traductor

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documental Spain cartas de presentación Italian xo Dutch películas un link Russian templates google Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

5.5.15

FLORA Y CHAVICO


 CRUZ DE MAYO


A primeros de Mayo Andalucía se llena de cruces y en la provincia de Granada, es una tradición que está muy arraigada.
Haciendo un poco de historia. Su origen se vincula a ritos ancestrales. Posiblemente ya en los cármenes árabes se celebraran en el interior de sus patios, se hicieran altares con cruces adornadas con guirnaldas de flores y junto a ella se colocaban objetos de prestigio y riquezas del simbolismo cristiano.


Con esmero y cuidado se añadían piezas de cerámica, de cobre, mantones de manila y todo aquello que pudiera ser exhibido. Flores y plantas, frutas del tiempo, cereales, vino, pan…
En los barrios en el Albaicín y el Realejo las clases menos pudientes organizaban las cruces colectivas en plazas y corralas y los vecinos prestaban sus mejores ajuares para que sirvieran de adorno a los altares. Se celebraban concursos y se competía por la más bonita y elaborada. La cruz se honraba con cantes, coplillas y bailes, comidas y oraciones.


Ahora se celebra en la calle, en rincones, patios y bares. Fiesta de varios días con adorno de banderillas y sonido a sevillanas. Por lo general, hay un recorrido preparado para conocer la ruta de las cruces y embriagado de comida y bebida.


No puedo evitar caer en la nostalgia. Aún hoy se recoge la tradición de mis abuelos. Hornos de leña, chimeneas donde se hacía la comida, el olor a azucenas y celindos, el color de geranios, claveles y rosas. Y las comidas tradicionales: esas migas con su morcilla y su longaniza, las gachas, calabaza frita, carne en salsa, bollos de aceite con el huevo, tortillas de patatas, pestiños y buñuelos que con tanto esmero hacían y hacen las abuelas.



La colchas de croché, el brasero, la romana de pesar, las cestas de mimbre y esparto. El campo por esta época trae fruta multicolor: níspero, chirimoyo, caña de azúcar, mango, aguacate, papaya.


Y el detalle del “pero” pinchado con unas tijeras para que los que pretendan criticar la estética del altar se les corte de raíz el comentario, con las tijeras, claro. Pero eso sí, hay que dejar un "chavico", un reconocimiento por el trabajo. Es curioso, aún se conserva esta palabra que viene de ochavo, una antigua moneda de cobre, de poco valor que correspondía a dos maravedíes.


 Y es que la historia siempre está presente en nuestros días.
La primavera siempre se ha celebrado de una manera u otra ya sea con cruces de Granada o con los patios de Córdoba.
Todas las culturas desde la más remota antigüedad han celebrado la llegada de la primavera con la consagración a los dioses de la naturaleza. En la antigua Roma, las fiestas de la primavera se vinculaban a la diosa Flora. Las Floralias tenían lugar a finales de Abril y primero de Mayo. Son fiestas muy ligadas a sociedades agrícolas donde la cosecha era una bendición de importancia trascendental.

8 comentarios:

  1. Encarna Jiménez8/5/15

    Encarna Jiménez
    Bonita composición.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Jose luis paisajista8/5/15

    Jose Luis Paisajista
    6 may. 2015
    La estación de las flores y de la celebración por su llegada. A mi siempre me ha cogido más de cerca los Patios de Córdoba, pero tengo constancia de lo espectacular de las Cruces de Mayo de Granada. Aquí en Sevilla esas tradiciones se han perdido o han fluido en otras costumbres donde la flor ya no tiene un papel tan relevante, quedando patios y cruces floridos en pequeños reductos de alguna casa particular, comunidad de vecinos o barrio. Comparto el post. Un saludo. 

    ResponderEliminar
  3. Gracias por compartirlo, la diosa Flora se pondrá muy contenta;) un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Marilu Pawlizki8/5/15


    Marilu Pawlizki1:33
    Bellísima tradición es una pena que con el tiempo se vaya perdiendo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Marilu, no creas Almuñécar, de donde son las cruces ganadoras de este año, se conserva ese sabor popular. Saludos

      Eliminar
  5. ¡Ay Emerencia qué recuerdos!
    Cuando estaba viviendo en Madrid y era joven, fuimos un año unos compañeros y yo a Granada por cruces. Creo que cruces vimos pocas, pero nos lo pasamos como pocas veces en la vida. En la noche, había lugares en los que no podía darse un paso!!! La pena es que nunca he ido en el Corpus, y mira que me gustaría.
    Me has evocado miles de recuerdos.
    Muchas gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti!!! me alegra que te haya evocado viejos tiempos. Sí, claro que sí, en Granada es muy popular. Cuando era estudiante tenía más encanto, después se desmadró la gente cuando cerraron el centro. Está perdiendo bastante identidad como fiesta y folclore, solo los mayores (quien si no) la cuidad con más esmero. Un abrazo

      Eliminar