traductor

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documental Spain cartas de presentación Italian xo Dutch películas un link Russian templates google Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

29.10.15

LA ALPUJARRA. EL REFUGIO DE LA HISTORIA



Hola a todos, os traigo La Alpujarra de nuevo, uno de mis lugares preferidos. En esta época, los que vivimos en la costa nos gusta perdernos en sus montañas, atravesar esos valles, ver los picos nevados, pintar su otoño y mirar a través de la ventana las hojas del cerezo y el moral. Por las noches sentarnos junto a la chimenea y sentir el calor del fuego y el olor de la madera quemada. 















El despertar de la mañana con ese aroma del pan recién hecho. Un paseo escuchando el sonido del agua. Comer con el sabor del orégano y el tomillo y saborear el dulzor de la mermelada de frambuesa…. Os podría contar mil sensaciones y emociones.



Ya es la sexta vez que hablo de ella en este blog. Es mi particular apología. La he descrito, definido, he buscado sus viajeros más emblemáticos curioseando sus cuadernos de viajes de antaño. Le he sacado colores a las estaciones y me he perdido por sus rincones: la última morada morisca,  Alpujarra en julio, Cuaderno de viajes, Alpujarra en noviembre y Adarves, Capilerilla (Al final os pongo los enlaces por si queréis curiosear por alguno de ellos) 

Esta vez voy a entrar más en su historia ¿Cuál es la razón de que haya tantos pueblos pequeños salpicados en las laderas? Unos pueblos tan cerca de otros, en una franja de casi cien kilómetros entre los ríos Guadalfeo y Andarax. Hay barrancos que quedan distanciados por unos pocos kilómetros y pueden llegar a tener tres pueblos seguidos.




Te encuentras con una trama de vías y caminos que están trazadas en las faldas de las montañas y las principales fielmente amoldadas a las curvas de nivel. Hay senderos que se entrelazan como lazos. Parece como si se anudara la vida de sus pobladores a lo largo de los tiempos.


 La Alpujarra es el claro ejemplo de la adaptación al medio. Un biotopo que se ha creado, regenerado y preservado sin afectarle mucho los avatares.
En esta comarca se tuvo que refugiar la historia y este paisaje la ocultaría entre los pliegues de sus valles porque si no, ¿cómo habría llegado hasta nuestros días esta arquitectura morisca, esta litografía?



 Llama la atención esta anarquía y desorganización en la ubicación de los pueblos, aldeas y cortijadas en las pendientes orográficas ¿un control del territorio? la dominación musulmana creaba asentamientos dispersos tal vez como estrategia militar, política y económica. Estos emplazamientos dispersos por las montañas serían entonces el germen de las poblaciones que existen hoy día.


Las tahas con su mezquita, plaza, castillos, baños y rábitas entraban en sintonía con la roca del lugar. Constituían una frontera invisible pero con un mercado abierto al mundo. 


El sistema de regadíos creó un vergel, se desarrollaron las huertas, se cultivó y se trabajó la seda. Telares que hacían la delicia del resto de la península e incluso de la corona de Castilla, una razón para que permitieran que los moriscos siguieran en esta comarca.


El morisco de la Alpujarra pagaba un alto precio por vivir aquí, por mantener su forma de vestir, comer y disfrutar de sus fiestas y ritos hasta que un día….



Los castellanos tras la revuelta morisca en 1568-71 llevan a cabo la expulsión total de los musulmanes. Se implanta la religión católica pero no llegan a modificar el urbanismo, tal vez porque las pendientes no les permitía regular la superficie. 


Se conserva entonces esa arquitectura morisca tan cercana al norte de África. Se desarrollan aún más estos asentamientos. Los pueblos se organizan en base a la iglesia y los barrios se visten de puro blanco. 





Algunos cristianos viejos siguen manteniendo con añoranza el lugar; conviven en armonía campesinos, artesanos y los pocos tejedores moriscos que quedaban. En los barrios de la parte alta se ubicaban los pastores próximos a los pastos y en los barrios bajos los agricultores para estar cerca de las tierras de cultivo y controlar el riego.



En 1572 aparecen los primeros repobladores: andaluces, valencianos, extremeños, gallegos, asturianos y cantábricos, vascos y navarros.




No todos se adaptan a estos lugares escarpados, no todos quedan aquí. Hubo tiempos de abandono, tiempos en que la Alpujarra quedó callada. Años de éxodo y drástico olvido de tierras y cortijadas que ha llegado hasta la segunda mitad del siglo XX. Los significados tradicionales de este territorio se pierden pero aún quedan las casas.

Con la expansión del turismo, nuevos viajeros llegan, algunos se quedan. Se recuperan las viviendas, se conservan bajo estrictas normas. 


Las condiciones de vida ya son otras. Nuevas visiones siguen conservando la Alpujarra.






OTRAS ENTRADAS DE LA ALPUJARRA QUE TE PUEDEN INTERESAR







4 comentarios:

  1. Estuve hace muchos años, boquiabierta, pasmada ante tanta belleza. Gracias, Joseme, por reavivar ese recuerdo. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si Carmen, son de esos lugares que no se olvidan. Un gusto reavivar tus recuerdos de ella. Un abrazo

      Eliminar
  2. Preciosas las fotos. Me ha gustado mucho el artículo! Saludos y nos leemos :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. gracias Pilar, sí claro, compartiendo viajes. Un abrazo

      Eliminar