GreenGarden

JARDINES Y CIUDADES





Si nos gusta la jardinería un viaje se convierte en un verdadero placer para los sentidos. Ya no es sólo la satisfacción de descubrir una nueva cultura y ver monumentos con identidad propia, es mucho más.

Generalmente el jardín se encuentra junto a ese monumento ya sea palacio, catedral o icono del país. Te ofrece el momento para relajarte, dejarte llevar, tranquilizar la mente y sobre todo tus pies ¿qué ves en cada jardín diferente a los demás? ¿qué tiene de novedad? ¿qué te inspira?




Son las preguntas que nos hacemos los amantes de este mundo maravilloso del jardín. Nos gusta descubrir SU ESTILO: impresiones, colores, matices y formas que lo hacen ÚNICO.

Nos gusta ver como el espíritu creativo del artista que lo inspiró permanece vivo y latente. Cómo dibujó los macizos de flores, los arbustos y árboles, donde ubicó los elementos arquitectónicos, los caminos, los bancos, las estatuas y las fuentes,…..cada uno formando parte de este TODO.





Quiero hacer llegar por un instante lo que cada jardín me ofrece, con su estilo y cómo me hace descubrir facetas nuevas de la ciudad.




Un viaje a GRANADA es disfrutar de los jardines de La Alhambra. 
Jardines de setos recortados de boj y ciprés, borduras de mirto y arrayán, rosales de mil colores junto a fuentes y surtidores; ver la acequia real como hace fluir su agua por doquier ¡qué maravilla!











La impresión árabe en cada rincón y en cada patio del palacio; como éste del Ciprés de la esposa de Boabdil donde se encontraba con su amante. Un espacio íntimo.








El Generalife, la casa recreo de los  sultanes, es todo un simbolismo poético y religioso y así lo manifiestan sus jardines. Es el momento de buscar la tranquilidad, el refresco espiritual. Jardines abrazados por muros y apartados del mundo exterior. Los aromas a azahar, a jazmín y a lavanda te envuelven en ese instante.








AVILÉS nos traslada al jardín paisajista con el parque de Ferrera. Árboles y arbustos plantados al azar que inspiran libertad, saltar y correr por sus extensas praderas verdes recorrer sus senderos sinuosos encontrándote con lagos donde patos, cisnes y gansos disfrutan de lo lindo en su paraíso particular. Bancos con gente leyendo, comiendo o simplemente con sus pensamientos. Niños jugando. 




Pienso que todos lo jardines están impregnados de un toque de romanticismo.
 Y  sobre todo este hermoso jardín del palacio Schömbrum en VIENA, 
la residencia de verano del imperio de Sissi. 
Sólo me faltó vestirme de época con vestido largo y peluca de bucles 
y pasear por el jardín llena de bordados y encajes. 
No tenía duda que es un jardín barroco.






En estos jardines barrocos la geometría y la perspectiva se amplia, 
La planta hecha dibujo a capricho sacándole los colores. 
Borduras, macizos de flores, plantas recortadas.
 El espacio está medido al milímetro es un jardín encorsetado diseñado para contemplarlo y admirar su belleza. 
Jardines que he encontrado también en BRUSELAS 
y en BOURGES en Francia.



También he visto jardines convertidos en colección como éste, cerca de AMSTERDAM en Keukenhof, espectacular!!! Treinta y dos hectáreas pintadas de color a trazo de pincel con la floración de los tulipanes. Un diseño realizado con millones de variedades de bulbos. 
Quién lo ha visto no lo ha dejado indiferente. 






La floración está al unísono de una música celestial. 
El trabajo de los jardineros es estupendo siempre pero aquí, es impecable; 
no puede haber tanta perfección en el cuidado de las plantas.



Quién diría que esto fue en el siglo XV un terreno de caza, donde se recogían hierbas para el castillo de Jacqueline de Baviera. De hecho Keukenhof significa “el jardín de la cocina”. En 1949 fue la primera exposición de plantas bulbosas y ahora se ha convertido en un festival anual. Para visitarlo hay que hacerlo entre marzo y mayo.



Hay otros jardines donde se mezclan los estilos, hay praderas y cerramientos, estatuas y borduras, setos recortados…. PARIS te ofrece esta variedad en 
Las Tullerías. Vas paseando de un extremo a otro y toda esta mezcla maravillosa la puedes ver en un paseo de apenas dos horas.







