recuerda al anterior de Boloduy y predice los que vendrán después y que serán, sin duda, tan bellos como estos dos que he tenido la fortuna de leer y disfrutar. ¡Enhorabuena!
    Te deseo mucha suerte en el "Tintero".
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Patxi, alguno que otro se le irá ocurriendo a esta niña Boloduy. Nos vemos en el Tintero, pasaré a leerte. Un abrazo

      Eliminar
  16. Leyendo a Patxi me entero de que hay más cuentos de Boloduy que yo la he bautizado Boloudy, ¿dónde están... por dónde los puedo leer?

    ResponderEliminar
  17. Ya decía yo que el nombre de Boloduy me sonaba un montón ;)

    Es un cuento precioso Emerencia, me gusta tu modo de escribir, ya se que me repito un montón, pero lo que hay es lo que hay.

    ResponderEliminar