15.4.22

PRUDEN POL




Cuando Arcadio y Prudencio se encontraron,

cada uno, y a su manera, interpusieron sus reglas de fe.

De Prudencio se dijo que era un detective a trasmano,

 el caso de Arcadio, fue una revelación

 



Dos meses después de comenzar la investigación.

 

 —¿Y dónde nos lleva? Es una prueba sui generis, lo único a demostrar es que Arcadio no es parapléjico.

 —La prueba de ADN podría revelar una enfermedad congénita, o una mutación genética que le ha llevado a postrarse en la silla de ruedas.

—¿De qué lado está usted?, ¿acaso a favor de demostrar que no es un sinvergüenza? Le recuerdo, Prudencio, que soy yo quien le paga. De nada me sirve conocer su genética para saber que es un farsante; y todo por una baja laboral.

 

Un mes antes Prudencio tenía una corazonada. Las evidencias descubiertas en el polideportivo fueron el principio de todo.

 

“Tengo las fotos donde Arcadio corre por las pistas y nada en la piscina mientras está de baja por paraplejia. ¿Por qué las instalaciones no son públicas? Reservadas ¿Dónde anda el misterio? Es demasiado simple. Un trabajador que simula una enfermedad para una jubilación anticipada y se paga estas falsas sesiones de rehabilitación. Estoy harto de seguir falsos lesionados de espalda, hernias… Pero, en este caso, ¿dónde está el truco? No se trata solo de desvirtuar la carencia de daños en su columna… Si ya me dan dolores de cabeza las falsas depresiones crónicas con este caso me va a estallar. Algo se me escapa. Esto va más allá de una simple lesión medular para no trabajar. Demasiado fugaz. No se sostiene.

 

Prudencio andaba bastante fascinado con el trabajo de Martina y a ella, su toque sentimental. En uno de sus tantos encuentros fuera de la agencia, su compañera no dudó en contarle todo lo que podía desvelar una muestra biológica. Aunque Martina se centraba solo en sustancias estupefacientes y pruebas de paternidad, ella estaba muy enganchada con las pruebas de origen genético. “Pruden, un desecho en la vía pública ya no es de su propiedad”.

 

Desde entonces llevaba dándole vueltas a ese asunto, pero era caro. Al empresario tenía que convencerlo.

 

—Señor Gutiérrez, la prueba generará indicios razonables para que el juzgado solicite otra prueba para demostrar porque Arcadio nunca acude al juicio.

—Les tiene que servir con las pruebas de que no está impedido. Todo es una farsa. No debí de confiar. —Y lo decía mientras jugaba con una especie de huevos de madera pintados a los que Prudencio no le quitaba el ojo.

—Piense en ir más allá. Me da que se lo debe.

 

Prudencio es un hombre común que vive entre gente común. No es un superhombre; es lo más parecido a un antihéroe. No es El Santo, es bajo y menudo. Ni el tiquismiquis Sherlock, pero a pesar de parecer torpe tiene más olfato que todos esos “malcriados de buena cuna” que compiten con él. Se parece bastante a Carvalho, sobre todo cuando afina en sus predicciones frente a un buen plato de comida. Desde muy joven sabía que se dedicaría a un deporte de riesgo: saltar y esquivar todas las mentiras que  iban a caerle encima.

 

Entre el blanco y el negro hay una infinidad de matices. Lo único seguro es que son grises. He conocido muchos farsantes, pero este es un dios egipcio al sol. ¿Quién eres realmente?” Prudencio está eclipsado con los luminiscentes del shawarma de enfrente mientras come unos callos KLacarmen. Un par de motos hacen cabriolas cerca de la estación de Callao. Es una calle de Madrid.

 

El test de ancestros, la prueba de ADN,  no demostró solo su antecedencia con una etnia, una tribu bereber; y ahondando, se descubrió que habría indicios de visigodos venidos de Ucrania. Pero eso no fue lo sorprendente y decisivo. El cuarenta por ciento era origen estepario ruso. Por lo general, todos los españoles tenemos un veinte por ciento, pero este caso sorprendió a los investigadores. ¿Cómo podría conservar tal porcentaje? Se sabe que después de los turcos de Anatolia,  la península ibérica sufrió una cuarta oleada de pobladores del mar Caspio, de ahí esos genes. Pero después vendrían del norte de Europa y norte de África. Arcadio no era quien pretendía ser. Y no se había vulnerado su intimidad, ni su dignidad. Se había destapado  quien era realmente y solo con un escupitajo que dejó en la vía pública y una botella de agua tirada en un aparcamiento. Aunque fue considerada una prueba de naturaleza especial, fue aceptada finalmente por la juez.

 

Tres semanas antes del juicio.

 

—¡¿Ruso?!¡¡Hay algo peor!!

—Sí. Un cliente que engañe al detective que contrata.

—¿Cómo dice?

—No se trata de que Arcadio sea un impostor y de que tenga duplicidad de empleo. Usted esto ya lo sabía, ¿verdad? Es la fuga de información a la otra empresa lo que quería usted destapar, ¿no es cierto? Y sabía que yo descubriría tarde o temprano que su socio no ponía los huevos en la misma cesta. Por cierto, señor Gutiérrez tiene una bonita colección de huevos rusos. Los antecedentes de Arcadiy, y no precisamente los genéticos, no le va a librar de que sea usted también investigado por el blanqueo de capitales.

 

El universo es astuto y bastante imprevisible.

 

 





30.3.22

VÍCTIMAS de NARCICISTA

 


Los débiles. Las criaturas inocentes que no hacen mal alguno.

Las que son siempre manejadas por el miedo.

Mientras que la frialdad del imán que los atrae es, inmutable.

 

Los débiles son ventanas que pueden verse, pero están cerradas.

Conforman un escenario donde siempre

serán personajes secundarios.

Son, quienes terminan con su vida, apagándola,

para encender la del protagonista principal de la historia.

El sacrificio de los débiles es ciego.

 

Si les preguntas, ¿cómo se imaginan la vida?

Ellos, cerraran los ojos. Y aunque, cierran y abren los ojos,

no verán nada, mientras permanezcan bajo el hechizo.

 

Los débiles, tienen una persona que vive en su cuerpo y no son ellos.

Es otra que piensa y habla constantemente asomándole los dientes

Y detrás de esos dientes, tiene un arpón en su garganta

que lo clava, cada vez que los humilla.

 

Los débiles, los inocentes, se enamoraron de un sol brillante,

Una  estrella que brillaba a su alrededor, conquistándolos.

Con el tiempo, se fue convirtiendo en un tallo dentado

que les fue rasgando la piel.

Ha echado tantas raíces dentro de ellos que no pueden arrancárselo.

Intentan cortarlas. Pero vuelven a brotar como los juncos.

 

A los débiles, su cuerpo les habla porque siente dolor.

Mientras que su mente y su corazón no escuchan.

Han hecho un pacto con ese abusador que maneja los hilos de su vida.

La historia que él ha creado.

 

Porque los inocentes, tienen un par de hilos de algodón

atados a los brazos, para mantenerlos erguidos.

Cuando se los sueltan se marchan a un rincón a seguir con su castillo.

 

Los débiles intentan que el miedo ruede hasta los pies cuando duermen.

Y allí, al menos, se quede hasta que se levantan.

Durante el día buscan en los ojos de su familia y en los ojos de sus amigos,

algún pedazo de ese miedo

Pero es en vano. Están solos, y ya no reconocen su propio origen.

 

Pasan los días, y los meses. Y los inocentes remueven en silencio,

su vergüenza cuando ven esa sonrisa pegajosa que se les acerca.

Y pesa tanto el daño, que saben que, ya no hay tiempo.

Repudiarán a ese invasor que se ha apoderado de su mente y de su corazón.

Porque esa luz que desprende, duele, duele demasiado.

Les quema las pupilas. Y también podría quemarles su árbol, y su cabeza.

 

Porque los inocentes cuando verdaderamente abren los ojos, ven.

Ven, y entonces, repudian su pasado.

Los inocentes se comienzan a preguntar

en qué anillo de madera se quedaron atrapados.

 

Las víctimas inocentes saben, que son un árbol que al caer,

ningún oído estará ahí para escucharlo.

Deben levantarse solos.

Intentar desdoblarse, y mutar. Nacer, dentro de ellos.

 

Y es cuando, los inocentes buscaran el silencio, para escuchar, la verdad.

Se prepararan para habitarse, dentro de ellos mismos,

y hacerles un boca a boca, a su propio corazón.




EL VÍDEO RELATO (CON IMÁGENES)


"ESCRITO A VIVA VOZ"


11.3.22

EL ÁNGEL GUARDA UN SECRETO

 



Siempre pasaba frente a él de camino a casa, el número 19 de la calle Sister. Pero aquel día entré. Entonces,  mi pulso se paró. Y ya no volví a salir de allí.

Admiraba las balconadas corridas del frontal y las contraventanas de madera blanca. Esa entrada con el viejo escalón de mármol gastado en su parte central. En el zaguán, la puerta acristalada con esquinas caladas y los detalles grabados frente al viejo ascensor; y la escalera de mármol blanco con un pasamano de hierro. Y ahí, el angelote sonriente dispuesto a contarte el secreto.

Este cajón tiene un no sé qué que consigue encandilar. Su madera es parecida a los féretros antiguos y con un olor peculiar a medicamento. Sus molduras, la lámpara en su interior y su silloncito son piezas de arte que conservan toda su pátina original y, aunque se eche en falta una pasada de lija, cumple con su función de pequeño recibidor. Y no depende de fluido eléctrico, por suerte.

Cada día se dan situaciones inesperadas. Se fraguan sueños de casados y se traman divorcios. Escuchas palabrerías de todo tipo; por no decir la de pedos y orgasmos. También miedos, como no. Nunca imaginan qué se van a encontrar después. La luz se apaga de golpe. La media esfera del reloj comienza a funcionar. Una corriente de aire te envuelve la cara y pierdes la consciencia.

Y por fin, fuera. A esperar a que alguien te reconozca.  

Hoy cumplo las 19 vidas.




4.2.22

La FIESTA del MINISTRO. Caso no resuelto.




B.P. Vivir sin complejos.

 «Tenía que haberme dado cuenta antes y no dejarme llevar por lo trivial y frívolo del asunto».

La mansión se fue llenando de interrogantes. Algunas de ellas pegadas junto a otras en pasillos y escaleras; otras, bajo uno de los Canaletto, El capricho paladiano; varias, sobre una alfombra persa con grullas; y una, tremendamente inoportuna, en la frente de un busto de la reina Victoria. Para ser más preciso la casa de campo de estilo palaciego, conocida como Mansión Derribé, tenía toda su inspiración italiana oliéndole a alcohol; en concreto, vino blanco, también italiano, por la evidencia magnífica de cientos de envases vacíos encontrados en uno de sus almacenes;  y a cerveza, según uno de mis ayudantes adicto a esta espumosa bebida, quizás IPA por el tufo a etanol impregnado en sillones y sofás.

La mansión llevaba cerrada desde los últimos acontecimientos, nada festivos como venía siéndolo en los últimos años, sino por motivos necrológicos. Se había preparado una fiesta sorpresa para el cumpleaños del ministro sexagenario alcohólico y libertino. Esa noche se descontroló en la juerga. Eso y que padecía una cirrosis llamada desde el punto de vista meditari como carcinoma hepático.Todo esto aceleró su tránsito al otro mundo. Hasta ahí, lo acontecido no transfería a equívocos.

Según el obituario del difunto, este era bastante asiduo de la vivienda. Mantenía y poseía, en exclusividad, una de las habitaciones con mejor orientación al lago, ideal para amoríos y desvelos tras sus juergas descontroladas. Debió de despertar muchas pasiones este mandatario para que su fragmentado y descompuesto cuerpo fuera robado por dos veces de la vitrina que lo exhibía como una reliquia en el aparador veneciano de roble rojo. La dueña, devota admiradora del fallecido, mostraba algo más que apasionados lloros. Si no es así, no se logra entender como ha conseguido el rescate doble de sus huesos. O quizás sea por el sólido testamento de esta ministerial figura que por fin ha sido desvelado: fue incinerado con cien diamantes que llevaba incrustados en las escápulas, setenta en una y treinta en la otra.

Nadie sabía de este caprichoso y descalabrado antojo, salvo sus tres esposas, dos de golpe en un solo matrimonio, y por la cadena de sucesos que acontecieron en la mansión. Y una conjetura demasiado evidente: la dueña de la Mansión Derribé sabía que los huesos calcinados valían su peso en diamantes.

El ministro Boris Bolson tenía una deformación alada en las escápulas que al parecer era uno de sus mayores atractivos. En sus animados círculos le llamaban Bobo Ícaro El hombre alado. En vida él pensaría que sus agraciados y prominentes omoplatos habían sido un detalle de los dioses y no tuvo otra idea, un descabellado capricho, que incrustarles diamantes rosas de la India en una operación que duró dos días con sus dos noches practicada por un cirujano, al parecer, también hindú. Un día por ala.

Ahora la investigación cobra una nueva dimensión y se plantean serias dudas. ¿Los diamantes han desaparecido de las cenizas?, ¿o se han deshecho junto con los huesos?

En estas fiestas donde todo el mundo anda muy divertido, con la gente embriagada de alcohol y drogas hasta los topes, los corrillos de amigos no se percatan si hay algún desconocido entre ellos. Los decibelios musicales con gritos añadidos ayudan mucho para despreocuparse y la atención se desvia solo hacia quien trae más alcohol. Descontrolando así la fiesta y la confusión; la oportunidad perfecta para robar.

Una de las viudas, la más histriónica, ya está haciendo trámites para convertir los huesos en diamantes y conseguir que Bobo Ícaro se convierta en el diamante memorial más valioso del mundo. Y ante tal iniciativa, mi investigación ya podría darla por finalizada si no fuera por una observación de última hora: las iniciales de la urna no coinciden con el nombre del fallecido, al menos, de quien tenía las alas brillantes: B.P: 1962-2022 Vivir sin complejos.




22.1.22

EL ORIGEN DEL AMOR


Hola, 

Si me sigues desde hace un tiempo sabes que comencé a escribir mis historias en este blog y va para ocho años. Después, hace un par de años, probé con la narración oral frente a la cámara y me animé a crear un canal de relatos en Youtube. Y como la curiosidad me puede, pues ahora estoy aprendiendo a hacerlo con imágenes.

Es otra manera diferente de narrar cuentos y relatos. Es divertido aunque muy laborioso. 

Este cuento sobre el origen del AMOR lleva unas treinta y seis imágenes entre fragmentos de vídeos y fotos. Ni acierto a decirte las horas que me ha llevado sin levantarme del sillón. Claro, esto ocurre cuando no estás muy ducha con programas de montaje de vídeos. Además de elegir que imágenes casarían con el texto también hay que montar los audios: la voz con la imagen y con la música de fondo. Esa es otra aventura.

Espero que te guste el trabajo final. Te leo.

Mil abrazos.

PINCHA EL ENLACE 👉EL ORIGEN DEL AMOR