Sí hay algo en común en estos jardines 

es la influencia del Renacentismo italiano
En todos los rincones hay estatuas, 
desde clásicas a modernistas. 
Son el foco de tu atención y tan llamativas 
que merece la pena ir contemplándolas
 una a una. 


 



Las zonas de pradera están muy bien cuidadas, están hechas para el disfrute de pisarlas y tumbarte sobre ellas. Los macizos de flores como siempre, tan llamativos de una gran gama de colores.

Tu caminar pasa de la calma y el descanso a zonas ajardinadas donde se te revitaliza el ánimo.





Hay también caprichos modernistas, techos ajardinados como éste de unas oficinas en GRANADA, cubierto de pequeñas plantas cespitosas como tejiendo una alfombra; 






o los balcones y tejados de esta casa en VIENA, Hunderwasserhaus, llenos de más de doscientos árboles, arbustos y césped. Todo un reto al diseño y no quiero pensar en el jardinero que mantienen a raya tanta vegetación, sorprendente ¿verdad?




Y por último, un jardín muy especial para mí y maravilloso, 
el de los fondos marinos. 
Plantas de corales variados y multicolores, 
Aquí las flores se mecen con el mar. 
Un jardín que algún día
me gustaría visitar.

 
fotos de archivo


el arte del jardín


Cada planta tiene un lugar de origen, han viajado a los jardines del mundo para adornar y brillar con luz propia dando pinceladas de colores, formas, texturas y aromas.







Salieron de las selvas tropicales, del lejano oriente, de Asia, de Nueva Zelanda y Australia, de la mano de descubridores y coleccionistas, de colonos y navegantes. Expediciones marítimas de coronas del viejo mundo las encierren en pabellones de cristal.





Consideradas muchas de ellas como las plantas del descubrimiento, las llamadas “exóticas”, fueron centros de interés de investigadores, jardineros y médicos. Llamaron la atención por su exuberancia y su misterio: flores y hojas hermosas, la gran mayoría usadas indígenas para curas y hechicerías.














LAS PALMERAS



Son el elemento tropical por excelencia. Son barca y techo, cesto y sombrero, ropa y cuerda, madera y mueble, aceite y azúcar, vino y licor, arco y flechas,…..Una gran riqueza de recursos y fuente de bienestar en sus regiones de origen. Repartidas por todo el mundo son un elemento que no falta en los jardines. Son el símbolo del paraíso terrenal y de la fertilidad. Las curvas y líneas que al contemplarlas dan sensaciones y emociones de islas paradisíacas y paisaje inalcanzable.






Los colonizadores, y después los indianos, las consideraban un emblema; fueron plantadas en sus casas solariegas como símbolo de poder y riqueza.
Las casonas y los palacetes de estilo colonial tenían su jardín de palmeras significando que habían “logrado hacer las Américas”.
Actualmente son políticos y promotores los que deciden que las palmeras son mensaje de tropicalidad y exotismo, placeres y lujo. 









EL AGAPANTO



El lirio africano o lirio del amor se encuentra entre macizos donde abre al sol sus umbelas florales violeta azulado. Anuncian el verano. Los ejemplares más viejos florecen con más de treinta florecillas azuladas que sobresalen como paraguas de entre las hojas.
Los africanos la usan con fines medicinales y como amuletos para evitar el miedo y atraer el amor.


















EL NENÚFAR

Dice la tradición griega que el nenúfar es una ninfa de las zonas tropicales. Una ninfa que florece en primavera con el sol y que siempre está arraigada al fondo de las profundidades del estanque. También llamado lirio de agua era considerada por los egipcios como una planta sagrada del Nilo. Una flor que se abre con el día y se cierra por la noche durante más de cuatro días. De ahí que aparecen esculpidos en templos y columnas. Venerados en china aparecen en las expresiones artísticas.







LA CHEFLERA

La planta calamar por sus hojas entre 7 o 9 que salen del mismo punto. Sus frutos a modo de radios de sombrillas son muy llamativos por la variedad de colores. En las selvas de los bosques chinos de donde es nativa aparecen incluso trepando por árboles con raíces aéreas.





EL BAMBÚ


Del lejano Oriente
Silencio, elegancia, soledad y paz.
¿Quién puede imaginar al bambú creciendo un metro bajo la lluvia en un día? Pues sí, ¿cinco centímetros en una hora? Espectacular. Durante su juventud prepara sus raíces para después subir y subir, hasta llegar a los cien años que es cuando al parecer florece para morir.
Tan resistente que construyen puentes con él, muebles y hasta delgadas láminas de papel. Los primeros libros chinos hechos a mano se elaboraron con tiras de bambú.
Símbolo de las tradiciones chinas, considerado el “caballero” de la armonía y el honor. En los lienzos chinos imprime la belleza.








CLIVIA




Oriunda del sur de África, llena de color los patios y portales en primavera, en el jardín se encuentra bajo los árboles entre los claros de sol. Ramillete de grandes flores anaranjadas que se ofrecen durante largo tiempo en la planta saliendo de entre las hojas acintadas como un centro estelar. Mitad venenosa mitad medicinal dicen los entendidos que se usa en tierras africanas para las contracciones uterinas durante el parto.



EL FLAMBOYÁN



 



Árbol de Madagascar, maravilloso cuando florece; flores anaranjadas entre sus delicadas hojas verde brillante. Muy usado como árbol de sombra en verano por la forma de parasol que tiene. Se le atribuye propiedades medicinales para el reuma y para problemas respiratorios. Y con sus habichuelas gigantes se hacen maracas.


ÁRBOL DEL CORAL






Erythrina crista-galli o cresta de gallo roja, es de origen sudamericano con hermosos racimos rojos de flores que no producen ningún perfume pero  son el néctar de colibríes. 



FLOR DE LOTO




El Nelumbo o loto asiático es arte y mito en la India donde es considerada como la flor nacional. Pureza, belleza, sabiduría y serenidad que trasmite con sus hermosas flores y sus grandes hojas redondeadas que emergen erguidas de entre las aguas. Representa el amanecer y el atardecer, el nacimiento y la muerte. En el budismo se representa Buda sentado en una gran flor de loto rosa. Los colores de la flor tienen un código espiritual




FICUS RELIGIOSA


Árbol sagrado de los budistas e hinduistas. Oriundo de Asia. Su sombra es lugar de meditación. La higuera sagrada donde Buda alcanzó el nirvana, la iluminación de la verdad suprema, por ello está en todas las pagodas. Hay ejemplares verdaderamente milenarios que estrangulan con sus poderosas raíces aéreas las paredes de los templos. A sus hojas llamativas que pendulan de entre las ramas se le atribuyen poderes curativos contra las hemorragias.




Un agradecimiento a esos artistas maravillosos: Vincent Van Gogh, Luis Pérez, Odilon Redon, Consuelo Vidal, Mutis, Joaquin Mir, Klimt, Monet, Joan Miró.

 Y a esos jardines únicos: Jardín histórico de la Concepción de Málaga y Jardín de El Majuelo en Almuñécar (Granada)



JARDÍN MUSEO DEL BONSÁI DE ALMUÑÉCAR




Este jardín es una visita que no se pueden perder los amantes de las plantas cuando viajan a la costa de Granada. Desde 2008 es una referencia de apasionados del arte del bonsái. Se inauguró con más de 200 arbolillos. Ahora que tengo la oportunidad de disfrutarlo y últimamente más por asuntos laborales quiero compartirlo con todos vosotros.






Es una estupenda muestra de especies asiáticas; algunas traídas por maestros japoneses en los encuentros y jornadas que se han realizado;







y por supuesto, hay plantas europeas y autóctonas de la provincia de Granada y de la costa mediterránea como acebuches, robles, pinos, granados, algarrobos, tejos, sabinas, enebros, higueras, olivos,..













Un gran número de arbolitos en bandejas que están dispersos por todo el jardín. Esculturas vegetales maravillosas, algunas centenarias. La mayoría sacadas de su medio natural, talladas y donadas por los maestros japoneses, italianos y españoles del bonsái para ser expuestas y conservadas en este museo. 
Hoy este lugar es también una escuela de cursos para aficionados dirigidos por un maestro instructor que gestiona y conserva este maravilloso jardín.







Dicen que cada bonsái tiene el alma del que lo ha creado y modelado, cuidarlo exige esfuerzo y pasión y sobre todo mucho tiempo, por eso trasmite una gran energía. En Japón tiene un gran simbolismo es como mantener la vida que fluye de generación en generación cuando se hereda de un familiar.










 

En este jardín hay elementos llamativos de la cultura japonesa como linternas de jardín, estanque de carpas sagradas, jardín seco, jardín húmedo, fuentes budistas y puertas torii.






