traductor

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documental Spain cartas de presentación Italian xo Dutch películas un link Russian templates google Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

2.3.16

GÁRGOLAS Y QUIMERAS







Algunas son monstruosas pero no dejan de ser bastante peculiares ¿verdad?Estas curiosas criaturas las podemos encontrar en algunas catedrales, iglesias y monasterios.  Representan animales, humanos o humanoides, mitad humano y mitad animal, y éstas últimas sí que llaman la atención.





Me pregunto ¿dónde estaría puesta la imaginación de los arquitectos y escultores de entonces para hacer estas figuras? 


Una de las catedrales más conocidas es Notre Dame, en París. Esta catedral junto con la de Lyon, fueron las primeras en presentar estas figuras mitológicas. Hoy día se han convertido en un verdadero atractivo turístico. Me impresionaron mucho cuando fui a verlas.






Están ahí, quietas desde 1845 
¿las veisAl parecer se hicieron para la restauración de la catedral de Notre Dame. 











Crearon esta galería de gárgolas y quimeras entre las dos torres altas. El novelista Victor Hugo las inmortalizó en sus libros, él consideraba que formaban parte de escenas indescriptibles, llenas de misterio.




 Las esculturas son bastantes grandes. Las que más sorprenden están en pedestales, asomadas mirando la ciudad y a todo aquel que está en la plaza de la catedral. Para subir a verlas son casi 400 escalones por una estrecha escalera de caracol que te deja sin aliento; y es cómico, porque lo primero que te encuentras, aparte de las impresionantes vistas de la ciudad (maravillosas por cierto, las mejores de París) es la figura de la estirga burlona sacando la lengua 


!qué graciosilla ella!




Más de cincuenta figuras entre quimeras y gárgolas repartidas en grupos o solitarias que las vas viendo por un estrecho pasillo entre las dos torres. Parecen como expectantes, esperando a que ocurra algo con actitud de vigilantes. En un rato parecen cobrar vida y salir de entre la piedra para echar a volar o trepar entre las cornisas. 
Como dije antes, 
impresionan.






Los diablos, trasgos, harpías y grifos de leyenda hacen volar la imaginación.

 Estos bestiarios, como algunos le llaman, siguen siendo un enigma. Por un lado en la época medieval eran ejemplos moralistas. Los pecadores podían convertirse en esos monstruos si tentaban al mal.....


Se les asustaba con estas expresiones faciales y estas poses; espíritus maléficos con cuernos, orejas puntiagudas, barbas, alas membranosas, cola, patas de cabra y semblante amenazador, todos signos demoníacos




Pero por otro lado, también las quimeras eran consideradas signos mágicos para mantener alejado al diablo.





¿No os recuerdan estas esculturas a murciélagos, cabras, cormoranes, monos, águilas? ¿verdad? que por cierto, también controlan las alturas y los abismos más oscuros.




 Actualmente lo que si se confunde bastante es el nombre general que reciben: gárgola y quimera, y es que a las dos se las ve en las cornisas pero tienen una función muy diferente, aparte de adornar y estar esculpidas en piedra.

 Según la mitología griega la quimera era un monstruo con cabeza de león, cuerpo de cabra y cola de dragón. Monstruo horrendo hija de Tifón y de Eduidna, que vagaba por las regiones de Asia Menor atemorizando y engullendo rebaños y animales. 

Después siguió siendo una criatura fantástica compuesta de partes de otras, que es la imagen que nos ha llegado a nosotros.

La gárgola viene del francés gargouille es “hacer ruido cuando entra agua a lo largo de un tubo o de una canaleta". Un nombre curioso, algo así como hacer “gárgaras”. 



 


Me pregunto ¿cómo a una función tan simple de desagüe se le haya podido poner tanto empeño y arte? Los romanos al parecer fueron los pioneros, ellos ya esculpían los canalones decorativos de desagüe y los sumideros del agua de lluvia. 

El ejemplo más interesante de las que he visto de gárgolas en España son las del Monasterio de San Juan de los Reyes, en Toledo.





Hay una amplia representación de figuras diferentes entre sí, inspiraciones religiosas y tradicionales: monje, ángel, gaitero, …


Me cautivó el dragón, ese animal fantástico y legendario, de los más reproducidos por el arte medieval. Un animal capaz de destruir con sus ojos. Por eso también se le ha atribuido al diablo el símbolo del dragón, con esas alas similares a las de un murciélago. Una asociación de oscuridad y de caos. 




 
 


Unas figuras que no dejan de sorprender donde las veamos, imaginativas y prácticas, son canalones para el agua, y quién lo diría ¿verdad?


14 comentarios:

  1. Buenos días joseme, has tocado un tema que me fascina ya que esas pequeñas grandes obras de arte nos miran impertérritas en el trascurrir del tiempo sí pudieran hablar las cosas que nos contarían. Recuerdo una entrada que realice sobre las de Friburgo que son de otro estilo que las expuestas en la entrada, pero me llamo la atención una muy curiosa (ya que está mostrando el trasero desnudo) el escultor, resulta que ya por aquel entonces existía la protesta pues era una clara alusión a un gentil hombre. Me ha gustado la entrada, te invito a ver la mía. Un cordial saludo.
    http://imgenespngymuchoms.blogspot.com.es/2014/05/gargolas-testigos-mudos-del-pasar-del.html

    ResponderEliminar
  2. Hola estoy encantada con tu comentario y gracias por compartir la admiración por estas pequeñas obras de arte. He visitado tu enlace, igualmente lo recomiendo, me encantan lo curiosas que resultan, en tu caso nada monstruosas, sino mucho más peculiares. un saludo.

    ResponderEliminar
  3. seres feos, esperpénticos, originarios de la mitología, la brujería, la magia, que de alguna manera nos asustan pero en el fondo nos seducen y consiguen nuestra admiración

    ResponderEliminar
  4. Si, es cierto Rosa María, gracias por tu comentario. Un saludo

    ResponderEliminar
  5. Me encanta, Joseme. Esto es lo que comenté en el libro sobre la arquitectura: "Desde las portadas esculpidas nos amenazan, con frecuencia, los terrores del juicio final y del infierno; en distintos puntos de la fachada y en los capiteles tallados, las fabulosas gárgolas, las quimeras y un sinfín de monstruos, diablos y todo tipo de criaturas grotescas nos hacen guiños y nos contemplan desde la piedra que les retiene. Se dice que estas figuras demoníacas ejercen como guardianas del propio mal que representan, de modo que actúan a un tiempo como resguardo y como lección de piedra".
    He disfrutado con tu entrada. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Carmen, gracias por tu referencia bibiliográfica, tan tuya. Un abrazo

      Eliminar
  6. Hola, Joseme. Espectaculares. Casualmente, la semana pasada descubrí algunas en Santiago de Compostela, aunque no en la catedral. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola José Juan, gracias por andar por mis dominios aéreos ;) de quimeras. Qué bueno cuando vaya, que quiero ir pronto, las intento buscar. Un abrazo

      Eliminar
  7. Siempre me han cautivado; siempre. Misteriosas y estáticas, como detenidas. Con su aspecto terrorífico y extraño, siempre me han dado pena. Me ha parecido que estaban condenadas a verlo todo, a vernos a todo pero sin poder moverse.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Eva, sí algo así me ocurre con ellas, "condenadas a condenar, a recordar" que bueno, gracias por pasarte por aquí. Un abrazo

      Eliminar
  8. Un tema fascinante y lo has escrito muy ameno (como siempre).
    Me atrae mucho este mundo tan simbólico y sumamente atractivo y a la vez tan extraño para nosotros, para esta época.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Suni, "tan extraño" sí tal vez ¿por que no somos tan supersticiosos? pero aquello tiempos además de inocencia y analfabetismo, todo era simbólico pero a la vez lleno de misterio, eso me encanta. Gracias. Un abrazo

      Eliminar
  9. ¡Hola Joseme! Me ha encantado el tema de hoy. Aunque tengo que admitir que no soy la fan #1 de las gárgolas, siempre me han llamado mucho la atención e, igual que tú, me volví loca cuando visité Notre Dame. Son impresionantes... no te imaginas la cantidad de fotos que tengo.
    ¡Besos! :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. hola Alexandra, gracias por tu visita a este mundo "quimérico". Notre Dame es espectacular, me hubiera quedado allí "colgada" con alguna de éstas. Me lo creo yo me he pasado bastante tiempo seleccionando las fotos. Besos!

      Eliminar