traductor

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documental Spain cartas de presentación Italian xo Dutch películas un link Russian templates google Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

15.6.17

EL SECRETO DE LA SIRENA ARCO IRIS









En cada abrazo que un río le regala al mar se escapa un arco iris. Este arco permanece reflejado en la orilla y queda impreso, translúcido, en cada una de mis escamas en una sutil curvatura de colores brillantes. Es un tatuaje sin creencia ni tiempo. Un transcurso que es un decir, puesto que en el mar no hay calendario que marque edad, ni una brújula que oriente una era.

Nací en la inmensidad, en el abismo. El mar es mi hogar, mi alianza atávica. Mil razones son y mil eran mis ancestros. Mi cuerpo es agua viva, mi genética es origen; mis células han bebido de su agua y cada gota salada ha enlucido mi silueta con esas transparencias cromáticas que me hacen digna sin ser espíritu. Sí, he estado redimida siempre al mar, en este conjunto de masa marina, en ese ir y venir de aquí, de allá.





Si quieres verme estaré más nítida en la pausa del mediodía, cuando las sombras se hacen más cortas, cuando se entrelazan las caderas del agua. Soy esa onda excepcional que destaca en el blanco lecho de rocas pulidas; esas piedras talladas sacadas de las manos que no presumen de ser de artista. Vivo del mar, como lo hace la estrella con sus cinco dedos; y ya puestos a contar, son cinco también los de tu mano. Ya ves como el mar está fuera de él, está en la tierra y dentro de ti; es corriente de energía en un campo de vibraciones que arremete contra una y otra orilla día tras día. Entra en la tierra y la enmarca para darle todo lo que es de vida. 

Dicen los poetas que soy suspiros de la mar, incluso hablan de lamentos… No,  no están en lo cierto, la agonía marina no existe. Ella o él (acaso el género importa) están tan presentes hoy como lo han estado siempre. Son pretérito y son perfectos. No se dejan llevar por remilgos ni sentimientos. El mar no es esa euforia que entra en crisis, eso es otra cosa. La mar no entiende de coyunturas terrenales.




Mucho tiempo dijeron que no soy del mundo de los vivos ¿pero cómo? sí esa es mi única razón de existencia: dilucidar la verdad, la transparencia. Mi cuerpo ha acompasado ya mis frustraciones de andar por la vida con ese vaivén de las olas del mar. Y tanto tiempo nadado llevo en el regazo de este líquido que Poseidón me libre de pecar diluyendo el perfil que tengo, ese trazo más allá de las refracciones de luz en línea de cristales. No dejaré que descifren esos enigmas que se me atribuyen. Mismamente soy yo.

Soy sirena que no canta ni tampoco es quimera. No soy tentación ni traicionera,  ni un ángel caído. Soy sirena, la que acompaña a navegantes y vela los sueños de pescadores. Yo misma, la marina humana, la divina inmortal que ha vivido tanto en el mar como tú en la tierra. Si quieres verme, soy aquella que espera cerca de la roca, dentro de la cueva o alejada en una isla; verás mis reflejos muy cerca de ti, nadando o tendida en la orilla junto a tu cuerpo de piel y recuerda que cuando quieras tocarme soy arco iris de sal en un abrazo de rio.

Y dime, ¿es que alguna vez me viste y no me lo has dicho?






26 comentarios:

  1. De niño muchas veces la busqué y muchas más la imaginé.
    Grabadas en cuentos y contadas en historias, las sirenas han sido la inspiración de navegantes, poetas y niños fantasiosos.
    De mayor, solo he visto una, mirando al mar desde lo alto de una roca danesa. ¡Qué pequeña se ve!
    Me ha fascinado (y no me cansaré de repetirlo) tu prosa poética y tan refinada.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Josep Mª yo siempre las veo en el mar. Las imágenes fueron tomadas en una de las playas más bonitas que conozco. Es mágica, su roca y arena es negra pero existen franjas de cuarzo, cristal roca, y la luz te hipnotiza provocando estas mágicas figuras en la orilla. Allí, cuando nadas, te envuelven el cuerpo como danzando, te abrazan, son ellas, sí estoy segura, pero no tengo tan claro si es una o son muchas. El sueño queda. Eres muy amable con el comentario. Un abrazo

      Eliminar
  2. Adoro las sirenas, de hecho tengo en el blog un relato de amor con una, me chiflan.
    Me ha encantado el texto, como dice Josep es una prosa poética muy refinada, da gusto leerte.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Gema, pues entonces hay que leer este relato, ya lo busco en tu blog, o déjame el enlace aquí. Gracias, me alegro que te haya gustado. Un beso

      Eliminar
  3. Qué bien escribes Eme, :)
    Un cuento que te adentra en una ensoñación con nombre ha pasado, nostalgia de esa agua cristalina, que ciega y no permite ver.

    Me ha encantado.
    Besitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Irene, sí hechiza, hipnotiza con la luz, con las olas; te ciega y te hace creer que está a tu lado, cuando sales de su abrazo finges dormir pero estás despierta soñando. Gracias. Un abrazo

      Eliminar
  4. Cuando miramos el mar o un río y vemos esas agua cristalinas podemos ver las sirenas sólo tenemos que centrarnos con la mirada fija en el agua y creer en ellas. Las podemos visualizar. Y al leer tu relato las vemos ya creo que las vemos. Me encantó tu escrito. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué linda, Mamen, claro que sí, allí están pero no te confundas en el río no están, allí solo moran las ninfas, las bellas ondinas, las ninfas acuáticas. La sirena es de sal gema, de cuarzo blanco pulido en la orilla marina. Las ondinas no se atreven a asomarse al mar, pero estoy segura que alguna vez ninfas y sirenas se han visto sus rostros a través del cristal que les separa. Gracias Mamen. Un abrazo

      Eliminar
  5. ¡¡Ay, Eme!! después de leer el título, buscaba en las fotos una trucha arco iris, pero luego vi que lo de la sirena iba en serio.
    Preciosos relato. Me ha emocionado por la belleza de forma y fondo eso de "Son pretérito y son perfectos". De lo mejor que he leído en los últimos tiempos.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay mi Rosa, exageras, tu que de lectura sabes un montón y yo que a tientas me presento en esta orilla prosaica, pero me motivas a seguir, eso sí y mucho. Gracias. Me alegro que te haya gustado. Un beso

      Eliminar
  6. Excelente el terciopelo de tus palabras Eme, cuando te pones te pones y esa fuente de inspiración que surge de tus pensamientos es pura belleza. Por cierto, hay una película australiana de los años noventa algo irregular pero que tal vez te guste, se llama Sirenas y causó cierto revuelo en aquella época con el debut cinematográfico de Elle Macpherson acompañada de Hugh Grant. Un abrazo Eme y felicidades por un relato tan bonito como bueno.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Miguel, acabo de ver el trailer de la película, parece interesante, la tendré en cuenta. Gracias por tu apreciaciones. Un abrazo

      Eliminar
  7. Precioso, el ritmo transmite la ondulación del agua en calma, la imagen de las caderas del agua es fantástica.
    Muchos besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Sol, las fotos que hicimos juntos Jose y yo son una verdadera inspiración, más allá de sus colores están escondidas esas palabras, en las formas y en los huecos de sus sílabas. Un abrazo

      Eliminar
  8. Un precioso y delicado texto, Eme, acompañado de unas imágenes maravillosas que lo ilustran a la perfección. ¡Qué ganas de lazarme al agua a buscar sirenas con las que soñar y arcoiris despistados que se dejen tocar!

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Julia, gracias, sí los momentos vividos en el mar ese día y las imágenes tomadas de esos arcos multicolores han sido la inspiración para el relato. Yo me pasé horas viendo los arcos iris, eran tan mágicos... era entonces comienzos de Junio; ahora el calor derrite los colores, como el hielo dentro de un vaso o como un helado. Un abrazo

      Eliminar
  9. Es musical tu relato, Eme. Lleva el oleaje y el olor a sal impreso en sus letras.
    Me ha gustado mucho.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenida Mirna, gracias me alegra que te haya gustado. Un abrazo

      Eliminar
  10. Toda tu prosa es poesía Eme, qué manera tan bonita de presentarnos a tu sirena!! "Soy esa onda excepcional que destaca en el blanco lecho de rocas pulidas" qué maravilla!!
    De verdad Eme que has conseguido un relato precioso con unas descripciones que reflejaban todos los sueños y anhelos de los que miran al mar. Las sirenas tienen tantos significados... están presentes en tantos sueños, mitos y cantos que parece que ya nadie las nombra.
    Me ha gustado mucho y me ha gustado que me las recuerdes.
    Un fuerte abrazo Eme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Xus, si creo que si, que las sirenas son las grandes olvidadas. En nuestra niñez estaban muy presentes: en cuentos, disfraces, muñecas. Creo que los avatar de la selva y los misterios cibernéticos del espacio acabaron con los mitos del mar. Me alegro que te gustara y que me destaques esa frase que te ha llegado, para mi es interesante conocerlo. Un abrazo

      Eliminar
  11. ¡Por todos los dioses del Olimpo! ¡Qué añoranza de mar! Eme,yo quiero ver esas sirenas tuyas tan hermosas, ¡¡nada menos que sirenas arcoíris!! Echo de menos la mar...
    Una entrada preciosa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Maria José, bueno aquí las tengo muy cerquita, cuando se dejen ver yo te las enseño. Gracias. Un abrazo

      Eliminar
  12. Un texto precioso. Una prosa poética que te mece y te acuna en ese vaivén del agua. No sé si sirenas habrá, pero la magia de tus letras y esas fotografías seguro que sí. Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias David. Esta sirena arco iris seguro que también te lo agradece, es la que se mece en la orilla y te insinúa en el beso de las olas. Cuidado que no hay hombre al que se le resista, lo cuida y lo abraza hasta hacerle vibrar más allá del ombligo... Las fotos son realizadas a dos manos por mi compañero Jose y yo; él dice que siempre veo más allá del simple mar. Un abrazo

      Eliminar
  13. Qué texto tan poético, delicado, musical... fascinante en serio. Leerte es como dejarse mecer por el mar y dejarse hipnotizar disfrutando cada palabra.
    Todo un disfrute para los sentidos, Eme.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Ziortza, me alegra que te haya gustado. Es tiempo de mar y de letras, de dejarse llevar, de flotar para que entre el sonido de sus profundidades por tus oídos, nadar y atrapar sus formas y colores. Soy una enamorada del mar, creo que es lo mejor que tiene el verano: sumergirse en él. Un abrazo fuerte.

      Eliminar