traductor

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documental Spain cartas de presentación Italian xo Dutch películas un link Russian templates google Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

30.9.16

BARCELONA, NATURALMENTE




Barcelona, la Barcino romana, es una promesa de felicidad. Es una paleta de color hecha de cristal y cerámica. El universo del modernismo. Una ciudad cosmopolita llena de luz y sal. 









Describir esta ciudad tal como la veo me ha llevado su tiempo y al final me he decantado por sus detalles. Tengo tanto que contar que lo haré en dos entradas.

No conozco ninguna otra ciudad en la que el espíritu de la naturaleza haya conseguido doblegar la mano de arquitectos, forjadores y ceramistas; y como si de alquimistas se trataran les haya hecho descubrir cuál es su elemento constitutivo, trasmutando así el mineral, el metal y la cerámica.








En mi mente brillan: el troceado trencadís, las insinuantes tribunas acristaladas y la filigrana del hierro forjado; y qué decir de esas petrificadas figuras humanas, plantas y animales asomándose entre formas cavernosas y paredes geométricas.



Como bióloga no podía dejar de lado estos detalles de la naturaleza. Aprendí que en ella se encuentra el diseño más perfecto. El artista lo sabe y lo ha sabido siempre. Acude a ella para conseguir el equilibrio y la armonía para su creación.
Ya había escuchado hablar de la arquitectura biomimética, pero ahora es cuando la he visto y comprendido. “Es la arquitectura que imita los modelos de la naturaleza inspirándose en sus diseños y procesos biológicos”. Antoni Gaudí, este genial artista catalán, consiguió aplicar en sus obras esa información genética. Dicen de él que es el maestro de la Arquitectura más natural, bella y original. En su obra está presente la tierra, el agua, el aire, el sol, los animales, las plantas,.. Esas magníficas alegorías…




Líneas curvas, formas de huesos (fémur), tendones, formas de troncos y ramas, esqueletos de radiolarios, conchas de caracoles, piel de reptiles, escamas de pez,.. Y ese colorido intenso y brillante de la cerámica, esas luces en el interior de los edificios, ese forjado del metal y ese moldeado de la piedra….






La Sagrada Familia es una de sus obras. Un templo único que impresiona por fuera y por dentro. Comenzó a construirse en 1894 y aún no se ha terminado. Parece gótico, con esos campanarios, pero es mucho más expresivo. Esas peculiares formas con la que emerge del suelo, sus torres en espiral y esos pináculos tocando el cielo… Es puro simbolismo. La fachada de la Natividad fue la que realizó Gaudí en vida y muestra toda la fuerza plástica que este artista quería para su templo. Destaco de ella el ciprés lleno de palomas que simboliza la vida eterna y el pelícano en su nido como ejemplo del amor de los padres hacia los hijos.







A entrar nos encontramos con la maravillosa puerta de bronce del pórtico central, diseñada por un japonés, Etsuro Sotoo. Está llena de hojas de hiedra, parra virgen, flores y hojas de calabaza, con insectos, orugas, arañas, lagartos..









El interior de la Sagrada Familia es espectacular. Como de un bosque se tratara emergen del suelo columnas arborescentes.










La luz del sol entra por los tragaluces del techo y por vitrales multicolores. Hay una degradación en los tonos que iluminan de forma muy especial toda la estancia. Dejamos el templo y no vamos a la "casa sueño".


La casa Batlló. Dicen que Gaudí la sacó de un sueño que tuvo ¿qué ideas tendría en la cabeza y qué sentimientos le secuestraron entonces? 









Casi me atrevería a narrarlo: “Unas máscaras flotan en un lago de aguas cristalinas lleno de reflejos multicolores. Hay pompas de jabón que se deslizan por la superficie y un lomo de dragón (que tanto le gusta a este artista) rompe la lámina de agua con sus gruesas escamas. Las luces del día han creado esos reflejos que ahuyentarán la mirada del fondo, ahí donde esos huesos yacen”. 






Lejos de mi fantasía, es una verdadera maravilla cromática de fina cerámica angular que me recuerda a los pintores impresionistas que tanto me gustan.

Además de la obra de Gaudí, hay detalles en esta ciudad en sus avenidas dignas de elogiar. En el Paseo de Gracia, además de la casa Batlló, encontramos los bancos-farola, de 1906, obra del arquitecto Falqués i Urpí y del forjador Ballarín. Impresionantes ¿verdad? También abundan los ornamentos de motivos vegetales y esas formas curvas que representa la fuerza vital, el crecimiento de las plantas, esa estética geométrica está inspirada en la estructura vegetal. 
Este art nouveau, olalá!!!.






Barcelona es una ciudad que ofrece todo lo que nos gusta a los viajeros: poder pasear sorprendiéndote y poder descansar. Este mismo banco ya es un lujo pero ¿y en la hierba? o frente a un lago sintiendo más arte aún si cabe, espontáneo, que sorprende sin silencios.





Parque de la ciudadela. Es un jardín histórico artístico. Lugar de encuentro, de juego, de celebración, de evasión. Hay esculturas, un lago y una variada vegetación con zonas extensas de césped. Su ambiente me recuerda al de los jardines de Luxemburgo, en París.








Un espacio lúdico donde la gente se evade con mil historias, las suyas propias. 



En un rincón hay niños que juegan con pompas de jabón, y en otro encuentras equilibristas y telas acrobáticas.





El agua está presente en pequeñas fuentes como la del jarrón con los niños o el gran estanque con grifos que lanzan agua por la boca, y un conjunto escultórico sobre rocas que representa el nacimiento de Venus y un carruaje imaginario de caballos marinos. El lago es otra de las atracciones, barquitas que van y vienen entre patos y arboles acuáticos.






Para terminar con esta primera parte he elegido el barrio gótico. El centro histórico de la ciudad, el origen de la ciudad. Su centro más concurrido es la plaza Nova está llena de contrastes y de artistas. Se pueden ver elementos como restos de la muralla, las torres circulares y la entrada romana.






La calle del Bisbe fue una de las arterías principales de Barcino. Una estrecha vía que une el Ayuntamiento y el Palau de la Generalitat con la plaza Nova. Aquí encontramos este bonito puente que no es tan viejo como parece pero que hace las delicias del objetivo de la cámara.





Si has llegado hasta aquí, gracias por visitarme y compartir conmigo tu tiempo. Si te ha gustado, en otra entrada he destacado de Barcelona: el Parque Güell, las fachadas modernistas de los edificios residenciales y el mercado de la Boquería. Todo un aliciente para los sentidos.

Un abrazo



 ¿Aún te gustaría conocer más de esta ciudad?





24.9.16

BONSÁIS



Mi pasión jardinera me puede, así que os traigo un amplio reportaje de este jardín-museo del bonsái de Almuñécar. 

Este atractivo lugar es una visita que no se pueden perder los amantes de las curiosidades y que dan identidad a este rincón de la costa de Granada. Desde 2008 esta colección de miniaturas es una referencia de apasionados del arte del bonsái. 




Se inauguró con más de 200 arbolillos. Es una estupenda muestra de especies asiáticas; algunas traídas por maestros japoneses en los encuentros y jornadas que se han realizado; y por supuesto, hay plantas europeas y autóctonas de la provincia de Granada y de la costa mediterránea como acebuches, robles, pinos, granados, algarrobos, tejos, sabinas, enebros, higueras, olivos,..








Un gran número de arbolitos en bandejas que están dispersos por todo el jardín. Esculturas vegetales maravillosas, algunas centenarias. La mayoría sacadas de su medio natural, talladas y donadas por los maestros japoneses, italianos y españoles del bonsái para ser expuestas y conservadas en este museo. 



Hoy, este lugar es también una escuela de cursos para aficionados dirigidos por un maestro instructor que gestiona y conserva este maravilloso jardín.








Dicen que cada bonsái tiene el alma del que lo ha creado y modelado, cuidarlo exige esfuerzo y pasión y sobre todo mucho tiempo, por eso trasmite una gran energía. En Japón tiene un gran simbolismo es como mantener la vida que fluye de generación en generación cuando se hereda de un familiar.
























En este jardín hay elementos llamativos de la cultura japonesa como linternas de jardín, estanque de carpas sagradas, jardín seco, jardín húmedo, fuentes budistas y puertas torii.






Más de 2000 años han pasado desde que los monjes taoístas en China conservaban árboles en maceta como símbolo de eternidad, el puente entre lo divino y lo humano, el cielo y la tierra, este es el verdadero significado del bonsái. Ahora se reparte por todo el mundo como una afición esnobista del siglo XXI y cuando esta cultura pierde fuerza en Asia en el resto del mundo comienza a cobrar fuerza y ya son muchos los amantes de este arte.








Es un jardín único y merece la pena visitarlo, no te dejará indiferente, la luz, la música y las plantas que acompañan a los bonsáis hacen que vivas un momento de paz y sosiego.









OTRAS ENTRADAS RELACIONADAS CON EL JARDÍN QUE PUEDES VISITAR: