traductor

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documental Spain cartas de presentación Italian xo Dutch películas un link Russian templates google Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

8.7.16

CÁDIZ Y SUS PLAYAS





De nuevo me sumerjo en el mar mediterráneo, paseo por alguna de sus playas y me atiborro de costa. Me fascina ese mar que cubre la tierra como manto de mineral salado, escarbando la costa y mellando orillas. Las playas tienen ese poder que atrapa (he escrito varias entradas de viajes y encuentros marinos, encontrarás los enlaces al final).





La costa gaditana es muy heterogénea, en ella encuentras todo tipo de enclaves litorales. Una gran parte de éstos se han protegido, son muy especiales. Hay formaciones dunares modeladas por el viento, algunas son verdaderos monumentos naturales que han permanecido en la fisonomía del paisaje. Estas dunas son depósitos de arena arrastrados por la deriva de las mareas y por el fuerte oleaje. Forman cordones, cinturones, que amarran y que ciñen todo el borde de la playa. La fina arena arremete contra la vegetación existente y la traga poco a poco; se amontona, se adhiere a las raíces, a los tallos, pero las plantas no se doblegan, con el tiempo se han adaptado a esta agresividad granular y a estos caprichos de los vientos marinos. A merced de éstos, las dunas envivecidas marchan campantes sobre las gramíneas cercanas a la orilla; se van deslizando lentamente por las delgadas hojas, quedando agazapadas, solo dejando entrever los duros y punzantes extremos de sus lanzas. 




Hay aromas en el aire a romero y a sabina, a resina de pino piñonero, y un poco más alejados de la orilla hay sabores gin que embriagan, son los enebros marítimos, que discretos y pacientes están convencidos de que el tiempo les da la razón.





Y ahora procura que la luz no te ciegue, evita, vomita esos brillantes reflejos marinos del mediodía, refúgiate entre los taludes calizos al amparo de esas franjas de conchas fosilizadas, únicos testigos de aquellos fondos marinos que aquí ya estuvieron.




Esta costa de la luz se extiende desde la “cíclica” Chiclana de la Frontera, pasando por Veger, Conil y Barbate y llegando hasta Tarifa, la puerta de entrada al continente africano.

Echemos anclas y disfrutemos de algunas de estas playas.




Las más llamativas y kilométricas son La Barrosa y Sancti Petri. Parecen grandes llanuras de interminable espuma blanca, donde los surfistas engarzan sus tablas y los atardeceres estilizan sus trazos. En ellas la mirada se pierde en el horizonte y cuando caminas por su orilla da la sensación que no llegas nunca, no hay fin. Mis preferidas son las calas pequeñas, como las de Conil.  


 




Esas que están recogidas en la intimidad de la costa, entre roquedos y senderos alejados del carril rodante. 



Solo el capricho te lleva a su encuentro. Te asomas, bajas y dejas caer el tiempo. Algunas quedaron aisladas; los escalones que tuvieron en la roca fueron arrebatados por el fuerte oleaje. Estas calas tienen unos nombres curiosos: calas del aceite, cala de roche, cala del aspero, cala del pato,.. No es difícil encontrar en ellas algún ancla abandonada, alejada de la almadraba. 




Si esperas ver caer el ocaso en alguna de ellas encontrarás una sinfonía alegre de colores naranjas, rojizos que se van tornando morado por el réquiem del día.




¡Qué sería una costa sin un faro! Uno de los lugares más bonitos de la costa de Cádiz, por su singularidad y belleza, es el Cabo de Trafalgar y Caños de Meca






Ese saliente donde está el faro blanco es un tómbolo enorme de arena que rodea el islote. Bajo él existe una plataforma rocosas que se queda al descubierto con la marea baja. Es un lugar denominado el arrecife, lleno de curiosidades.






Hay formaciones circulares como si hubiesen sido talladas en la roca (cuentan que de aquí se sacaban piedras de molino). Son círculos dibujados por la marea, caprichosos, que siguen no sé qué extraños patrones de origen natural y de aparente vida efímera. Un baile de pies de elefantes marinos. Más cerca del faro, las algas verdes se peinan sus largas melenas extendidas sobre las rocas. La marea se adentra en resquicios, baja en tropel por la plataforma rocosa rompiendo en cascada. En este extremo del mundo la flota británica venció a la escuadra franco-española, sí, frente a este cabo de Trafalgar. Un dominio del mar, conquistó del miedo a toda costa.




Hay otras playas, no muy lejos, donde el viento parece arreciar más, abriendo verjas y pinchando cuerpos, como las de Tarifa, pero no son tan especiales, es un mundo de surfistas. Prefiero tomar una carretera al noroeste de Tarifa que te lleva entre llanuras y pastizales. Allí está, abierta a la historia, esa vista de la ensenada de Bolonia. Cerca de esa monumental duna, entre pinares, se encuentran las ruinas de una completa ciudad romana situada frente al mar, Baelo Claudia. No hay palabras para describirla. Observala, y siente lo que pudo ser el trasiego de los siglos por este tramo de costa.


playa de Bolonia. foto de archivo



Y hasta aquí este periplo costero, no sin antes dedicar esta crónica de viaje a todos los seguidores de este blog, algunos os despedís hasta la vuelta del verano y otros os quedáis por aquí. También os dejo una mención particular a aquellos que fertilizaron encuentros en esta primavera y que afianzaron lazos de amistad bloguera. 




“Si el viento es favorable, y con este entusiasmo de adolescente, voy a seguir el rumbo, ese que me llevará a descubrir nuevos lugares. Mis velas me traerán segura a buen puerto; allí recogeré del buzón historias para llevarlas a mi camarote, y en noches de mar calma con mi botella de ron añejo y con el ojo de buey a medio abrir, me trasladaré por renglones, prosas y versos con el sueño de ganar tiempo y ver si algún día alcanzara, por fin, tierra firme donde anclar mi barco”. Yo misma


Otras publicaciones de la costa mediterránea: 






18 comentarios:

  1. Maravilloso como nos muestras las playas de Cádiz, se ven tan libres del ladrillo, libres de chiringuitos, solo hay naturaleza como me gusta a mi encontrarme las playas. Estuve por Cádiz solo una vez recuerdo El Puerto de Santa María. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Mamen, eres un sol. Sí realmente hay poca edificación en estas playas, al menos las más pequeñas que están protegidas. La próxima vez que vayas a Cádiz anímate a conocerlas. Un abrazo

      Eliminar
  2. Leerte hoy, bajo el filo del invierno gris en Buenos Aires, fue como dar un paseo salado y luminoso por la playa. Muchas gracias por describirla tan vivamente, Eme!!! Me llevo los perfumes que regalas ;)!

    Un beso grande.

    Fer

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Graaacias Fer!!! qué bonito. Sí allí en Buenos Aires será invierno, bueno al menos puedes disfrutar este trocito de costa con sus luces y sus aromas. El perfume de enebro es uno de mis preferidos, ahí embotelladito te lo mando. Un beso grande!!

      Eliminar
  3. Soy una enamorada de Cádiz¡ He vivido en pueblo-ciudad-campo y espero pasar mi final por estas playas.
    Un Beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Ana por compartir estos recuerdos, no es mal sitio para seguir viviendo. Un beso

      Eliminar
  4. Emerencia, en este caluroso sábado que gusto da ver esas fotografías y playas casi desiertas. Muy bonitas, casi nos llegan esos aromas que describen tus letras. No conozco Cádiz ni sus playas pero espero pronto solucionarlo.
    Y espero en un próximo encuentro conocerte.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Conxita por la visita, creo que somos las únicas que andamos por aquí de ese grupo de la primavera....Tienes que ir a Cádiz, es una gran desconocida, su ciudad y su costa, yo me enamoré de cada rincón. Besos

      Eliminar
  5. Hola. Nosotros nunca hemos estado en las playas del sur, pero ahora nos hacemos una idea de lo espectaculares que son. Gracias. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Fran, cómo me alegra verte de nuevo por aquí y además, me ilusiona también que conozcas estas playas a través del blog. Merecen la pena disfrutarlas, espero que algún día podaís escaparos. Un abrazo

      Eliminar
  6. ¡Qué maravilla de entrada! Me encanta como relatas tu viaje por las costas de Cádiz. Es preciosa. Yo no he visitado todas sus playas, pero todo lo que he visto de Cadiz es una maravilla.
    UN besillo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias María, me alegra verte por aquí. Sí que es bonita, pues nada a animarse, es solo proponerselo, con peques y todo, os iba a encantar, total es saltar un poquito de la fantasía de Almería hacia el oeste, no más, unas horitas ;) un abrazo

      Eliminar
  7. "Cái" que dicen los gaditanos. La conozco y he vivido por allá un buen tiempo de mi vida.
    De sus playas conozco algunas, pocas, pero suficientes para haber visto desde ellas ocasos espectaculares y barcos a lo lejos.
    Una buena entrada para un verano tan caluroso.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Francisco, gracias por pasarte por aquí y traer tus recuerdos "cáitanos" Un abrazo

      Eliminar
  8. Bellísimas playas e imágenes. Como siempre, un magnífico reportaje escrito y gráfico.
    Visité hace muuuuchos años esa zona y conservo muy gratos recuerdos. Desconocía, sin embargo, la existencia de esas ruinas romanas.
    Un caluroso abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Josep Mª es un gusto compartir estas experiencias con gente como tú y gracias por hacerme también partícipe de tu visita por estas tierras. Las ruinas romanas, Baelo Claudia, son magnificas y en ese escenario natural es algo indescriptible. Un abrazo

      Eliminar
  9. Las playas de Cádiz son espectaculares y la provincia y sus pueblos blancos ya son para desmayarse... quizás por eso me escapo todos los años allí de vacaciones ;) ;)
    Muchos besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Erika, qué bien que compartas conmigo esos viajes por tierras gaditanas. Sí los pueblos blancos de toda zona, desde Málaga a Huelva conservan ese encanto serrano, en otra ocasión también fui a visitarlos, te paso el enlace. Un abrazo
      http://viajeyfotos.blogspot.com.es/2014/02/pueblos-blancos.html

      Eliminar