Más de 2000 años han pasado desde que los monjes taoístas en China conservaban árboles en maceta como símbolo de eternidad, el puente entre lo divino y lo humano, el cielo y la tierra, este es el verdadero significado del bonsái. Ahora se reparte por todo el mundo como una afición esnobista del siglo XXI y cuando esta cultura pierde fuerza en Asia en el resto del mundo comienza a cobrar fuerza y ya son muchos los amantes de este arte.




 




Es un jardín único y merece la pena visitarlo, no te dejará indiferente, la luz, la música y las plantas que acompañan a los bonsáis hacen que vivas un momento de paz y sosiego.











La Contraviesa es una comarca desconocida y hoy os hago entrega de estas estampas floridas entre Sierra Nevada y el mar Mediterráneo de la costa granadina. 



Ya están sus flores aquí, con las primeras nieves de este invierno.
No puedes pasar de largo sin detener la mirada en este árbol rústicamente hermoso.

Se le llama la novia de las montañas, por ese vestido hermoso, el más breve, el que solo dura un par de semanas. Un tejido de seda blanca y rosada que cubre las vertientes alomadas entre sierra y mar. 


Pero no es invierno, es primavera, siempre es primavera cuando florecen los almendros. 



Cómo podría retrasar la caída de sus flores, dejar sus pétalos clavados en las ramas. 
Cómo poder contemplar este maravilloso espectáculo unos días más.


El néctar y el polen pesan en el aire, es un momento que embriaga. Nueve meses de gestación y pronto podremos comer la rica almendra, la mandorla de los árabes, la Ha-migdala de los sirios.


Huele a miel, ese olor que te acompaña por senderos y bancales que matiza de dulzura el camino que baja por los barrancos.


Maravilloso cuadro pintado por la mano más hermosa, la de Natura.



CARPOBROTUS



MESEMBRIANTHEMOS Y GAZANIAS

En estas fechas de la primavera el sol baja a la tierra y se convierte en flores con colores que parecen que prenden a la vista.




Cuenta la leyenda que fueron antaño semillas de la corona del plasma solar que cayeron en el sur de África y desde aquí colonizaron la tierra. Cada año para la entrada del verano se convierten en un renacimiento efímero pero con la intensidad de lo eterno.


A la caída de la tarde sus rayos se pliegan para volver al día siguiente a arder. Los seres de la noche saben que siempre brillarán en el germen y en la savia.


Sus finos rayos dorados, púrpuras, amarillos o anaranjados siempre intentarán cubrir la tierra con la esperanza de ser estrellas con luz propia que giren a nuestro alrededor.


Son flores que permanecen unidas a las entrañas de la tierra, rastreras y suculentas con interior cristalino.



La brisa del mar les aviva su alma y la arena les caldea su sed.









Un pensil que se aprecie no debe de dejar indiferente a nadie.
Cada primavera debe sorprender con la floración de algunas de sus plantas. 
Un motivo de inspiración para todas las almas que deambulamos por sus alrededores.






Árboles que se adornen con guirnaldas de flores



Como este maravilloso Coral,
 que con ramas tortuosas ( y con alguna que otra púa) se expone al viento.

Un árbol que opte por echar la flor antes de la hoja es porque cree que le va la vida en ello. 

Un largo viaje para este desconocido árbol.
Desde tierras sudáfricanas vino a colonizar nuestros jardines y llenar de rojo bermellón nuestros azules cielos.

Con apenas la energía del invierno en su savia pronto se llenará de hojas y pasará desapercibido, será uno más en el jardín.



Muy cerca de él está otra amante del sol, la Bauhinia.
 Su nombre suena a doncella ¿verdad? siempre me ha gustado este nombre.

Es muy caprichosa en colores
 y con un origen mucho más extenso: desde la India a Florida, pasando por Vietnan y China.
Y es que realmente nos recuerda los jardines orientales.




Y por curiosidades que no quede.

Quién podría imaginar que en este florido pensil haya un árbol con la gracia de curar. 





Y es que la Bauhinia tiene propiedades medicinales. 

Sus hojas pueden bajar los niveles de glucosa en sangre, o al menos eso dice la medicina tradicional. 

Una enfermedad al orden del día y pendiente de investigación como tantas otras.

Nos quedamos por ahora con sus flores que han hecho
por una semana que nos olvidemos por un momento de temores e incertidumbres. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario