traductor

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documental Spain cartas de presentación Italian xo Dutch películas un link Russian templates google Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

20.4.16

ES FLORENCIA, ABRE LA VENTANA





Estamos en una habitación con vistas. 

Abre las ventanas y corre las cortinas ¡qué maravilla, mece con tus ojos la cuna renacentista! ¿No te seduce esa cúpula del Duomo? ¿y ese puente Vecchio? Mira como sobresale la torre del Palazzo Vecchio y la silueta de la basílica de Santa Croce.



Es Florencia, una de las ciudades más bonitas que conozco. Te dejo abierta la ventana. Contempla lo que es un día en esta ciudad, desde su mañana hasta el ocaso. Siempre es así, fascinante.




Me hincho la boca de aire y ¡puf! ¿Por dónde empiezo? Mirándola me vuelvo neogótica, tiro la chaqueta de cuero negra y me paso al White-collar workers con listas toscanas verdes y rosas, simetría y sencillez, adaptada a medida. Me convierto en Lucy Honeychurch de la novela de E.M Foster y me enamoro de Miguel Ángel en el puente que atraviesa el río Arno; me visto de medievo carnaval con Galileo y Giotto para ir a Piazza de Santa Croce. Y aquí no acaba la aventura, porqué ahora toca trepar por el Campanile bajar por la escalera espiral de la cúpula y raptar a Brunelleschi.




Sí, Sufrí el Síndrome de Stendhal. Creí que era exagerado, pero todo es cierto. Puedes llegar a abrumarte las maravillas que estás viendo. Me quedaría para ir todos los días a la Galeria Uffizi, disfrutar como se merece  esa colección renacentista de obras únicas del siglo XV y XVIII. Allí dentro quedas como suspendida en el aire. Atravesando el pasadizo (parte de ese corredor secreto de G. Vasari) puedes llegar hasta el Palacio Vecchio y después bajar y disfrutar de todas las esculturas de la histórica Piazza della Signoria…





“Stacciata” te quedas. Arte y pensamiento andan sueltos por las calles y plazas del casco histórico de esta ciudad. Es una explosión creativa, donde la innovación y la creación dieron nombre al Renacimiento. 


Florencia es vital, a la vez que hermosa. 



Calles con cafeterías y trattorias, capuchino o helado, pizza o pasta, combinados con esos largos paseos de la historia del arte. Calles con motos scooter, esas vespas ideales para transitar por donde el tráfico no rueda a cuatro ruedas.

Mira como aparece la cúpula entre las estrechas calles. Es Soberbia. Uno de los recuerdos que más aprecio de este viaje, la sorpresa de ella en cada esquina.





Esta habitación que te he reservado tiene unas ventanas florentinas que te voy a abrir para ti, descubre la magia de Florencia.


UNA VENTANA A LA HISTORIA 


Recuerdo una frase de Dante “considerar vuestra simiente, hechos no fuisteis, para vivir como brutos, sino para perseguir virtud y conocimiento”. Creo que raras veces en la historia se haya concentrado tanto genio que dominaran todos los campos para hacer avanzar una sociedad. 


Florencia fue centro histórico, artístico y financiero ya en la edad media, y bajo la dinastía Médici brilló con el gran Ducado de la Toscana. Lorenzo de Médici fue el encargado de los trabajos de Miguel Ángel, Da Vinci y Botticelli. La riqueza burguesa fue la que impulsara que Florencia fuera y sea una referencia de arte y cultura. Comercio, bancos, papas y arte han hecho que esta ciudad conserve este patrimonio.




El Fiorino (El florín) tuvo mucho que ver en ello; fue una moneda de oro que la consagró. Se introdujo en 1252 y fue la primera moneda europea que tuvo un papel comercial importante durante los siglos XIII al XV. No se recordaba otra moneda de referencia desde la caída del imperio romano, de los dinares musulmanes y de los bisantes bizantinos.

La flor del lirio o lis (flos en latín) está en el anverso de la moneda y es símbolo heráldico del escudo de la ciudad. Os sorprenderá saber que esta moneda sirvió como modelo para otras como el florín de los Países Bajos que hasta 2002 (cuando entró el euro) fue su moneda de curso legal.

UNA VENTANA AL ARTISTA


El ingenio, la maestría de artistas que podían ser pintores, pero también arquitectos, escultores, escritores,… figuras que alcanzaban una dimensión que está fuera de la óptica de los mortales.
El artista nacido y hecho para todas las formas y esferas del arte.





El artista es además un maestro, cabeza de taller, establecido en un gremio. Un monopolio artístico con un poder sobre cualquier actividad, incluida la comercial de esa época. El artista alcanza su mayor dignidad social y profesional. Son creadores de la imagen del poder o la fe. 

Para los gobernantes este arte es un prestigio personal, una fama eterna, la gloria.

UNA VENTANA AL DUOMO



Tal vez sea la referencia más conocida de Florencia y del Renacimiento. La Piazza del Duomo. La basilica de Santa María del Fiore con la poderosa cúpula de Brunelleschi, el Campanile de Giotto y ese Baptisterio de San Juan de origen romano con una maravillosa puerta del paraíso, un bronce dorado con bajorelieves que te deja boquiabierta.



La basílica tardó en construirse 170 años para convertirse en un símbolo de poder y riqueza de la capital toscana. La belleza externa de estos edificios son esas bandas que alteran en vertical y horizontal de mármoles blancos (de Carrara) prato (verde) siena (rojo). Los ventanales son soberbios, de artistas celebres como Donatello y Lorenzo Ghiberti (también autor de la puerta del paraíso).

Pero si tuviera que quedarme con algo, sin dudarlo, ¡esa cúpula! La mayor de su clase en el mundo, un icono envuelto en un misterio: su construcción, un secreto de ingeniería. Nada menos que 16 años para construirla. Su creador, un orfebre sin formación de arquitecto que se inspira en el Panteón de Roma y derrota a la gravedad con la sencilla tecnología de la época.



La subida a la Cúpula fue toda una aventura (me recordó la subida a la cripta del faraón Keops en la gran pirámide de Guiza). Una espera en una interminable cola durante horas y..... cento, duocento, trecento, quattrocento ¡436 escalones! No aptos para los que padecen fobia a los espacios cerrados. 



Pero, ¡qué experiencia! estar dentro de esa bóveda octogonal de 45m de diámetro y a 100 de altura atravesando pasillos y escaleras y a pocos metros (que casi tocas con la mano) del fresco del Juicio final de Vasari y Zuccari. El enorme Lucifer !de más de cinco metros de altura! y las escenas más violentas de diablos maltratando a condenados se deben a Zuccari, presente él mismo en el fresco junto a los duques Cosme y Francesco de Médicis y junto a un banquero de la época que daría una ayuda decisiva a la obra.




Ya ves, una vez dentro de la cúpula no hay pesares que valga. Es emocionante, te impacta toda ella por dentro y fuera. Se sube hasta la linterna de mármol y las vistas de la ciudad son fantásticas.



La ciudad se abre ante ti. La Florencia medieval, la renacentista. Conservando todo el encanto de una ciudad de las artes. 




UNA VENTANA AL PUENTE VECCHIO

 

El Ponte Vecchio, ese puente medieval con sus casas colgantes uf!! ¿no os parece único?  Con sus ventanas multicolores lleno de pequeños comercios sobre el río Arno. Es uno de los más emblemáticos que conozco. Ya sabéis mi pasión por los puentesDicen que es el puente  de Europa más antiguo que se conoce, diseñado por un pintor y arquitecto (como no) Taddeo Gaddi. Su origen fue romano, de madera, y después se hizo en piedra. Brunelleschi fue orfebre aquí con sus primeros trabajos artesanales.

 




Se decía que en este puente no se pagaban impuestos antes, ahora creo que sí, ya me diréis la mayoría de los negocios son de joyeros. También hay músicos, retratistas y vendedores callejeros. Todo el bullicio del turista curioso te lo encuentras aquí para ir a una de las plazas históricas de la ciudad.



 


La Piazza della Signoria, corazón de la política, centro del pueblo y lugar de ejecuciones de antaño. El palazzo Vecchio con su alto campanario y en la logia dei lanzi, en lugar refugio de hermosas esculturas, una de ellas esta del rapto de la sabina de Giambologna (Juan de Bolonia), la fuente de Neptuno, una réplica del David de Miguel Angel,…..



 



Este lugar te abriga, te acoge, es un museo al aire libre. Te sientas en los escalones a contemplar cada detalle, cada persona que pasa embelesado y no es para menos. Bajad del campanario y salid por el corredor, allí nos encontraremos en.... 

UNA VENTANA A LA GALERIA UFFIZI



Galería Uffizi (oficios) es un templo del arte. Pasea la mirada desde el gótico hasta los artistas del siglo XVIII. Esta galería no fue creada como museo, sino para dar la bienvenida a la administración y áreas judiciales de la Florencia de entonces. Tiene su entrada frente al río Arno y al puente Vechio. Para construirla fueron demolidas muchas otras construcciones, algunas iglesias incluidas.






Los Médicis aportaron la mayor parte de la colección de arte. Muchas de las esculturas renacentistas que dieron nombre a la galería (Galería de las estatuas) fueron llevadas a otros museos. Permaneciendo una colección de maravillosos pintores: Botticelli, Giotto, Miguel Ángel, Rafael, Tiziano, Caravaggio o ¿eran pintores y escultores? si, no, los hay que fueron pintores, escultores y además arquitectos. 




Mi preferido es Boticelli. Me gusta esa delicadeza de los detalles y las minuciosas pinceladas. Como orfebre, deja impresa en sus obras el trabajo con el pan de oro como si de un repujado se tratara. Además es muy gótico y clásico a la vez. La Primavera. Una inspiración en la antigüedad clásica: los cuerpos humanos, la imitación de la naturaleza. La luz. El Nacimiento de Venus, Minerva y el centauro y la Madonna del Magnificat con esos detalles dorados de su corona acentuados sobre el rojo y el azul. 

La sagrada familia de Miguel Ángel, esa representación circular familiar con esa virgen sentada de rodillas con ese azul intenso precioso, al fondo y detrás de ellos los ignudi, personajes desnudos. Es un cuadro circular como la Madonna. Se les llamaba "tondos" y eran muy populares en la Italia del Renacimiento, sobre todo para decorar palacios o edificios gremiales. Y por último destaco otros cuadros de otros artistas que me gustaron mucho por pequeños detalles en los trajes, collares y botella de cristal.





UNA VENTANA A LAS IGLESIAS




Me siguen fascinando esas fachadas de estos edificios. Ese mármol blanco de Carrara con recuadros de mármol verde. Esa geometría maravillosa. Taracea toscana.  


Santa María Novella. Con esa fachada de la basílica tan del estilo renacentista que he descrito. Me atrae ya no solo la decoración policromada y esos aletones laterales sino también la geometría, el uso de las matemáticas para su construcción (rectángulos, cuadrados y círculos) se diría que hay más de razón que de sentimiento. Tal vez más inspiración de banqueros y militares que utilizan el arte como una forma de prestigio.



Está en una de las plazas más bonitas de esta ciudad. En esta plaza se realizaba (me imagino cuando era más grande) una carrera de coches (Palio dei Cochi) semejantes a los carros romanos.




La Iglesia gótica della Santa Croce en el barrio de los tintoreros y los curtidores. Un centro de tradición franciscana con Dante que te espera en la puerta. Pareciera que guarda las sepulturas de los grandes artistas (Miguel Ángel, Maquiavelo, Galileo Galilei, Leonardo Buni).




Toda esta basílica es interesante, dentro y fuera: Los soberbios frescos de Giotto. Las esculturas de la tumba de Michelangelo Buonarroti y de Galileo Galilei. Me quedo con esa figura a tamaño natural sentada al pie del sepulcro, alegoría de la escultura, una de las bellas artes de Miguel Ángel (ya comenté que también la pintura y la arquitectura) con su dolor y su tristeza.


 

Brunelleschi es también el autor del claustro y la capilla Pazzi.




Espero que con este viaje y con estos artistas, genios sin delirios de grandeza, hayas podido escapar y callar el mundo real.  Dan ganas de darle alguna respuesta más a la vida ¿verdad? ponerle una pincelada más de libertad y subir una piedra más, cueste lo que cueste y hasta.....

Pero ¿qué te pasa? ¿síndrome de Stendhal? Noooo acabas de EN-AMOR-ARTE





TE INVITO A CONOCER ROMA 
EN COMPAÑÍA DE DOS ENTRAÑABLES DÓMINAS