traductor

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documental Spain cartas de presentación Italian xo Dutch películas un link Russian templates google Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

MissRelatos


QUIERO SER VENCEJO
Quién ha dicho miedo, eso es porque no conoces a los vencejos. La autoestima se te subiría a lo más alto, al filo de las pestañas, cogerías el plumón de tu cama lo desplumarías contra la pared y te harías un traje con él, abrirías la puerta y saldrías volando. Hemos nacido para volar!!! Ya lo dijo Dante. Y este es el momento de pensar en quién o qué nos hace volar. Ya es primavera, están aquí los vencejos para quedarse todo el verano. Prepárate para volar junto a estos aeroplanos alados. Al atardecer con ese ir y venir, mezclados todos en el cielo, con golondrinas y aviones, y chillando de gusto!! Sabes, la longevidad siendo vencejo se alarga: comes la mitad, andas (bueno, vuelas) el doble y chillas (te ríes) el triple. Esa silueta de hoz, cortando el azul del cielo, verdaderos cazas (no de guerra) de insectos, con una precisión asombrosa. Una boca de embudo para chillar y tragar, tragar y chillar, y….¿ a que no sabías que lo hacen en el aire?.. la cópula que va a ser, que síiii. Qué precisión amigos míos. Dicen que no existe la perfección, bueno eso es porque no se conoce bien a los vencejos. Son una autoridad en el aire. Su forma aerodinámica está admirablemente evolucionada y es tan eficiente que os sorprenderéis de todas las cosas que os voy a contar.
 

No solo se aparean en el aire, también duermen. Os imagináis, soñar en el aire,… Ahora comprendo a Frida Kahlo cuando dijo “pies, para que los quiero si tengo alas para volar”. Ni dolor corporal, ni cefaleas, ni depresiones, ni insomnios, ni ansiedad,….. todo desaparece volando y soñando en el aire. Ahora viene lo más fantástico, cuando se van a dormir no lo hacen cerca de la tierra (y tal como están las cosas por aquí, mejor irse más lejos) empiezan a subir, todos juntos, en círculos, ayudados por las corrientes térmicas del atardecer. Suben, suben hasta los dos mil metros, allí su aleteo se hace más lento, la noche los abraza en lo más alto del cielo y con esa inercia del giro, se duermen. De un aleteo de diez movimientos por segundo a hacer siete. Para volar así habrá que renunciar a todas las cosas que pesan y además, conseguir el nirvana, con "karma" porque hay que ser capaz de mantener activo un solo hemisferio del cerebro, mientras que el otro permanece dormido. Sencillo. El vencejo se considera adulto a los dos años, bueno algunos son más precoces y salen de la soltería el primer año y hay otros que se le puede alargar varios años, todo el tiempo soltero y volando sin parar (al menos se divierten dando vueltas).
 

Como viajera, uhm, quiero ver todo desde allí arriba en el cielo celestial, hacer largas distancias, cruzar continentes, desprenderme de las barreras que me oprimen en la tierra, terrenal. La aventura la consigue el vencejo yendo liviano, ya sabemos que lo material amarra, la culpa ahoga, el rencor oprime, la libertad,….te da alas. Estas aves migratorias no necesitan brújula, ni GPS, “¿pá qué?” su navegador viene ya incorporado en su cerebro, sino ¿cómo harían un viaje de 9 meses volando sin parar? Sólo bajan del reino del aire para incubar sus huevos, hasta el material de sus nidos (plumas y vilanos) lo cogen al vuelo. Aquí es cuando tienen su particular “juego de tronos” por conseguir su rendija, alero, cornisa, resquicio, risco, talud, muro y atalaya. Si encuentras alguno caído y esperas que salga volando mal lo llevas. Son aves de altura, solo allí cogen impulso para volar. Su nombre “Apus, apus” lo dice todo, es “ave” cien por cien, sus patas están atrofiadas totalmente. Hay un tiempo para extender las alas y cuando lo hacen,… África: desiertos, montañas, mares,… El viaje hacia África central (dónde siempre es primavera) Os imagináis, más de tres meses viajando, de seis a once mil kilómetros: Liberia, Mali, Senegal, Camerún, Uganda, Tanzania, Kenia, Zanzíbar,… Ida y vuelta de España a África y viceversa. Si encuentras un vencejo al final de su vida, piensa en un epitafio, dirá mucho de ti (y del vencejo) te dejo algunos:
“Aquí acaba mi viaje, veintiún años de buenos momentos” “No estoy muerto, pensad solo que duermo” “Fui vencejo, nadie es perfecto, pero superé mi miedo a la altura”
Pinturas de Javier Hernández y Giacomo Balla  

LA CAVERNA DE LA REPÚBLICA
Hoy se celebra una fecha, la proclamación de la 2ª república española. Un acontecimiento que cambiaría el curso de la historia de nuestro país. Después le sucederían otros, y otros, hasta llegar a la situación más trágica a la que puede llegar un pueblo. Mis padres nacen en estas fechas. Quisiera intentar de alguna forma meterme en su vida desde la distancia, desde la barrera del tiempo que no acontece, desde lo que tuvo que marcar, desde el color violeta hasta el color rojo y negro, negro por el luto de los acontecimientos que sufrieron y que también les engrandecieron como personas. Buenas personas. Desde la humildad y la honradez y con la firmeza y el tesón para afrontar la vida. Un 14 de abril, como hoy, también con crisis, como hoy. Con ideales y pasiones, tal vez… no como hoy. Y yo me pregunto ¿qué mueve a un pueblo? ¿Qué mueve a un pueblo que se acuesta monárquico y se levanta republicano? república, monarquía son palabras que se me escapan, yo nací en una transición. Mis padres sí fueron los que vivieron todos esos cambios. En 1931 se proclama una república y en 1939 termina una guerra civil. Muchos emigran, muchos se exilian, muchos…..mueren… y poco, más y menos que en una década. Visto desde esta perspectiva se hace tan corto el tiempo… Les he escuchado hablar de miedos, les he visto guardar y almacenar alimentos siempre (cosa que yo nunca entendía y que les reprendía por ello) les he visto ahorrar hasta la última peseta. Leer y escribir en la libreta del trabajador, en las esquelas de la compra y en cartas a su hija. Leer y pasear la mirada en párrafos de los libros más inverosímiles en su edad más tardía. Supervivencia. Subsistir. El valor del valor. El valor de la vida, de las cosas que para mí nos la tiene. Por eso quién soy yo para hablar, pero si me permito el tiempo y las palabras para comprender.


Se hablaba entonces de derechos y libertades, no todo el mundo lo entendía así, claro. Pero estoy más cercana a la clase obrera, a la gente del campo, y como mujer además, destaco lo que más me llega. También a cuento de que nuestra sociedad española entonces era mitad campesina y analfabeta y que no había experimentado aún la revolución industrial. Los derechos y libertades. Se concedió el voto. A partir de los 23 años ya se podía votar. El 23 de abril de 1933 se celebran elecciones municipales, por primera vez en la historia de España las mujeres pueden votar en unas elecciones. Se separó la iglesia y el estado. Se reconoció el matrimonio civil y el divorcio. Se daban derechos a los trabajadores. Se hablaba de reformas laborales y convenios colectivos. Se crearon sindicatos. La mejora de la educación española. Se construyeron escuelas primarias públicas. Se improvisaban escenarios para obras de teatro de Lope de Vega y de Calderón de la Barca, la barraca de García Lorca rodaba por los caminos entonces para evadir. Se enseñaba con discos, películas y pinturas célebres en los pueblos más alejados. Había bibliotecas ambulantes. Ya existían los nacionalismos en Cataluña y en el País Vasco, incluso en Galicia. En Cataluña, la Generalidad tendría por entonces facultades legislativas y ejecutivas en hacienda, economía, educación y cultura, transportes y comunicaciones. La otra cara era la depresión económica, los enfrentamientos ideológicos, el miedo del analfabetismo, el desempleo creciente, los enfrentamientos callejeros, revueltas anarquistas, asesinatos de uno y otro bando, golpes de estado militares y huelgas revolucionarias. Vamos un hervidero. Todo lo que ocurría en esa época. El resto del mundo quedaba al margen. Los grupos inversores extranjeros no les interesaba entonces meterse en esta trifulca ideológica que acontecía, sobre todo por miedo a perder sus negocios en España. Telefónica era monopolio norteamericano, los ferrocarriles eran franceses y los tranvías y las eléctricas eran de capital belga y británico. Y una vez llegado aquí y ya en la puerta del europeísmo, de la globalización, del mundo cibernético, del poder más allá del poder y contado todo esto, me pregunto en mi propia realidad ¿qué pasó con estos ideales sean de derechas o izquierdas? porque al menos estaban definidas ¿qué pasó con estas luchas de uno u otro bando? porque al menos se luchaba por unos valores ¿qué pensarán los jóvenes de ahora de todo esto que actualmente pasa en nuestro país?¿dónde quedó la moralidad? ¿ y la moraleja? Me preocupa esta “generosidad” que ha llevado a crear una sociedad como la que vivimos, donde nadie renuncia a sus derechos pero tampoco los denuncia si los ve perdidos. Me embarga un sentimiento de esta llamada “conciencia colectiva” donde unos marcan unas prioridades en base a su propio interés personal olvidándose de la llave de un país.


La caverna de “La República” de Platón y su moraleja.
Un pasaje sobre la ignorancia tan vigente como en la época en la cual se escribió. Salir de la cueva simboliza el conocimiento. Iluminar con la verdad tratando de hacer comprender la verdadera realidad y la razón. Esta alegoría señala que elevarse a un nivel más alto requiere esfuerzo y disciplina, por eso le da tanta importancia a la educación, para conducir a los jóvenes al conocimiento de la verdad y los valores eternos y absolutos y para salvar a la humanidad de pasar la vida en un sombrío mundo de errores, mentiras, prejuicios, ciegos de los verdaderos valores.
 

LA HABITACIÓN FLOTANTE

 Siempre pasaba frente a este edificio de camino a casa. Volvía de la oficina con el ronroneo diario de lo que había sido la agotadora jornada laboral. Acercándome al número 4 de la calle Sister, el impulso de mi cuerpo se empezaba a ralentizar.. Y aquí, justo aquí, se paraba. Esta inercia ¡paf! me hacía olvidar todo cuanto traía en mi mente. Admiraba las balconadas corridas en el frontal y las contraventanas de madera blanca, su filigrana en las barandillas y ese portal de entrada. ….Una entrada con un viejo escalón de mármol gastado en su parte central. Era la nota principal del tiempo: miles de pisadas de entradas y salidas y de esperas en días lluviosos y fuerte viento de terral. Y un día, ya no pude evitar mirar adentro… Traspasé la enorme puerta de madera y entré en el zaguán. Había unos dibujos infantiles en ambas paredes que me recordaban los de la pastelería que solía frecuentar con mi madre. Una puerta acristalada con esquinas caladas y detalles grabados daba paso a la intimidad del edificio. Esta entrada también era abierta. Delante había un viejo ascensor y una escalera de mármol blanco con un pasamano de hierro pintado a juego. Había un gracioso detalle de madera al comienzo de subir, era un angelote sonriente… Casi podría pensar que al mirarlo me quería contar un secreto.
 

Con esa invitación volví a mi casa. Pasaron algunos años, años en que la crisis económica dejó mella en mi empresa. Me quedé sin trabajo y por esa suerte casual (aunque yo pensaría más bien causal) volví a este portal. Comencé a trabajar en el 4º piso de ese bloque de viviendas de la calle Sister. ¿Qué influjo, reflujo, embrujo me llevó entonces a entrar la primera vez en este zaguán? Porque desde el momento que empecé a trabajar aquí mi vida cambió. A partir de ese instante me vi muy diferente de cómo era. Siempre me había considerado una mujer bastante aburrida, apática, negativa. No sé si fueron las escaleras de mármol, el angelote, las paredes altas de mi lugar de trabajo o las contraventanas… alguno o todos me habían corrido las cortinas a una vista diferente de mi vida. Subir y bajar era un pulso divertido y estimulante. Yo siempre subía por las escaleras, saludando a ese ángel sonriente; saltaba de dos en dos los estrechos escalones. El impulso de darle más ritmo a mi corazón antes de acometer la tarea diaria. Me resultaba un ejercicio físico mañanero de lo más completo, me renovaba el aire de mis pulmones. También me era divertido encaramarme a mi trabajo tocando la suave barandilla e ir cliqueando todos los viejos interruptores de luz de cada piso.

Pasado el tiempo, descubriría que el ascensor (el que tenía olvidado hasta entonces) me cambiaría la percepción de la realidad a pesar de que al principio me produjera un gran rechazo. Podría decir que este ascensor me recordaba a la madera de los féretros antiguos y serios con olor a podredumbre y medicamento de una vida que empieza a agonizar. Hasta que un día me fijé en él. Lo miré con mucho más detenimiento. Sus detalles. Su cartel de subida y bajada… esa media esfera de reloj que marcaba el número de pisos. Traspasé la cabina y miré dentro de la caja. Sus molduras, la lámpara en su interior, su espejo y su silloncito. Una pieza de arte, por donde no había pasado lija por sus maderas, conservaba toda la pátina original. Estaba diseñado para decorar. Un ingenio y un artilugio que subía a personas (y paquetes como no) pero que además estaba creado como una sala más de una casa. Parecía una habitación flotante. Un capricho costoso, muy acertado en su tiempo, exclusividad de gente antojadiza que dejaba en los pisos bajos a las personas más menesterosas y como no, al portero. Pertenecía a esos tiempos en que no se dependía tanto del fluido eléctrico, había gas, incluso carburo y acetileno. Y ahora, por increíble que parezca este noble cajón es la razón de que existan rascacielos.
 

Cada vez que entraba y me sentaba en su viejo sillón salía diferente. Si entraba triste salía sonriendo, si entraba enfadada con solo abrir su puerta ya cambiaba mi expresión: Bastante, mucho, más, menos, poco, algo. En su interior frente al espejo, el tiempo era como si fuera hacia delante, (en medio), detrás (atrás). Había algo mágico, el tiempo terminaba deteniéndose. Mi reloj dejaba de hacer tictac. Al principio era algo sorprendente, no me lo podía creer. Pero con el paso de los días se estableció un vínculo especial con aquel ascensor. Era ya una visita obligada. Después de terminar mi jornada laboral entraba en aquella salita especial y me dejaba llevar…. Cada día ocurrían cosas diferentes, veía situaciones inesperadas de toda la gente que había subido y bajado. Me había convertido en un testigo de cuántas situaciones puedas imaginar. Vi personas y personajes, animales y animalajes. Escuché de todo. Palabras y palabrerías. Pedos y pedanterías. En su interior se habían tramado divorcios y se habían fraguado sueños de casados. En las paredes podías ver escritos lamentos y sollozos, fechas y fechorías, se escuchaban gritos de alegría, de orgasmos, de miedos y supercherías. A unos les había dado un infarto, a otros una bajada de tensión.
 

Este elevador, que bien podía ser una invención de Arquímedes (“Dadme un punto de apoyo y moveré el mundo”) me tenía como hipnotizada. Cuando pulsaba sus botones era como si subiera y parara en un rellano del tiempo. Un día no quise parar y me dejé llevar por un viaje donde me perdí más allá del último piso. La luz se apagó entonces, la media esfera dejó de funcionar y el espejo se esfumó. Me di cuenta entonces que mi rutina y la vida que había llevado no era más que un artilugio de esa maquinaria imparable del tiempo, recobré mi consciencia y salí de ese SUEÑO. Había estado encerrada en aquella caja a-temporal donde perdí mi reloj de pulsera. Al fin, era libre, logré adueñarme del secreto que había guardado el inventor dentro de aquella habitación flotante: SUBIR Y PERDER LA NOCIÓN DEL TIEMPO.
  


QUIJOTE DE HOJALATA

            ¡A dónde hemos llegado! 

Qué imagen de hidalgo desterrado de aquellos tiempos tan nobles ¿Qué mal obra hice, para que esté yo aquí quedado tan tieso en un trabajo de zinguería? Y con este cavilar pienso ¿Acaso no he vivido yo con honradez y bravura? Luz de la razón heme aquí, en lo alto de un desagüe de lata, que por muy artístico que parezca no soy más que aprendiz de pérgola. Siempre objetivo de burlas y engaños y ahora se siguen mofando de mi aquí en lo alto. Ni para trovador he quedado. Pero, cuidado
¡Donde las dan las toman!
Esto es un agravio ¿Qué aventuras puedo ya soñar aquí encaramado? Y es que no doy crédito encima de lo que están viendo mis pies. Bajo las pezuñas de mi rocín ya no hay caminos que andar sino trazados de asfalto para rodar ¿Dónde andáis arrieros y villanos? ¿Acaso vueltas dais en vez de cabalgar? Mejor miro alto, sin rumbo, que para lo que hay que ver
¡Ojos que no ven corazón que no quiebran!
Me queda la fe de que ese metal caiga algún día y yo salga por patas para batirme en duelo con los que han hecho esta fechoría, a este ilustre caballero cabal, o sea yo, un poeta con armadura ciega y lanza callada.
¡El que a pie se haya, mire que no se caiga!
Y mi fiel escudero ¿también andas por ahí desaguando? No lo veo, aunque con su panza poco iba a aguantar en estos aleros. ¡Ay! Mi socarrón compañero que viviste la virtud pues envidia nunca conociste. Tal vez tu benevolencia te llevara a la ínsula que siempre añoraste, y tal vez allí los aleros sean menesterosos en canaletas. Él nunca fue melindroso, nunca se le ocurriría horadar así el metal.
¡Nada es lo que aparenta ser!
A lo mejor todo esto es un mal sueño, sí, seguro, eso es. Mirándolo bien esto es un desengaño, es ambiente teatral y apariencias falsas, no puede ser otra cosa por el lugar donde me encuentro. Me resigno entonces a quedarme. Súbito apreso la melancolía y aquí en este mi nuevo castillo no será ilícita la tristeza. Laaá, lalalaaaá, lalalá lala laaaá…….ya saben el dicho
¡Quién canta males espanta!


PIANO DE CRITIAS
          “Aquí yace un piano hundido, abre la tapa y verás el fondo del mar”  
 

Un viejo piano yace enterrado en la arena. Solo asoma parte de sus teclas, si lo encuentras te llevará a un sendero del color de la harina candeal. No te dejes engañar por la imagen, porque ahí están sus tablillas armónicas y debajo sus cuerdas. Cuerdas que una vez unieron abrazos y besos, nudos y sollozos, sueños y pasiones, guerras y concordias. Hay una ciudad que dormita bajo el piano…

“Las dunas avanzan sobre las ruinas. La fina arena, el viento y el tiempo ocultan lo restos de una civilización. La naturaleza no necesita luchar para recuperar lo que siempre ha sido suyo. Son sus testigos el mar y el cielo. Se han derrumbado las piedras para volver a la tierra. Tan solo se yerguen las columnas de los templos, se levantan orgullosas, ancladas en el recuerdo de la fuerza de los dioses. Mientras ellas permanezcan, no caerán en el olvido”. Sol Elarien
Tormentas de arena cubrieron en las marismas los restos de estos templos. El viento pule a diario los pasos por estas orillas,…Quiero saber, necesito saber ¿qué fue entonces de esas civilizaciones? ¿De quién eran esas ruinas? La historia a veces olvida y en ocasiones confunde en estos paisajes de arena. Unos investigadores arañan en sus pliegos el sueño de una ciudad, la de Tharsis (Tartessos), la del mercadeo con el rey Salomón…. Otros dicen que las piedras son leyendas traídas de La Atlántida y los edificios eran los de la ciudad de Critias, discípulo de Sócrates. La ciudad que fue cedida por Poseidón al hermano gemelo de Atlas y después destruida para castigar la soberbia de sus habitantes que habían olvidado las tradiciones de sus mayores y la enseñanza de los dioses.

“Tecla a tecla, escalón a escalón, resuenan los pasos sobre la escalera que desciende al fondo del océano. Cada ola abre por un instante las compuertas de la ciudad perdida. La luz incide sobre un palacio cubierto de coral. Las sombras se deslizan entre rocas de mármol. En el viento se oye el eco del tiempo. Como un espejismo, la ciudad de los dioses emerge y desaparece. Es el último recuerdo de una leyenda sumergida”. Sol Elarien
Platón que se hizo eco de esta leyenda también advirtió que no hay que tomar últimos cataclismos de la historia sino fases finales de la misma, por tanto, a fechas más cercanas nos remitimos. Leyenda o no, lo cierto es que romanos sí estuvieron y dejaron huellas de tres siglos con olor a salazones…Tal vez de ellos fueran esas columnas,… Y ahora que pienso ¿puede que fueran también las columnas de Hércules? ¡Ay Dios! ¿Quién puede encontrar historia donde la arena resbala y se filtra en acordes filosóficos? ¿Quién profetiza si los rastros se borran con el viento y las mentes se confunden en la marisma? La arena, siempre ella. Ella, la que dará el acorde final a la historia y la que pondrá el epitafio a la vida.

“Ahora miro hacia atrás y solo veo melodías desafinadas, silencios desgastados, promesas rotas”. Irene Quimera



Batalla de pedos (pergamino). Pintor japonés desconocido. Período Edo 1603-1868  

  
                                                             PEDO, PEDITO, PERDÓN
Sus ojos miraron a la izquierda, a la derecha, y disimuladamente hacia atrás, y de pronto, una detonación en el silencio de la calle….PPPRRRR!!! se sonrío, pero, qué mala suerte, ….alguien tosió desde un balcón. Enrojeció y bajó la cabeza, como si no fuera con ella. No comprendía como esta sana y placentera costumbre fuera una falta de educación. ¡Prejuicios sociales eso es lo que son! Pudorosos todos nos creemos en reunión o casa ajena, pero el pedo ¡es un acto de afirmación existencial señores! ¿Desde cuando una represión es libertad? Si estuviéramos en tiempos del imperio romano esto no pasaría, ahora en la era del descubrimiento y conquistada la libertad de expresión…. (y una leche) pero si tenemos vetados el ojete. Hay que ser pedorr@, hasta las hormigas lo son, peces y gusanos también se peen, cómo, ¿no te los imaginas?.... Y puesto que hablamos de animales quién tiene un gato, lo sabe bien,….. ni una vaca le supera….!puaf! Por cierto, ni a una vaca ahora dejan peerse a gusto; le meten sus gases en depósitos y al ganadero le hacen pagar impuestos encima (y dicen que es por la capa de ozono) y una mi….Si, claro, es que de ahí vienen. Esas flatulencias son gases intestinales que van solitos o de parranda con desechos por tu tripa colónica, van abriéndose paso,….. ¡ Buenoo, esto ya los sabes! Pero a lo mejor no conocías el dato, que es buenoo no pasarse de 10 a 14 pedos porque con más se puede entrar en un estado críticoooo.

Y qué arte, ¡qué percusión! los pedetes hacen de tu culo una trompeta, qué digo una tuba y un trombón je,je ¡qué tronío! jo,jo.
Aire son y al aire van, y no hay que preocuparse por arder que arder no ardes (mucho no). Las ventosidades son gases de nitrógeno en su mayor parte, así que atmosféricas son. Meteoritos los llaman en medicina, otros le llaman flatos. Curioso que su nombre también tenga una doble definición (aunque no entiendo de asuntos etimológicos) pero según como lo digas, lo entiendes diferente y el pedo se malinterpreta: puedes ir borracho, ebrio, y es un pedo, y si vas más fino, un cuesco, aunque puede que se refieran también a la semilla de un durazno o un melocotón. En el fondo el pedo da risa, es graciosillo hasta en el nombre y sano, sanísimo ¡Qué Algarabía! alegría, sonrisas y carcajadas. Unos en la cama, otros en la taza (del retrete se entiende) por no decir los de la bañera, burbujas que escapan y al agua besos les dan.

Un consejo pá terminá: comer legumbres, quesos, purés, helados y pizzas, te alargan la vida,…. venga,… peéte y ¡a echarte unas risas!
 



 


CRUCIGRAMA SIN PALABRAS
¿Acaso eres un rompecabezas que le faltan piezas o eres un puzzle al que le sobran? No, ya sé, eres un crucigrama al que no le sirven mis palabras. …………………………….SOLA Me siento desvalida en un pozo de sombras y me agarro a este pedestal sin suelo. Ya ves como oculto mi esperanza entre mis brazos, como si fueran barrotes. Encarcelo mi corazón porque no confío en el mañana. Siento miedo. Me encuentro agredida sin ser tocada, siento ahogo sin ser asfixiada. Frustrada deambulo inquieta en mi pensamiento, tropezando con peldaños de fino cristal que rompo en mil trozos con mi rabia. Necesito alzar esta barrera, cubrirme con una capa y salir volando, pero, levanto la mirada, estás llegando, te veo. ……………………………CONTIGO Me besas y con tu aliento sobre mí no siento nada. Debería de quemarse mis entrañas, pero no, soy hielo. Ya no tintinean mis oídos con tu nombre ¿Me miras? ¿Y te extraña que te mire yo? Veo por tus ojos que te sorprende mi actitud. Me voy para no volver. Cuando me aleje tu figura quedará como una sombra del pasado. Me mantienes la mirada, esa mirada triste con la pregunta en tu rostro pero, yo no soy quien te va a ahuyentar tus dudas. No me quedan fuerzas ni ánimos. Aprietas los dientes, ya veo, piensas que soy mala… Ni te atreves a encerrar mi abrazo lo único que se te ocurre es cambiar tu cara y…. me das la espalda. No queda un resto de cariño si lo hubiera saltarían las lágrimas. …………………………….CONMIGO Me suelto de este pedestal, desato mis brazos. Ya no miro a nadie. Libero mi corazón. Fin, libertad. Se acaba una etapa, voy hacia delante con la dignidad, con el coraje. Ánimo y me sonrío. Mi mundo acaba de empezar. Por existir vivo, por vivir existo. Foto: Escultura “La noche” de Aristide Maillol. Jardines de las Tullerías. París  



OCTOGENARIA
Mi querida amiga no desmorones tu castillo de cristal. Sigue mirando a través de las almenas del sueño, al pie de esas murallas en flor. Vístete con la armadura de plata que se deshoja con el viento. Póstrate bajo el centenario árbol que saca sus tortuosas raíces de la tierra para abrazarte. Él va a acunar esa hermosa alma que tienes sobre sus delicadas hojas . Del nido que abriga entre las ramas saldrá una avecilla de plumas multicolores que tejerá una glosa de amor para ti. No te rindas, hermosa amiga.   Pintura de Rene Magritte. The land of Miracles  



EGO, ELLO Y YO
Voy a hablar de mí misma, sólo por instinto,…instinto de supervivencia. Ven, asómate al palco y haz gala de una de tus sonrisas. Acompáñame a subir estos peldaños hacia el escenario de la vida, la tuya, la mía. Atento porque, ahora las miradas estarán puestas en mí y en ti. No te dejes impresionar, ni llevar por el murmullo de la gente, ni por esas pisadas de puntillas de última hora. Puede que la voz no salga y se quiebre la garganta, pero tranquilo, que es solo al principio. El ego supera todas las escalas de la realidad; en el escenario perderás la conciencia. La existencia, el ser o no ser, te hará abandonar la identidad por momentos. Te presento a "Ello", sí, él es el personaje, el que te va a cambiar la vida. Tu ego mediará ahora entre tu mundo interior y la realidad de quién te ve a través de tu personaje. "Ello "un día alimentó el ego de su autor cuando lo creó pero, libre de esa cuna, el personaje creció después en muchos artistas. "Ello" arborece en ti en un día y en otro, en meses y en años. Con el paso del tiempo el personaje cambia, y tú con él. "Ello" juega con la moral y las reglas sociales, te hace experimentar alegría, te castiga e incluso te hace sentir culpable. Gracias a él eres capaz de crear mundos. Te sientes divino, ensimismado…. Talía, la musa de la comedia, Melpómene, la musa de la tragedia, y Calíope, la musa de la elocuencia te harán expresar tu relación con los “Otros” personajes y te darán a entender con tu personaje toda la vida que tienes dentro, te harán expresar la tristeza, la ira (esa la que te hace hervir la sangre, la que abrasa las entrañas) te sacarán lo que te conmueve y lo que te hace feliz. Habrá momentos en que el ego está tan pendiente de intereses propios que se olvida de los del personaje, entonces la escena se esfumará y quedará vacía, porque tu personaje sí tiene vida propia, y puede abandonarte, porque eres tú quien ahora no eres nadie, no estás realizado para coexistir en este escenario de la vida. En este instante un solo foco te va a iluminar, y cuidado, puedes caerte al foso porque has llegado al filo, donde ya no hay luz y aquí tienes que encontrar el límite entre tu pasión y el orgullo de tu ego. No esperes el elogio, tal vez como mucho venga una sonrisa fingida. Ahora vuelve tras la pata del escenario, lee el libreto de tu vida y puede que cuando vuelvas a salir hayas recuperado a Ello y tu yo salga desde su interior, abandonando tu ego.


LUCES DE FAROL MANECILLAS DE RELOJ
 

El reloj de Aker Brygge siempre quiso ser faro, pero fue creado con poco metal y escaso tiempo, una evocación de la ciudad vieja de Oslo. Este reloj del Norte quiso brillar con sus cuatro caras, pero quedó anclado en un rincón del fiordo para recordar el tiempo.

 La esfera frontal es la más obcecada del reloj. No se resigna a ver cómo llegan los barcos, ella intenta (en vano) seducir al relojero cada vez que lo visita ¡Mi luz, relojero, no ves, no es suficiente, no ilumino noráis, ni amarras ver puedo! El relojero está harto de escuchar la misma cantinela, tic toc, tic toc. La cara trasera en cambio, es la más triste, está llena de miedos y angustias. Sus agujas siempre tiemblan. Llora, llora, y con sus lágrimas humedece la única vela que le queda cerca, la vela del restaurante barco. “Dime hostelero ¿qué queda de mí, solo luz de tus mesas, sólo tiempo de tu tiempo?, ....tiempo”. El hostelero le ignora, solo juicio tiene para su negocio, él queda muy alejado de este pensamiento. El reloj prosigue “tu tiempo es mío comprendes ventero, tu permuta habrá acabado algún día , sí, tal vez por una fianza no pagada, pero yo,… yo seguiré con mi cara anclada aquí”.
La esfera izquierda del reloj protagoniza ahora el momento. Sus agujas se arquean. Ella es feliz siempre, sobre todo con las noches largas de invierno. Noches donde veladas y momentos románticos se dilatan en el ocaso,….ese instante mágico cuando se le ilumina la cara, cuando rivaliza con la luna llena. Ella sujeta sus agujas para que solo la brisa sea la que acune el momento de ese reencuentro de enamorados.
Por la cara derecha del reloj una mujer se acerca, es ella, desde hace tiempo siempre viene y se sienta a su lado. ¡Ay, mi reloj del muelle con esfera a los cuatro vientos dime si hoy él vendrá! Su mirada está fija en el fiordo, junto al faro. Ella espera un regreso (el reloj marca su tiempo e ilumina su esperanza) ¿crees que será el de entonces? ella espera que los años no hayan pasado. El reloj siempre escucha sus palabras, es su confidente, luz de sus sueños.



SOY MAR Y CONFIESO
El pescador está ausente pero DECLARO que es culpable. Culpable porque menea mis entrañas como si no le importara, porque solo me da descanso de meses y yo necesito décadas; por llenar mis fondos de anzuelos y redes y no permitirme arrancar su cable de calar. Culpable por hacer de las gaviotas sus aliadas y por su pacto con los dioses ("te arrancaría de buena gana tus supersticiones y amuletos que alejan mis torment@s"). El pescador, está ausente pero DECLARO que es inocente. Inocente por haber elegido oficio de vivir para caprichos del tiempo, hoy si, mañana tal vez no. Un sustento que nadie le da y robar no puede. Es inocente porque pacta a diario conmigo; conoce lugares que nadie sabe y que son secretos de confesión ("yo soy el único que ve dónde flotan tus artes"). Inocente porque su paciencia le hace digno, porque en sus momentos de espera juega a la fantasía del dron y del radiocontrol con ese pez volador, con esa aleta. Es inocente porque balizar mi espacio quiere con sus boyas y sus redes, ("iluso, como si pudieras dividir mis aguas"). Inocente porque conoce brújulas, timón, vela y motor. Me conoce casi como a mí mismo a pesar de mis desequilibrios de carácter, hoy poniente y mañana levante. Es inocente porque sus pocas pertenencias las ha visto destrozadas en rocas. Ha dejado que vientos se lleven sus amuras y aletas, proa y popa, y a pesar de ello, levanta su cabeza al día siguiente. Es inocente porque tiene manos marcadas por el roce diario de un trabajo que quema. Inocente por esos largos días sin familia y sin hogar, por aquel familiar que nunca más volverá.

Foto: Boyas y cuerdas de palangre. Peñíscola (Castellón) 



BI-DENTE, TRI-DENTE
¡Diablo soy, diablo vengo y por el camino yo me entretengo!…. Todos dicen de mí que en el cielo no entro, pa qué !Si yo tampoco quiero! Ahora que estoy de moda, como lo disfruto, como me hayo. La gente me llama, me para y me deja mensajes de whats App ¡Qué sería este mundo ahora sin mí! Que feliz me encuentro. Nunca albergué más tesoros cruzando fronteras y saltando aduanas. Viajando altivo con mi arrogancia. Mis ambiciones como las gozo, alejando desdichas, dando codicia y poder terrenal. Mi filosofía cuán-tica aplicada al sistema sexagesimal, versando mentiras y robando al cuadrado ¡Es que no quepo en mí! os alejo de infartos y os doy sueños dorados, coméis de mis frutas prohibidas de primera clase: envidia y vanidad. A todos os alargo la vida ¡más vale persona MALA que sencilla! Almas ladinas, qué sois mi reino, pero ¡eh! acortando distancias que de empatizar me desentiendo. Mi ropaje rojo no comprende de sufrimientos, ni sentimientos ni emociones que van hospitalizando cuerpos y van arrugando pieles. Mi tridente nunca soportará esos pesares. Mi locura diabólica ahora se agarra al tiempo, ya vendrán otros años cargados de angelitos buenos que ahora estoy Yo aquí avivando el FUEGO. 



CADENA NO CONDENA
SOY una cadena, pero eso ya lo ves. No te engaño, para qué, si ya comienzo a estar oxidada por la sal del tiempo. No es que me sienta vieja, pero sí tranquila, en una paz yacente. Que mi apariencia no te engañe porque una vez fui bella (lucía pintada) pero el tiempo a mi aspecto y complexión los ha ido corroyendo. Bajo esta piel arrugada y desgastada está mi interior que aún sigue con su temple. Me deshice de pilones de hierro y la mar dejó mi argolla abierta al pensamiento ¡Si yo te contara!.... ¿Qué estás imaginando? Si es lo que creo, me guardo mis palabras, ¿Yo? ¿Cómo voy a herirte? si soy tan pesada. Mis mentiras no son más que eslabones sueltos para no herir, para consolar la realidad de mi espacio. Pero tú, ¡líbrate de la cadena disfrazada! La verdadera mentira, sí, sí que va disfrazada y apenas escuchas un ruido cuando ella avanza. Su interior arde y engaña. Engaña porque no es el sol el que la abrillanta, son cuchillos, y son los filos de sus palabras los que salen de un alma apresada. ¡Ay, ay, ay, inconsciente! La verdadera mentira es liviana como una pluma, sus eslabones son invisibles y cuando menos te lo esperas ¡Zas! ….va y te marca. Yo, con este color soy cadena de favores, no cadena que perpetua y la vida agarra. Mi favor no se proclama, sólo lo hago y basta ¿Aún crees que soy falsa? Noo,… confía, que mis mentiras pasan. Sí, soy cadena, pero nunca seré tu amenaza.   Foto: Playa de Cotobro. Paso de las cadenas. Almuñécar (Granada). 



NI CORONA NI PALIO

De inspiración carezco, mi señor. No soy amo, ni siervo, ni caballero. En mis viajes literarios nunca visité castillos, ni burdeles. Historiador, vos buscáis en mí la esperanza de encontrar la razón de vuestra existencia. Queréis ver en mí la laguna que la historia deja. Tal vez mi señor, no sea yo a quién buscáis. Dícese de mí que soy un mal hablado, blando de cerebro y tosco en modales ¿Qué he podido, por tanto, dejar en las páginas de la historia? Buscad mi señor en otro sitio, allá donde dicen habitan los tesoros, sí, allí seguro hallareis las respuestas en donde están los reyes, los papas, los magos. Los caballeros de la mesa redonda, ellos sí que tienen aventuras que contaros, tienen hazañas. Yo no tengo espada, ni corona, por no tener, ni poseo caballo. Me falta corazón y arrojo, incluso deciros que hasta dama para gozar ¿Acaso la historia se ha escrito para los que caminamos descalzos? La historia la hacen los que orgullo tienen y rencor guardan, beben su vino en copas de plata. Si no tengo fe en mí como lo voy a tener en las páginas de un libro, soy escéptico por naturaleza. Vos miráis a un harapiento que mendiga el pan en las calles, ciego no de nacimiento, cojo sí, por tradición, aprendiz de mi padre fui ¿Me pregunta si tuve sueños? Sí los tuve. Una vez fui bufón, vivía al final de la escalera de una atalaya. Era feliz entonces. Me burlaba de reyes, princesas, ministros, papas y novicios de poder. Nunca me sentí esclavo. Historiador, déjeme, no soy el personaje que busca para unir pedazos de historia.  

Erik Johansson

MEDIO LLENA


CONCURSO LA IMAGEN IMPOSIBLE I. Propuesta del Circulo de escritores
  Reloj, 12 de la mañana. La 215, una habitación diáfana de luz sesgada por una vieja cortina de color alabastro. La mirada de Carlos está perdida en sus ondulaciones, sus ojos siguen su movimiento como si de un vestido de bambola se tratara. Se escucha un tropel de pisadas, entradas y salidas que rompen su silencio, el silencio que le acompaña desde hace días, semanas. El incesante abrir y cerrar de su pesada puerta con ese chirrido que le crispa los nervios. A pesar de toda la gente que entra y sale, hoy no ha venido nadie pero no le importa, él ya lleva días ausente, perdido en un desierto sin palabras, sin ganas de emitir sonido alguno. Se deja hacer, se abandona… piensa en su tiempo, su energía….que hablen otros. Baja su mirada y ve caer la gota del suero por su brazo derecho, una a una, como si fuera un grifo entumecido por el tiempo. Su pensamiento sale a flote… ¡Grifo imaginario que inundas mi vida con agua de mar, haz palpitar mi cansado corazón! Sus ojos se abren aún más y de su océano interior le llega una ola vagabunda que le desvela nuevos horizontes. Las lágrimas que nublan sus córneas se desbaratan entre sus párpados. Una fuerza interior le hace descorrer su cortina. Detrás, un cristal transparente deja pasar la luz. Un foco de luz alumbra un escenario, ahí, tan cerca que casi puede tocarlo. Su camisón se desata, las sencillas cintas que lo sostienen caen por su espalda. Queda desnudo. Carlos está lento de movimientos, intenta levantar las pesadas piernas y echar a andar con sus fatigados pies, los apremia ¡venga, cuantos años llevamos andados! No en vano éstos se quejan, llevan días olvidados. La mente de Carlos se subleva, grita ¡quiero agarrar esa botella! Las fosas nasales, enmascaradas, empañan su visión, como si el aire al entrar le ahogara. Se quita la mordaza, quiere dejar pasar la fresca brisa de ese mar tan cercano. Adelanta sus manos para aferrar la botella. Está medio llena. En ella está encerrado el aire de su montaña, de su pueblo, de la hierba que siega en su huerta… Entre los árboles ve la torre de la iglesia, incluso cree escuchar sus campanas… pero la botella flota, se aleja, se escabulle de sus torpes manos. Siente el deseo de abrazarla contra su pecho porque sabe que todo está ahí, en su interior está su existir. Ya se siente dentro de ella. El escenario vuelve a un mar en calma, la botella se va, navega a la deriva…Una voz lejana, familiar, unas manos que lo abrazan, unos ojos azules, brillantes, le miran. Carlos, con la voz rota, balbucea, ya no está lacrada: “hija, tienes los ojos del mismo color azul del mar, como tu madre”. Su hija le acerca la botella de agua medio llena de su mesita. “Papá bebe”.   Imagen "Drifting Away" Erik Johansson  


TIEMPO DE UNA PROTESTA

Hola, hoy dejo mis viajes para escribir sobre algo que me ronda en la cabeza. Una palabra definida propiamente que se convierte en ideal para algunos y mosca cojonera para otros. Unos la persiguen y otros la condenan. Otros ni reparan en ella….


Según el diccionario una protesta “es una muestra de disconformidad, una oposición o una queja a algo” “una expresión de disgusto e insatisfacción”.

