1.5.17

SUBIDME






Subidme a la sierra en esas noches tercamente estrelladas, donde el universo se me acerque más y pueda desvanecerme en ellas. Allí donde delimita la frontera de lo invisible, donde las sensaciones son de altura, esas de las que abajo ya no quedan. Subidme donde ya no me pueda oponer a nada y dejadme allí para tantear aquellos dominios y cada uno de sus espacios; pero hacedlo cuándo las lagunas se ausenten y las nieves ya no resbalen, que no haya huellas, solo mis pisadas en los caminos abiertos de esas montañas. 









Subidme, donde la refracción sea solo la de la propia pizarra. Por querer ver, veré lo que quiera, pueden ser destellos o vapores que se disipen. Allí seré capaz de tasar las joyas más diminutas de la vida y admirar sus detalles. Y por escuchar también lo intentaré hacer, aunque habrá veces que todo me parezca incierto. No es que dude de mi pensamiento, es solo que procuré hace tiempo que las mentiras se las lleve las ráfagas del viento. Allí, en lo más alto, pronto habrá un silencio que apague las voces, los gritos y las semanas blancas. 






Quiero alzarme a la cumbre en una silla vacía, con las nalgas al viento; trotar en el aire y acercarme a ese Veleta impávido y robarle hielo al único nevero que le queda para los cócteles de verano. No tendré miedo de caerme porque no habrá resbalones, ni baños en la nieve, ni deslizamientos en palanganas.







Subidme allí donde la perfección se afana tozuda en sacar fuera la verdadera primavera florida; cuando la sierra abre sus páginas en verde y convoca a las flores a que salgan. No hay frontera más invisible, no hay barrera más vulnerable que haga brotar la vida en una sola gota. Entre la nieve y la piedra hay establecida una alianza perpetua. Se derrite una y se resquebraja la otra, y entre medias, brotan esas especies dormidas que se descubren como almohadillas y que reptan como lamparones. Unas gráciles e insinuantes y otras de apariencias espinosas. Allí cascajares y piornales, allá andará la dedalera en el camino o tras la roca. 









Buscaré en los resquicios de afiladas aristas las Siemprevivas, me ahuyentaré sola y me iré lejos de esa real manzanilla. La intimidad del vientre pétreo guarda celosa las Arenarias, y en los rastros de agua hay Estrellas plateadas. Me perderé con estos colores de brujería, tonalidades que enmudecen a unos pocos apasionados. Y es que esta vida latente es pequeña y pasa desapercibida; a muchos le es ajena y ¡qué suerte! porque sus secretos se quedan a bien recaudo, que ya lo han hecho durante siglos como cofre enterrado.










La última noche que estuve allí la cumbre se afilaba por el lado bueno de su cara. El resplandor me caía detrás dejando unas siluetas solapadas, no estaba sola, de esto estoy segura. Recuerdo cómo se transparentaba el cielo con ese azul, un azul que mimetizan de forma sorprendente las delicadas gencianas. 






Quiero que la oscuridad de nuevo me envuelva en la noche con la desidia de las sombras. Y si alguna queda, que sea las de la tarde cuando el sol se sonroja, aclarando unas y oscureciendo otras. 








Subidme a Pradollano que ya estará enmudecido por estas fechas. No se despertaran sonidos donde haya luces apagadas. Solo quedan esos vigías observando, los que delimitan las sendas de las estrellas y rastrean sus halos. El viejo observatorio rojo se ha quedado fijo en la polar porque su giro está empequeñecido con los ojos del otro, uno más nuevo y más glorioso. 








Subidme y dejadme allí para esconderme en ese lugar de culto que queda en mitad del rastro que deja el sendero de piedras y lajas. Me ocultaré en su pórtico. Allí no hay entrada, ni salida. Es un templo invisible en donde solo una imagen se alza; la de la señora blanca, la de nieve, la que visita el zorrillo con las primeras luces de la madrugada buscando migajas. Allí esperaré la hora, bajo su manto, hasta que asome la más bella vía láctea.







Pero ¿qué hacen? Acaso ¿ya me están despertando?









 OTRAS ENTRADAS DEL BLOG RELACIONADAS 


35 comentarios:

  1. Preciosas fotos y precioso texto; yo también quería subir a donde " la perfección se afana tozuda en sacar fuera la verdadera primavera florida". Me encanta la montaña, hay pocos lugares de la naturaleza donde se esté mejor, quizá, en la margen de un río.
    Un beso, Emerencia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Ángeles, acabo de visitar y leer tus últimas hazañas, espero que te estés recuperándo (qué odisea chica). Me alegra que te quedes con esta frase que me apuntas, y créeme, que después de leerte te comprendo, jeje. Ya somos dos las que disfrutamos en las alturas y también en los ríos, pero con puentes, que hay que disfrutarlos a lo largo con sus dos orillas. Un beso

      Eliminar
    2. Hola, de nuevo; ya te respondí en mi blog. Te reproduzco algunas frases, en copia y pega y en el blog está el comentario completo (para no llenarte este con lo mío). Te puse: A mí no me ha ocurrido nada. Es un relato inventado en primera persona con intención literaria (...)No hay nada de mí en todo él: ni soy así, ni estudié Turismo, ni tengo esos achaques, ni mi marido está jubiliado ,... (Continúa en mi blog)
      Bueno, mi niña (apelativo cariñoso, canario), siento la confusión y me alegro de que disfrutemos con las alturas. Un beso grande.

      Eliminar
  2. Pura poesía, me ha encantado. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenida de nuevo Sol, qué alegría. Gracias, que encanto. Besos

      Eliminar
  3. Y el arte se hizo verbo, y los sueños azules observaron la vía láctea en un carrusel de estrellas y sentimientos encontrados. Una preciosidad de texto, aterciopelando las palabras como susurros de la eterna primavera por venir.
    Un abrazo y enhorabuena artista.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Miguel, a ti también te salió la vena poética en este sueño azul. Muy bonito eso de aterciopelar las palabras como susurros... no si ya verás con que arte primaveral te va a salir la próxima reseña cinematográfica ;). Un abrazo

      Eliminar
  4. ¡Qué maravilla! Enhorabuena Eme, cada palabra me ha llevado allí, allí donde delimita la frontera de lo invisible... creo que nos has llevado a todos con tu prosa poética a maravillarnos contigo de la naturaleza.
    Un fuerte abrazo Eme y feliz noche.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Xus. Me alegro que te hayas ido conmigo a esa frontera de lo invisible, donde viven estas maravillosas plantas que salen cuando la nieve de desbarata. Un abrazo

      Eliminar
  5. Que bonito de verdad, tanto sentimiento hecho poesía y con una fotografías tan bonitas. Me encanta como sientes la naturaleza, y como la describes. Gracias por hacerlo. un beso. TERE.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un beso Teresa, y yo que me alegro que te haya gustado. Mi pasión botánica y la fotográfica se han juntado en esta entrada. Gracias

      Eliminar
  6. Qué texto tan precioso y esas fotos... El azul de esa genciana (o de otra muy similar) es de esos azules que se me metieron en el alma cunado la conocí y esa Vía Láctea, nos transporta a través del Universo hacia un camino con vocación de infinitud (la que no tiene el Universo)
    Muy buena entrada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, me alegro todas esas sensaciones de la que me hablas. Las gencianas son una maravilla. Como esa delicada copa puede salir de entre las piedras sin apenas tallo solo flor. Es misteriosa al igual que la vía láctea arqueando el cielo ¿o es el cielo el que la arquea? interrogantes. Un abrazo

      Eliminar
  7. Qué hermosa la conjugación que has hecho de las palabras con los elementos de la naturaleza, eso sólo puede ser obra tuya,Eme, tienes una habilidad especial para ello y que admiro. Las fotos son divinas.
    Gracias por este post. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Chelo, a partir de ahora me animaré más a este tipo de conjugaciones. A ver que tal me tratan las musas. Un beso

      Eliminar
  8. Fantásticas fotografías, me han encantado y las palabras con las que las acompañas hacen que una tenga ganas de estar allí arriba. Me gusta mucho cuando veo a esas "tímidas" florecillas brotar en sitios adversos.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Conxita, gracias. Guay, así no me voy sola. La flores son pequeñas pero aguantan todo el verano hasta que las cubre de nuevo la nieve con ese manto gélido, ahí resisten y sobreviven cada año. Un abrazo

      Eliminar
  9. Emerencia, tus textos son magníficos. Pero, si me lo permites te daré un cariñoso consejo, yo habría titulado este artículo "Seguidme"; que es lo que apetece al leerlo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola José, qué alegría verte por estos lares, gracias. Seguidme, sí, me gusta, es todo un piropo al relato. Un abrazo

      Eliminar
  10. Maravilloso texto acompañados de esas fotos que invitan asubir a las cun¡mbres y desde allí disfrutar de ese aire puro y limpio. De esas texturas en la rocas y las flores silvestres que nacen como un milagro entre peñascos. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Mamen, me alegra que tú también quieras seguidme en estas sillas vacías y subamos a respirar este aire, tocar las texturas y descubrir esas florecillas silvestres, un verdadero milagro como tu lo dices. Un abrazo

      Eliminar
  11. Para tu entrada no puedo añadir ni media palabra, solo expresar la emoción que he sentido entre tus palabras e imágenes...
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Suni, qué alegría verte de nuevo por estas páginas, muy amable tu comentario. Un abrazo

      Eliminar
  12. Hermoso texto y bellísimas fotografías de una naturaleza que en ese lugar es sobresaliente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Norte por pasarte y subir conmigo. Un abrazo

      Eliminar
  13. Qué manera más bella de describir un lugar al que seguro que amas tremendamente por las palabras que has plasmado. Es poesía pura, Eme.
    Además, es que las fotografías han sabido captar la esencia del lugar que te ha inspirado que, por cierto, qué diferente se muestra de una estación a otra.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Macarena, es el misterio de estos lugares, que en verano lucen con otro traje totalmente diferente al invernal. Las especies se hacen únicas y por tanto, muy vulnerables y mira que se encuentran bajo metros y metros enterradas en nieve. Qué milagro ¿verdad? Un abrazo

      Eliminar
  14. Qué maravillosa prosa poética la que tienes, y si encima la unes a lugares perfectos donde encontrar la serenidad y la paz, el resultado es algo mágico. Es imposible no dejarse embriagar por tus palabras, Eme.
    Además acompañas al texto con unas fotografías espléndidas (me ha impresionado el azul de las primeras).
    Enhorabuena de nuevo, por tus preciosas letras.
    ¡Un abrazo muy fuerte!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Ziortza, muy amable, me alegra que te haya gustado. Es un lugar que inspira en todos los sentidos. Tiene como bien dices también esa magia. El azul allí es muy limpio son más de 3000 metros sobre el nivel del mar. Podemos ver el cielo con muchas tonalidades cuanto más bajamos, más claros, por que hay más polvo y contaminación en la atmósfera, por eso a veces hay sol pero el cielo se ve blancuzco. Es lo que ocurre en Granada. En la sierra nevada el azul se intensifica y es un regalo verlo así. Un abrazo

      Eliminar
  15. Lo he vuelto a leer y me ha vuelto a gustar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias José, bueno es un doble honor viniendo de un alma de poeta. Un abrazo

      Eliminar
  16. Me dejas sin palabras para catalogar esta ensoñadora manifestación del alma que conoce y sabe valorar y admirar el encanto y la belleza sin igual de la vida en todo su esplendor natural.

    Leerte sin dudas que nos sube el animo, que manera de describir y sacar a relucir el poema que es cada metro cuadrado de la naturaleza y sus miles de formas, ruidos y silencios, pero mas que todo, la hermosa sinfonía de amor que es su conjunto.

    Gracias por esta belleza Eme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eres muy amable Idalia, gracias por dejar este cariñoso y motivador comentario. Un abrazo compañera

      Eliminar
  17. Emergencia. Un texto maravilloso donde la naturaleza se funde con el corazón y nos transporta a vivir la belleza serena de la montaña. Y cuándo llega la noche sentir como un manto tachonado de estrellas te arropan y te inundan con su magia.
    Las imágenes Preciosas!!

    Un cálido abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Sneyder, que bien volver a verte por aquí aunque sea cerca de las estrellas. Un abrazo

      Eliminar