traductor

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documental Spain cartas de presentación Italian xo Dutch películas un link Russian templates google Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

29.2.16

¿DÓNDE ESTÁ ROMA?


Hola, por fin después de unos meses que visité Roma, he podido rescatar mis fotos de la carpeta. Seleccionándolas solo se me ocurre una palabra: HISTORIA. Y qué mejor fecha la de hoy, 24 de enero, para publicar esta entrada del blog y celebrar el cumpleaños del emperador hispano Adriano, sobrino de Trajano (ha sido una coincidencia). 

Si pretendía enseñaros esta ciudad tenía que ser a través de las páginas del tiempo imperial y de la mano mágica de dioses y dominas. 

Aquí está, mi particular inspiración de esta ciudad. Qué la disfrutéis.


Es Enero de 2016, el mes dedicado al Dios Jano, el dios de las dos caras, el que representa un comienzo y un final. 

Hay un cielo azul donde el eterno Júpiter se aburre. 

La inteligente Minerva lo observa y le hace muecas, siempre sabe cómo convencerle para que ceda a sus caprichos. 

La diosa lleva meses engatusando a su padre para que no suelte ni uno de los nimbos que tanto él aprecia. Lleva un año con Sol en el cielo (esto no pasaba desde 1880 cuando la luz eléctrica iluminó el reino celeste y Júpiter guardó sus nubes y rayos por temor). La vida en el cielo transcurre muy animada.

Hoy Minerva con sus juegos de arte entretiene a Júpiter y a las hijas de Pandora. Están jugando a las dóminas. A las jóvenes les encanta creer que son las piezas de este juego y Minerva las complace siempre. 

 Cornelia
 Verania
Las piezas son bellas estatuas de distinta época romana con delicada indumentaria y peinados sofisticados. Esculturas con el soplo divino de la vida rescatadas por la diosa de cada una de las sombras del reloj de sol de Augusto. 



El tablero de juego está desplegado como una alfombra mágica, es la gran ciudad de Roma. 

PANTEÓN DE AGRIPA


El juego ha comenzado en la plaza de La Rotonda, Verania y Cornelia, yacen en el suelo rodeadas de gente. Miran extrañadas a su alrededor, descubren el maravilloso Panteón de Agripa ( templo de todos los dioses) con su  gigantesca cúpula; y justo delante de ellas, el obelisco de Heliópolis. Oyen a duras penas el murmullo del agua de una fuente que antes no existía. Es mediodía y el aire huele a extraños perfumes. El miedo, la perplejidad les cautiva. Hay una muchedumbre a su alrededor pero… que extraño, escuchan un silencio irreal en la plaza y la gente no repara en ningún momento en ellas


No hay soldados romanos, ni senadores, nadie viste con toga,….  Se levantan, intentan caminar y entonces perciben que son invisibles a la realidad del lugar, excluidas del ir y venir, de ese caleidoscopio viviente de gente en continuo movimiento, de los clics de las cámaras, de los gritos, de los selfis,…
Verania mira sus sandalias de tacón, se levanta, e incluso siente que su caminar es extraño. El suelo no es de losas reticuladas de basalto y travertinos, son adoquines. Verania sigue con la mirada un pequeño reguero de agua que llega hasta las escaleras del templo. Frente a las columnas hay dos carros tirados por caballos, se sonríe.  Se acerca pero, no ve a nadie que le resulte familiar ¿dónde están los oficiales de caballería? ¿no hay esclavos que estén aguardando? pero ¿tampoco hay palanquines? 


La dómina Cornelia se ha quedado petrificada (más aún si cabe) se tapa los ojos para comprobar si todo es un sueño. El gentío la asusta, recuerda la inseguridad que tenían las calles de Roma y corre hacia el vestíbulo de Panteón, bajo las columnas, abraza su cuerpo sintiendo su palla y su colorido chal bordado. 


Verania, está patidifusa, rodea el edificio mirando las casas que están junto al Panteón, las ve diferentes, el color, sí, no es el color blanco-crema de las fachadas que ella conoce. Encuentra un edificio amarillo que le recuerda a las insulae romanas pero ¿dónde están los muros de arenisca? hay luces y cristales en las ventanas… No se ven ni criados, ni obreros, ni albañiles en los últimos pisos. No hay aguadores subiendo agua a las casas. Ni nadie tirándola por la ventana. No hay letrinas en las calles. Los caldereros y sus martillos no se escuchan ¿dónde están los comerciantes de Oriente y las casas de patricios con sus hermosos peristilos junto al templo?


Ya en el pórtico, Cornelia abraza la columna corintia, siente como su fuente de rizos roza el frío granito egipcio; mira asustada hacia el arquitrabe del atrio e invoca a Venus, se adentra a la sala circular del Panteón buscando la diosa. Gente, gente por todas partes, pero ¿y sus dioses?…. ¿quiénes están en sus altares? 


Minerva con sus acompañantes observan a través del óculo de la bóveda. La luz de Sol se desliza brillante por los casetones de piedra volcánica porosa, ven todo lo que ocurre dentro. El gentío mira hacia arriba haciendo caso omiso a su alrededor,  como si de la bóveda celeste se tratara, la contemplan extasiados.
Verania acaba de entrar, se pregunta qué ha ocurrido, sabe que el Panteón sufrió varios incendios y casi quedó destruido pero, se reconstruyó para celebrar la victoria de Augusto sobre Marco Antonio. Algo insólito ha pasado….

CALLES DE ROMA

Las dóminas salen del Monumento, atraviesan las calles de la ciudad.







Aligerando el paso, mirando a su alrededor, no creen lo que ven ¿están en Roma? Esas callejuelas, pasadizos y arcos.... Hay detalles de este entramado de calles estrechas y pequeñas plazas, como esos patios escondidos con sus olivos y sus vides. Las dóminas reviven momentos.




No hay candiles de bronce dorado, hay farolas. Las casas ahora son coloreadas, con restos de columnas e inscripciones romanas en las fachadas que le son tan familiares, como esas trepadoras que caen entre las ventanas y los restos de ruinas romanas que aparecen en cada rincón de la ciudad. 







Deben subir a alguna colina cercana para ver Roma. Verania propone subir primero al mirador de Laniculum (colina de Gianicolo), un lugar fundado por el dios bifronte Jano. Andan deprisa, se encuentran con algo que les asusta ¿qué son esas luces, ese eco? Son autos, son motos. 


Suben las escaleras, una gran fuente de mármol aparece ante sus ojos (la fontana dell´Acqua Paola) pero, ¡si aquí había un acueducto! Corren por una alineación de pinos piñoneros hasta que se abre un gran claro ante ellas. El eco se hace silencio......


MIRADORES DE GIANICOLO, AVENTINO, PINCIO

¿Dónde está Roma? La ciudad del mayor imperio, el museo más bello de arte y arquitectura. Sólo se ve a lo lejos las ruinas de un circo, no, es el anfiteatro de los gladiadores ¿dónde están los colores de Roma: el blanco, rojo, verde y oro? Los tejados verde-oro de los templos y edificios imperiales. Los cuarenta arcos de triunfo, sus doce foros, sus cien templos y sus once acueductos con su millar de fuentes. No se ve nada de los bosques sagrados, los campos cultivados, ni los jardines públicos, solo apenas trazos de pinar….el corazón se les encoge, lloran abrazadas, mutismo.


La diosa Minerva había puesto en el tablero dos nuevas damas elegidas por las niñas: Son Virginia y Claudia, que al caer gritan; una busca su móvil, la otra casi pisa sus gafas ¿se habrán roto mis gafas graduadas de loock working? Virginia la manda callar. Ven a  Verania y Cornelia y han escuchado que hablan de una Roma que ya no existe. Virginia tras presentarse les cuenta que Roma sigue siendo eterna en su historia y en su arte; en ella hay muchas Romas, es ecléctica, y es lo que están viendo. El arte ha permanecido pero se ha creado a partir de los restos de otra Roma que existió antes. Claudia les comenta que su Roma fue la de la toga y el palio, después vino la de los peregrinos de la época medieval y después la del cinquecento y la barroca. Les describe las cúpulas, iglesias, basílicas, monumentos, y otros muchos que no se ven como fuentes y escalinatas. 


 Cornelia no llega a comprender como desapareció la hermosa ciudad encendida del imperio donde Sol iluminaba las blancas columnas y los frontones de bronce dorado ¿dónde se han ido sus miles de estatuas de bronce, oro y marfil?


Claudia le cuenta que en el siglo XVI Roma se convirtió en cantera. El Papa Julio II reestructuró la ciudad, hubo una expoliación, una demolición de mármoles, columnas y capiteles; muchos de ellos convertidos en cal para hacer ladrillos y mortero.



Las dominas transforman su cara entre asombro y cólera, pero ¿nosotras qué evocamos ahora? ¿a quién representamos? ¿acaso algo que ya no existe? Somos una obra creada y moldeada para exhibirse, nuestra actitud atrae la inspiración misma. Somos vínculo y narración, somos momento....


Virginia las tranquiliza. Y es así, les comenta. Sois nuestra inspiración ahora, sois la estética del Renacimiento y el Neoclasicismo. 

Siempre habéis estado presentes, representáis la vitalidad de todos los tiempos. Siempre en Roma.

Os llevaremos a un lugar donde permanece el espíritu de vuestra Roma, donde nace y donde muere parte de la historia, es en el Palatino, en Los Foros y en El Coliseo.





Las cuatro damas marchan hacia la colina del Palatino es el origen de la ciudad y es donde se tomaron las decisiones que más influyeron en la historia de la Europa Mediterránea y parte de Asia.

Verania les pregunta si hay cerca unas termas para lavarse. La negación de las damas del siglo XXI les aflige. 

Roma tenía grandes termas que parecían villas, lugares para el esparcimiento y la mente con bibliotecas, ( “Mens sana in corpere sano”) fuentes monumentales revestidas de mármol y mosaicos. Toda la ciudad estaba siempre cubierta de una niebla matutina que marcaba las siete colinas por la actividad de las calderas.















No os preocupéis, que aún sigue siendo la ciudad de las fuentes.

Atraviesan el río Tiber pasan por el mausoleo del emperador Adriano y por el Pons Aelius (puente de Sant Angelo) ahora llenos de estatuas de ángeles. El río ya no tiene sus marismas donde los cangrejos se escondían en los cavernáculos de la orilla.


Cerca de aquí vivía Cornelia, junto al estanque central del cenáculo (apartamento). Lo describe con nostalgia. Tenía grandes ventanales para la luz, dos jarrones de flores sobre una mesa de madera exótica. Las paredes lucían en vivos colores, anaranjados, azul celeste o rojo pompeyano; una de ellas tenía un paisaje pintado con las musas de Apolo. A su mente le viene la mesa redonda de mármol de patas felinas con una pequeña Venus. El suelo de elegantes mosaicos en blanco y negro de basalto. Los mosaicos de colores de pastas de vidrio y mármol policromado con figuras humanas o de animales. La cocina humeante con el hornillo de bronce……

 sigue la historia en 



36 comentarios:

  1. Joseme en esta visita me has hecho viajar por Roma, y has dibujado la vida de de los Dioses romanos que tanto hemos visto en las películas. Italia es unos de los lugares que tengo ganas de visitar. Gracias por mostrar esta ciudad romana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Maria del Carmen, qué ilusión les va a hacer a nuestras protagonistas, por cierto, te invitan a seguir de su mano para conocer más esa ciudad. Un beso

      Eliminar
  2. Precioso texto para acompañar a unas magníficas fotografías. Enhorabuena querida amiga.
    Gracias por compartirlo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Elisenda, a ti por tus palabras. Un abrazo

      Eliminar
  3. ¡Oooh, qué gusto, y qué texto, y qué fotos, y qué Roma tan Roma! Ha sido un placer volver a callejear por nuestro viejo y entrañable pueblo entre café y café, helado y helado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Oooo, qué alegría!!!muchas gracias Carmen, sí, café y helado para nuestras protagonistas, se lo han merecido. Un abrazo

      Eliminar
  4. Me ha encantado esta entrada!! Roma me apasiona y esta manera de adentrarse en ella también. Ya he estado tres veces ahí y volveré ya con mi pequeño. Siempre hay cosas por descubrir, la historia continua. Un abrazo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Elena, qué bien, porque la historia continua y la vida también, a volver a la ciudad eterna. Un abrazo

      Eliminar
  5. Cómo he disfrutado de este "viaje" por Roma...tan solo un vez estuve, me quedó tanto por ver...
    GRACIAS por acercarme a "ella".
    Te sonrío con el Alma.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola DesdeMiVentana, gracias, pues la historia sigue, para recordar......

      Eliminar
  6. ¡Estupenda entrada y magníficas fotos! Me encanta la narración, siempre me ha encantado la mitología, pero nunca se me hubiera ocurrido que contemporáneos del lugar que visito, pudieran mostrarme "su hogar". Y... ni qué decir tiene que seguiré las siguientes entregas. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Macarena, y yo encantada que la sigas, gracias, un beso

      Eliminar
  7. Desde luego no va a ser la última vez que me asome, este viaje virtual a Roma, siempre maravillosa y llena de cultura. Una ciudad para no cansarse de andar y disfrutar. Gracias por estas entradas que son maravillosas. un saludo cordial. TERESA.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Teresa, bienvenida, gracias a ti. Un abrazo

      Eliminar
  8. Las fotos son maravillosas, Emerencia, pero el texto... es una delicia. Me ha encantado este encuentro en Roma entre estas cuatro damas de tan distintas épocas.
    Fascinante, me ha encantado.
    Mil besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Graciaaas Chari, y yo que me alegro mucho, ya sabes que sigue la historia de las cuatro damas, aún te queda conocer a Virginia y a Claudia. Mil para ti también.

      Eliminar
  9. Un paseo muy especial el que hemos podido dar por Roma de tu mano, joseme. El año pasado tuve la suerte de poder visitarla y tu texto me ha traído recuerdos, pero desde luego alabo la originalidad de tu presentación. Y las fotos, ¡preciosas! :)

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Julia, me alegra saber que volvistes a recordar estos maravillosos rincones!!!! un beso

      Eliminar
  10. No sé si estuviste tú allí o las dóminas romanas te raptaron y embrujaron con misteriosos elixires capaces de hacerte diosa del Olimpo Romano, porque no sé si fue solamente tu pluma o fue Minerva quien te inspiró semejante viaje.
    Me encantó disfrutar de este encantamiento literario, descubriendo con otra mirada, una ciudad que ya he visitado, pero que contigo la he redescubierto.

    Muchos besos y buenas noches!!

    ResponderEliminar
  11. Yo creo que me perdí por ese cielo de dioses y caí en brazos de Morfeo, después resbalé en la túnica de alguna vestal y de pronto desperté en Roma. Gracias por tu comentario. Un abrazo

    ResponderEliminar
  12. Francisco Moroz27/1/16

    Preciosa la forma de narrar tu viaje. Empezar en el panteón todo un acierto. La primera edificación con grandiosa cúpula.
    ¿Dónde terminarás la aventura?¿En el foro? ¡Ten cuidado! dicen que todavía quedan espíritus de gladiadores y condenados vagando entre las sombras del foso.
    Adriano y Trajano, mis dos emperadores favoritos, por ser hispanos ambos y por ser, dentro de lo que se estilaba, los menos déspotas y más congruentes con su poder ostentado.
    Pido a Mitra por ti, para que los hados, dueños de las luminarias sembradas en los bosques sagrados desaparecidos entre el fragor urbano; junto con los manes, y los penates de los ancestros, te sean propicios para seguir narrando cual Homero tus viajes por una ciudad que nunca morirá del todo. Sé tu, Cicerone de nuestra expedición no punitiva y haznos donación de tu inspirado verbo de musa.


    Un abrazo domina. Vale.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Francisco, gracias. Me encantó el Panteón, es uno de los lugares más fascinantes de este ciudad. Su cúpula es impresionante, guarda ese misterio divino. La aventura ya está hecha, de hecho la voy a subir ahora y cuidado, jaja por que vas a conocer las otras dos damas que no le dan miedo los espíritus. Gracias por tus palabras creo que Mitra se ha compinchado con mi musa y ha viajado con ella bajo la atenta mirada de Minerva. Un abrazo

      Eliminar
  13. Qué agradable, Roma adquiere un encanto aún mayor desde tu texto, las fotografías son excelentes. Felicidades Joseme

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a tí MaríaÉ, me alegra tu comentario, siempre es un gusto cuando realizo este tipo de publicación entre reportaje-historia-relato. Un beso

      Eliminar
  14. Joseme!!! me ha encantado tu post!!! Fue un viaje maravilloso a Roma y su historia! Me encanta esta manera de contar un lugar. Le dá otro encanto especial! Así es como me gusta contar mis viajes!!! Graciasss!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti Lilián, me alegra que te haya gustado, te queda la segunda parte,..... un beso viajera

      Eliminar
  15. Un bello recorrido por su antes y su despues, apreciado arte e histórica mitología de personajes damas que viven en su recuerdo, de monumentos que transcienden. Arte en estado puro. Las fotos son mágicas y reflejan los ecos del pasado y un presente que envuelve sus reminiscencias en el tiempo. Ha sido un viaje precioso.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Marisa por compartir este viaje con mis dominas, la historia y su recuerdo es algo más que ruinas, son trazos que hay que interpretar, leer en su piedra yacente o mármol pulido en una sala de museo. Un abrazo

      Eliminar
  16. Me va a gustar conocer tu blog, me encanta viajar. Y bueno, quizá me inspire con alguno de tus viajes para planear los míos, ¿verdad que podría pasar?

    Otra cosa ya es lo de las fotos... verás, no me importa admitir que soy un zote haciéndo fotos, un cero a la izquierda. Hay las mismas posibilidades de que yo retrate la belleza a través de las lentes de un objetívo que con carboncillo y un lienzo, por desgracia.

    Y en cualquier caso, aún no conozco nada de Italia. Curioso, ¿no? Haber viajado a más de 10.000 km pero no haber visitado nada de un país vecino tan popular.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Holden, bienvenido, y tanto que podría ocurrir, a mi ya me ha ocurrido, las publicaciones en estos blogs personales están llena de encuentros y detalles que no tiene un viajero profesional, intentas "describir" sensaciones, emociones,...a mi me pasa que descubro el espíritu del viaje cuando escribo y lo describo después pasado incluso meses. Es una experiencia que la disfruto mucho. Si consigo que viajes a través de mi blog, estaré encantada Holden. Puedes pintar un rincón como puedes fotografiarlo, la fotografía para mí es captar más allá de tu retina una imagen y pararla en el tiempo para recordarla y compartirla, a través de ella vuelvo a vivir ese momento del viaje. Un abrazo

      Eliminar
  17. Ha sido un placer recordarla de tu mano.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Suni y tú que me acompañes en el viaje, un abrazo grande

      Eliminar
  18. Hola no conocía tu blog y he entrado a curiosear, me ha encantado esa visión de la preciosa Roma. Me ha encantado la manera de contarlo y esas fotos que me hacían pasear por sus calles.
    Una delicia.
    Me quedo por aquí, también he visto en tu blog a muchos conocidos a los que leo y admiro.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenida Conxita!! gracias si son todos gente estupenda, me alegro que te haya gustado este viaje a la vieja Roma, la de hoy, la de siempre, la eterna. Un abrazo

      Eliminar
  19. Como siempre tus textos y tus fotos. Una simbiosis perfecta en una ciudad de ensueño.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Norte pro pasarte por aquí, un abrazo

      Eliminar