Es de esas palabras que se hacen, no se dicen; y suele hacerse bastante a menudo, en mayor o menor medida. Tal vez no se haga muy bien, con la dimensión más adecuada y el tiempo más preciso. Hasta ahí, bien, pero cuando la protesta debe exhibirse públicamente, uhmmmm,.. Quietud para muchos.

Siempre se le ha enmarcado en el aspecto social, político o religioso ¿por qué será? ¿Puede que sea porque es donde haya que modificar más situaciones a lo largo de los tiempos? Lo interesante es cuando la protesta pasa a convertirse en una virtud porque se ha hecho durante gran parte de la vida de una persona ¿o creéis que no puede llegar a serlo? Por supuesto que sí, hay muchos casos que han producido un efecto positivo, han hecho un bien a los demás.

A los que más la utilizan son llamados activistas, y en este grupo están los pacifistas.

Pintura de Kamille Corry 

Las protestas más compartidas han sido las encaminadas a mantener la paz entre las naciones. Oponerse a las guerras y otras formas de violencia. Movimientos de no violencia activa, que muchos se preguntan si han servido de algo, tal vez los que se pregunten esto no tienen muy claro que la paz comienza en tu propio interior, después se traslada a tu familia, tu entorno, ciudad, comunidad, país,….trasciende continentes, telones, muros y fronteras.

Me vienen a la cabeza Confucio, Lao-Tsé,  Francoi Marie Voltaire, Tolstoi,  Gandhi, Martin Luther King, Nelson Mandela. Encarcelados y asesinados algunos de ellos por convertir la protesta en su particular modo de vida, una virtud con la que se hacen (no creo que nazcan con ella).

Guerras que han marcado el corazón de muchos como la de Hiroshima y Nagasaki, la de Vietnam, han provocado protestas mundiales. Más cercana tenemos la guerra de Irak. La protesta contra esta guerra la hemos compartido muchos de nosotros. Y nuestro país tenía mucho que decir sobre ella. En 2003 (increíble cómo pasa el tiempo) se convocó esta protesta (en tan solo un mes) en todo el mundo a través de internet y SMS (internet, tiene un papel fundamental para hacer oír una protesta y el tiempo es su mejor aliado). En España, en Gran Bretaña, EEUU, Portugal, Italia, no sirvió la protesta para parar la guerra de Irak, pero ayudó para vapulear a los gobiernos existentes en este momento. Más reciente es la protesta de los países árabes desde 2010 a 2013, la conocida como "La primavera de los países árabes" donde gobiernos fueron derrocados y en otros casos como el de Siria, la protesta ha desencadenado en una guerra civil que aún perdura ¿qué pasa que para este país no hay una alianza pacífica? ¿no hay protesta en contra de esta guerra?



Pintura de David Walker

El 26 de enero de 2016, apenas cuatro días, murió una mujer anónima para mucha gente. Se llamaba Conchita Martín Picciotto una española nacionalizada en EEUU. La consideran como la persona que ha mantenido la protesta política más larga en EEUU. Comenzó en 1981 y hasta 2013 (que se dice pronto) protestó frente a la Casa Blanca día y noche, verano e invierno, contra el armamento nuclear, contra la guerra. Ya hubo otras mujeres que abanderaron la paz y el no a la guerra en este frente de la residencia presidencial estadounidense. El 10 de enero de 1917 sufragistas se comenzaron a concentrar diariamente en protesta por el derecho al voto. En 1918 se consigue este derecho.

sufragistas USA

Volviendo a Conchita (aprovecho para contar algo más de ella) su historia comienza con la pérdida de la tutela de su hija y después es cuando arremete cartel en mano, voz y grito, contra la política militar norteamericana. Tenía montada una tienda refugio en la Avenida Pennsylvania, de la que había sido desalojada ya en los últimos años. Una tienda, bueno un hábitat particular de sombrilla y plásticos con un gran despliegue de pancartas. Era lo que llaman ahora “una sin techo”. Una protesta dramática, de reivindicación personal, de una paz, la del mundo y la suya propia. Nace en Vigo en 1945, emigra a Nueva York en 1960. Trabajó de recepcionista en la embajada de España y se casó con un italiano nacionalizado americano. Adoptan a Olga, su hija, en Buenos Aires, en tiempos que golpeaban los militares este país. Las circunstancias personales hacen que Conchita pierda su hija en 1974 con su divorcio y que sea internada en un psiquiátrico,… algo de su verdad le ha restado neuronas a su débil mente. 

Conchita Martín frente a la Casa Blanca
Esta protesta ha hipotecado parte de la vida de esta mujer española como, estoy segura, lo habrá hecho en otras muchas. En algún lugar de la vida la protesta ha estado presente, en la mía, en la tuya, puede que en un instante, en cuestión de horas o de meses o añosEs importante recordar el tiempo de la protesta, parte de ella nos da libertad.

Para terminar me viene a la cabeza palabras, frases y estrofas de canciones:

Nina Simone: “Ain´t got no I got life” “tengo la vida, tengo mi libertad”

Bon Jovi : “it´s my life”

“Y yo no voy a ser solo una cara entre la multitud,
vas a escuchar mi voz cuando grite bien alto.
Es mi vida,
es ahora o nunca,
no voy a vivir para siempre
Mi corazón es como una autopista sin peaje,
como dijo Frankie (Sinatra): "Lo hice a mi manera"
no te doblegues, no te rindas.
Es mi vida”

Conchita Martín 1962
Yip Harburg: “Somewhere over the rainbow” (conocida en el Mago de Oz)

“En algún lugar por encima del arco iris
Y los sueños sobre los que soñaste,
los sueños se hacen realidad,
Donde los problemas se deshacen como gotas de limón”



(La creación que he elegido de cabecera, el ojo con el dibujo del pintor, es de Lucas Levitan)



Y CAPERUCITA NO PRESTA ATENCIÓN

Hola, de vez en cuando dejo mis viajes y escribo sobre temas que me gustaría debatir con vosotros. Hoy amanecemos con el aniversario de la muerte del autor de los cuentos de nuestra juventud, leídos y releídos, nos lo sabíamos de memoria. Me acuerdo de esos formatos de siluetas recortadas que tanto me gustaban que guardaba en mi cajón preferido. Creo que todas las generaciones los conocen o han oído hablar de ellos: Cenicienta, Bella durmiente, Caperucita roja, Gato con botas, Barba azul,…

Siendo niña me encantaban, pero hubo uno que se me quedó grabado aunque no me gustaba tanto. Creo que entonces no concebía mucho eso de que el lobo se comiera a la abuelita, dios, a la abuelita y después a Caperucita y esa niña, no hizo nadaaaa!!  ¿Cómo pudo dar lugar a esta glotonería deshumana? Menos mal que luego vino el leñador, Ufff!! (Así no me extraña que el lobo esté en peligro de extinción) Y después comprobé que la bella durmiente tenía una segunda parte que no nos contaron y que hay una reina (la suegra del principito) devoradora de su nuera (la bella) y sus hijos (sus nietos).



En realidad eran cuentos adaptados de la tradición oral, narraciones que ya existían y se contaban. Lo recopilaron y lo adecuaron; primero Perrault en Cuentos de mamá gansa y después los hermanos Grimm en Cuentos de la Infancia y el hogar.

Cuentos donde hadas, ogros, animales, brujas y príncipes encantados alimentaban la fantasía en la Francia de Luis XIV. Eran cuentos morales con ese final de “fueron felices durante el resto de su vida” o “fueron felices y comieron perdices”. Se entiende que después de haber sufrido injusticias y contrariedades en una sociedad de ostentación y revueltas sociales, el bien, la bondad siempre gana a la maldad, una muy buena lección moralista, menos en Caperucita, algo pasó con ella. En el caso de la bella durmiente, es la realeza la mala, un claro reflejo de la lucha del pueblo contra el sistema que lo domina y le hace pasar hambre. Los cuentos son contados frente a la lumbre con las astillas chisporroteando y soñando con guillotinas que cortan cabezas reales.

¿Qué le ocurrió a Charles Perrault para conservar ese final a Caperucita ¿cómo vivió y cuán tanto sufrió él? O seguro que tuvo que pasar mucha hambre…


Charles Perrault creo que no tenía mucho roce con el pueblo llano. Según la historia, nació en el seno de una burguesía acomodada en París, con buena infancia y estupendas escuelas. Con una vida colmada de honores, funcionario real, fue halagado por reyes y príncipes y parte de su obra es dedicada a componer loas (composiciones en verso) para ofrecerlas y leerlas al rey de Francia. Con este historial creo que a los cuentos del folklore popular tuvo que darle más de un toque refinado de la época, suprimiendo todo aquello que le pareciera vulgar, sobre todo los elementos populares. Caperucita estaba muy lejos de una trama romántica o leyendas de esperanza caballeresca de una aldea, más bien un drama con un final feliz a cortes de hacha.

Dicen que los cuentos populares tenían bastantes pasajes llenos de violencia y dureza, reflejando los castigos impuestos a villanos y a nobles: zapatos de hierro ardiendo, cortar dedos de los pies, ojos arrancados por cuervos, tinajas de aceite hirviendo, mutilación de niños, flautas hechas de huesos de muertos, enterramientos vivos, ahorcamientos, abrazar a cadáveres hasta morirse de hambre. Por lo tanto que Perrault dejara que el lobo se comiera a Caperucita y a la abuela era “peccata minuta”.


Recordemos además que a Caperucita ya se la hubiera comido el lobo en el bosque sino hubiese sido por los leñadores. Es un cuento en el que en el fondo triunfa el Mal, a pesar del que el leñador sacara a la abuela y a la niña de la barriga del lobo. Caperucita no reflexionó mucho, no pensó lo que realmente le podía pasar. No reconoce al lobo, el malo, ni sus palabras,  y encima que se la pudiese merendar. Alguien diría es una “una imprudente sin capacidad de entendimiento, ni juicio, ni sensatez".

A mi edad he descubierto que no era una niña buena sino una necia ingenua y un poco estúpida, así que le voy a dar la vuelta al cuento para una niña grande de hoy ¿Qué os parece?


“.....Caperucita está confundida porque los labradores quieren matar a Lobo que la acompaña a casa de la abuelita, en el fondo es un buen amigo, pero ellos, necios, no lo saben. Caperucita inteligente no deja que el mal la devore y la lleve a su destrucción personal y mucho menos dar lugar a la extinción de lobo, su fiel y noble compañero”.


Moraleja: “Espabila y aprovecha el tiempo aunque leas o bailes con lobos”

UN VIAJE


EN FEMENINO

Este es un viaje muy especial en el tiempo. Mi tiempo, YO formo parte de él, TÚ también y tantas personas, mujeres y hombres, que estáis por el mundo leyendo esto.

 Derechos, trabajo y reivindicación. Para mí son grandes palabras todas estas porque dan paso a otras dos: INDEPENDENCIA Y LIBERTAD.


Pero en época de crisis hay paradojas en cuanto a todo esto. Los chicos y chicas de ahora están más cualificados y están peor pagados Y las chicas aún más, y tardarán más tiempo incluso en encontrar TRABAJO.




Cuenta la historia que en los momentos duros la sociedad se hace mixta 
es decir, hombres y mujeres se desenvuelven en los mismos trabajos salvando esas barreras físicas y psicológicas. Los dos tienen que ser productivos para salir adelante.


Pero, mucho me temo que esto no pueda ocurrir y no lo ha hecho todavía con los tiempos que corren ¿por qué? hay una diferencia más grande, es que uno de ellos es reproductivo. Y parece ser que no encaja mucho lo de ser PRODUCTIVO y REPRODUCTIVO a la vez.


Nunca creí que iba a llegar a decir esto: tener hijos hace parar el tiempo profesional de la mujer sí, es verdad sino ¿es que acaso la sociedad no considera la reproducción como algo improductivo?

¿Hacia dónde vamos realmente cuándo el crecimiento de la población en la mente, y no digo solo masculina, ralentiza el desarrollo económico? Y esta es una de las cuestiones más importantes de que haya esas grandes diferencias de derechos, salarios y consideración entre los sexos. 




Y estas diferencias las hay en todos los sectores laborales e incluso se afianza en regiones. En Andalucía, mis orígenes y donde vivo, es un ejemplo donde se marcan más las diferencias no sé en vuestras regiones o países como será.

 Yo creía que la crisis iba a ayudar a conciliar vida laboral, familiar y personal y no es así ¿hace falta una acción bélica como las guerras mundiales para que hombres y mujeres desarrollen los mismos trabajos?

Sí, ha avanzado muchísimo el campo de la tecnología y de las comunicaciones pero ésta cuestión se ha quedado parada en el tiempo. Y no se trata de ocupar sillones, ni cargos directivos, ni tomar decisiones sino de poder desarrollar tu vida personal y profesional.

Las chicas y los chicos de ahora siguen usando su tiempo libre de forma diferente. Los roles ante el avance social siguen estando bastante diferenciados para bien y para mal. 

El modus vivendi también de la generación de ahora no está ayudando mucho a la igualdad de derechos.

Sí, hay muchos más grados académicos, masters, pero ¿hay sentido común? ¿hay más capacidad de juicio para poder afrontar la vida?

La moda y la publicidad impuesta por los medios tampoco ayuda mucho. Y es difícil huir de todo esto en un sistema manipulador que atrapa y refleja aún más si cabe la desigualdad y estereotipos que existen.
   

Y para colmo los movimientos políticos y religiosos, poderes sociales y económicos ¿acaso no creéis que van marcando cada vez más esta desigualdad?
Esta es una reflexión, le he dado muchas vueltas y he aprovechado mi blog para poder hacer este viaje sola con fotos del pasado y del presente para compartirlo contigo.
Saludos y espero que puedas contestar algunas de mis preguntas.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada